PUBLICIDAD

Marruecos

Mohamed bin Salmán y Erdogan se reúnen en Ankara para iniciar una “nueva era” en su relación bilateral

Tras 4 años de tensiones, Riad y Ankara buscan pasar página y reparar sus lazos, dejando atrás la crisis bilateral iniciada en 2018 tras el asesinato de Jashogyi
atalayar-mohamed-bin-salman-erdogan-presidente-turquia-arabia saudi

PHOTO/TWITTER/PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA DE TURQUÍA/ T.C. CUMHURBAŞKANLIĞI  -   El príncipe heredero Saudí, Mohammed Bin Salman, con el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, durante su visita a Ankara

El príncipe heredero y gobernante de facto de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán (MBS), viajó este miércoles a Ankara para reunirse con el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, en un encuentro con el que ambos pretenden pasar página e iniciar una “nueva era” en sus relaciones bilaterales, cerrando el capítulo de la crisis iniciada por el asesinato de Yamal Jashogyi

MBS fue recibido por el líder turco en el complejo presidencial de Ankara, donde, tras una ceremonia oficial, donde ambos inspeccionaron la guardia de honor, los dos líderes pasaron a reunirse en petit comité.

En unas declaraciones a la agencia de noticias Reuters, un oficial turco afirmó que el objetivo de la visita era lograr una “normalización completa” y “el regreso al periodo precrisis”. Anteriormente, Erdoğan afirmó que la reunión permitiría a ambos países determinar hasta dónde podrían llevar la relación

atalayar-mohamed-bin-salman-erdogan-presidente-turquia-arabia saudi
PHOTO/TWITTER/PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA DE TURQUÍA/ T.C. CUMHURBAŞKANLIĞI  -  El príncipe heredero Saudí, Mohammed Bin Salman, con el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, durante su visita a Ankara

En un comunicado conjunto publicado tras el encuentro, Riad y Ankara se comprometieron a profundizar sus relaciones en toda una serie de áreas, de acuerdo con la “hermandad histórica” de ambos países. El texto mencionó desde un deseo de ampliar las relaciones económicas o medioambientales a un aumento de la coordinación y las consultas en cuestiones de política regional, así como una invitación turca a las inversiones saudís en el país. Al mismo tiempo, MBS y Erdoğan también discutieron la posible venta de drones Bayraktar al Reino, un movimiento que lleva varias semanas rumoreándose.

Este encuentro se produce unas semanas después de que Erdoğan realizara una visita de trabajo de dos días al país árabe en abril, reuniéndose con MBS y con su padre, el rey Salmán bin Abdulaziz. Estos últimos meses, Erdoğan ha buscado mejorar las relaciones con varios de sus principales rivales regionales, como Emiratos Árabes Unidos, Israel o Egipto, y el Reino wahabí ha sido una de las principales fuentes de atención del líder del AKP. 

“Hemos dejado atrás los peores días de nuestra relación bilateral”, afirmó Halil Özcan, presidente del Comité de Amistad Turco-Saudí del Parlamento turco. “Esperamos que se tomen pasos serios y concretos en las esferas económicas, militares y de defensa como compensación por estos años”, continuó el parlamentario del AKP, para quien una asociación turco-saudí “contribuirá fuertemente a la estabilidad regional”.  

La relación entre Riad y Ankara se agrió fuertemente en 2018 como consecuencia del asesinato del periodista saudí Yamal Jashogyi en el Consulado del Reino en Estambul. Erdoğan acusó a las “más altas esferas” del país wahabí de estar detrás del crimen, dando pie a una crisis bilateral entre dos países que ya venían arrastrando una creciente competición por el liderazgo del mundo suní y de la región.

atalayar-asesinato-jamal-khashoggi-arabia-saudi
AFP/MOHAMMED AL-SHAIKH  -  Fotografía de archivo. El periodista saudí Jamal Khashoggi, en una imagen de diciembre de 2014

Pero estos últimos meses, Turquía y Arabia Saudí han limado asperezas, con varios movimientos bilaterales destinados a destensar la relación. El Gobierno turco, finalmente, ha dejado de lado el asesinato de Jashogyi, primero deteniendo el juicio y, posteriormente, transfiriéndolo a Arabia Saudí, cerrando el capítulo de un proceso en el que Ankara llegó a señalar indirectamente al propio MBS. Este movimiento, fuertemente criticado por organizaciones de derechos humanos y la oposición, se une también a una reducción del criticismo al Reino desde los medios estatales turcos.

Mientras, en estos meses, Riad, que también ha minimizado el criticismo del Gobierno turco en sus medios de comunicación, ha levantado una prohibición a sus ciudadanos de visitar Turquía, lo que potencialmente podría aumentar los ingresos turísticos del país. Además, la monarquía árabe también ha puesto fin a un embargo no declarado contra Ankara, llevando a un rápido aumento del comercio bilateral.

atalayar-principe-arabia-saudi-mohamed-bin-salman
PHOTO/ BANDAR ALGALOUD/CORTESÍA DE LA CORTE REAL SAUDÍ/HANDOUT VÍA REUTERS  -   El príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman

Este acercamiento se produce a la vez que Turquía experimenta un pobre contexto económico. El país euroasiático padece una enorme inflación de más del 70%, mientras la lira sigue su particular descenso a los infiernos, depreciándose rápidamente ante una política monetaria poco ortodoxa y fuertemente dirigida por el propio Erdoğan. 

Ahora, a un año de unas elecciones presidenciales turcas que apuntan a estar fuertemente disputadas, Riad puede suponer un salvavidas económico para Erdoğan, proveyéndole del apoyo financiero que necesita de cara a los comicios. 

Con esta visita, MBS cierra su primera gira internacional fuera del Golfo en más de 3 años, donde anteriormente se reunió con Abdel Fattah al-Sisi en El Cairo y con el rey Abdullah II en Ammán. Además, en julio, el príncipe heredero recibirá por primera vez a Joe Biden, en una reunión en la ciudad de Jeddah a la que asistirán otros líderes del Golfo, donde se espera que ambos lleguen a importantes acuerdos, después de casi dos años de tensiones después de la llegada a la Casa Blanca del mandatario demócrata.