Mohamed bin Salman presenta “The Line”, una ciudad libre de CO2 que redefinirá el desarrollo urbano

El proyecto se anunció tras tres años de planificación y comenzará su construcción en el primer trimestre de este año
Atalayar_Mohamed bin Salman

AFP/FAYEZ NURELDINE  -   El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, anunció el domingo “The Line”, una ciudad futurista que estará situada en Neom, en el noroeste de la península arábiga, frente al golfo de Aqaba entre las fronteras de Egipto y Jordania. 

La intención es construir una ciudad que impulse la diversificación de la economía basada en el petróleo y con “cero emisiones CO2, cero carreteras y cero coches particulares”. Será un espacio urbano lineal que se extenderá a lo largo de 170 kilómetros, albergará a un millón de residentes y se abastecerá de energías renovables. 

“¿Por qué deberíamos sacrificar la naturaleza con motivo del desarrollo?”, preguntó el príncipe Bin Salman. “Necesitamos transformar el concepto de una ciudad convencional en una futurística”, aseguró.

Se espera que la construcción comience el primer trimestre de este año. Contribuirá en 48.000 millones de dólares al PIB del reino saudí para el año 2030, creará 380.000 empleos y se calcula que la visiten 5 millones de turistas para dicho periodo. El coste del proyecto será aproximadamente de entre 100.000 y 200.000 millones de dólares. En cuanto a la financiación, la mayor parte de inversión provendrá del Fondo de Inversión Pública del país, y también contribuirán inversores locales e internacionales. 

“Para 2050, 1.000 millones de personas tendrán que reubicarse debido al aumento de las emisiones de CO2 y del nivel del mar. El 90% de las personas respiran aire contaminado”, dijo el príncipe heredero.

“¿Por qué deberíamos sacrificar la naturaleza en aras del desarrollo? ¿Por qué deben morir siete millones de personas cada año a causa de la contaminación? ¿Por qué deberíamos perder un millón de personas cada año debido a accidentes de tráfico? ¿Y por qué deberíamos aceptar perder años de nuestras vidas viajando? " preguntó.

Arabia Saudí asegura que el proyecto es una respuesta a algunos de los desafíos más urgentes que enfrenta la humanidad, como la contaminación y la sobrepoblación en ciudades cada día mas inhabitables y donde sus ciudadanos tienen que recorrer largas distancias hasta su lugar de trabajo con el gasto de tiempo que ello conlleva. 

En “The Line” se han propuesto que los traslados entre el hogar y las zonas de trabajo, de ocio, clínicas médicas, escuelas y espacios verdes no superen los 20 minutos en transporte público y los 5 minutos a pie. 

"A lo largo de los siglos, las ciudades se construyeron para proteger a las personas en espacios estrechos, y después de la Revolución Industrial, las ciudades se construyeron para colocar la máquina, el automóvil y la fábrica ante la humanidad. En las ciudades que dicen ser las mejores del mundo, una persona gasta años de su movida en desplazamientos”, dijo Bin Salman, que considera que La Línea “redefinirá el concepto de desarrollo urbano mediante el desarrollo de sociedades en las que el ser humano esté en el centro”. 

La inteligencia artificial será clave en este nuevo concepto de ciudad. Las comunidades estarán interconectadas entre sí ya que aproximadamente el 90% de los datos se aprovecharán para mejorar las capacidades de infraestructura. “Las comunidades de “The Line” serán cognitivas, impulsadas por Inteligencia Artificial y aprenderán continuamente formas predictivas para hacer la vida más fácil a residentes y empresas”, afirmó el príncipe heredero.

Visión 2030

“The Line” se concebirá como un entorno atractivo para la innovación, el emprendimiento y la inversión. Será uno de los proyectos impulsados por el Fondo de Inversión Pública para fortalecer y diversificar la economía de Arabia Saudí, actualmente dependiente del petróleo. 

La ciudad se enmarca en la llamada “Visión del Reino 2030”, lanzada por Mohamed bin Salman, que aspira a convertir al principal país de la península arábiga en un motor económico regional y global, a través de “un enfoque inspirador para preservar el medio ambiente y el desarrollo sostenible, convirtiéndolo en un entorno favorable que permita a los emprendedores planificar el nuevo camino del futuro”. 

Actualmente empresas como Aecom y Betchel están desarrollando la infraestructura del transporte. Saudi Telecom está haciendo lo propio con la red 5G y R Products y ACWA Power con la instalación energética. 

El desarrollo económico se logrará mediante el establecimiento de fondos de desarrollo que apoyen los siguientes sectores: energía, agua, movilidad, alimentación, manufactura, medios, entretenimiento y cultura, ciencias técnicas y digitales, turismo, deportes, diseño y construcción y servicios de salud.