Mohamed bin Zayed al-Nahyan supervisa el excelente desarrollo de la Planta de Energía Nuclear de Barakah

El proyecto energético es clave para la transición energética de Emiratos hacia la generación limpia y la no dependencia del petróleo
El jeque Mohamed bin Zayed al-Nahyan, príncipe heredero de Abu Dhabi, visita la Planta de Energía Nuclear de Barakah

PHOTO/Mohamed bin Zayed/Twitter  -   El jeque Mohamed bin Zayed al-Nahyan, príncipe heredero de Abu Dhabi, visita la Planta de Energía Nuclear de Barakah

El jeque Mohamed bin Zayed al-Nahyan, príncipe heredero de Abu Dhabi y vicecomandante supremo de las Fuerzas Armadas de Emiratos Árabes Unidos (EAU), visitó la Planta de Energía Nuclear de Barakah para presenciar los importantes avances en materia de seguridad que se están realizando en la primera planta de energía nuclear pacífica del mundo árabe, pieza clave en la transición emiratí hacia una nueva era de energía limpia y hacia la diversificación para no depender del petróleo como única fuente energética. 

Mohamed bin Zayed al-Nahyan estuvo acompañado durante la visita por el jeque Nahyan bin Zayed al-Nahyan, presidente de la Junta de Síndicos de la Fundación de Caridad y Humanidad Zayed bin Sultan al-Nahyan, el jeque Hamdan bin Mohamed bin Zayed al-Nahyan, representante del gobernador de Abu Dhabi, el jeque y empresario Sultan bin Khalifa bin Zayed al-Nahyan, Sultan bin Ahmad Sultan al-Jaber, ministro de Estado, y Mohamed Mubarak al-Mazrouei, subsecretario del Tribunal del Príncipe Heredero de Abu Dhabi.

La comitiva fue recibida por Khaldoon al-Mubarak, presidente de la Corporación de Energía Nuclear de Emiratos (ENEC, por sus siglas en inglés), Mohamed al-Hammadi, director ejecutivo de ENEC, Ali al-Hammadi, director ejecutivo de Nawah Energy Company, y Nasser al-Nasseri, director ejecutivo de Barakah One Company, de cara a realizar un recorrido por la planta, que pronto comenzará a generar electricidad limpia las 24 horas del día los siete días de la semana para EAU.

El jeque Mohamed bin Zayed elogió el "notable progreso" que se está haciendo en la primera planta de energía nuclear de EAU
PHOTO/Mohamed bin Zayed/Twitter - El jeque Mohamed bin Zayed elogió el "notable progreso" que se está haciendo en la primera planta de energía nuclear de EAU

La infraestructura supone un gran aporte para el sector de las energías limpias en el país del Golfo y también un motor de crecimiento para la nación, a través de la creación de carreras altamente calificadas y un nuevo sector industrial para apoyar la operatividad de la planta durante las próximas seis décadas de vida útil de esta. 

El príncipe heredero de Abu Dhabi y la delegación que le acompañaba recibieron una sesión informativa sobre los hitos históricos logrados en los últimos once años por ENEC y sus subsidiarias Nawah y Barakah One Company, junto con sus socios clave, Corporación de Energía Eléctrica de Corea del Sur, (KEPCO, por sus siglas en inglés), socio de ENEC en la ‘joint venture’ asociada al proyecto, y la compañía de Energía Hidroeléctrica de Corea del Sur (KHNP, por sus siglas en inglés); y presenciaron el proceso de finalización de la construcción de la Unidad 1.

Cuando se complete, la planta tendrá cuatro reactores con una capacidad total de 5.600 megavatios y podrá proporcionar hasta el 25% de las necesidades energéticas de EAU
PHOTO/Mohamed bin Zayed/Twitter - Cuando se complete, la planta tendrá cuatro reactores con una capacidad total de 5.600 megavatios y podrá proporcionar hasta el 25% de las necesidades energéticas de EAU

Después del acto informativo, la delegación visitó la Sala de Control Principal de la Unidad 1, que se encuentra en las etapas avanzadas de prueba en preparación para la puesta en marcha. 

Mohamed bin Zayed al-Nahyan se reunió con el equipo operativo, compuesto por expertos nacionales e internacionales de EAU, que están certificados y autorizados para operar y controlar el reactor de manera segura. El personal de la planta presentó su proceso de operaciones y expresó su compromiso de entregar y operar la planta de Barakah de acuerdo con los más altos estándares de calidad y seguridad.

Parte del personal emiratí que está detrás del proyecto nuclear, que lleva más de una década en desarrollo
PHOTO/FANR - Parte del personal emiratí que está detrás del proyecto nuclear, que lleva más de una década en desarrollo

Como parte de la visita, el príncipe heredero de Abu Dhabi también recorrió las Unidades 2-4 de la planta donde el director ejecutivo de ENEC anunció otro hito clave como es la finalización de la construcción de la Unidad 2, que se ha completado de acuerdo con los más altos estándares mundiales de calidad y seguridad. La planta será entregada a Nawah Energy Company para completar todos los preparativos de preparación operativa como parte del proceso para recibir la Licencia de Operación de la Autoridad Federal de Regulación Nuclear (FANR, por sus siglas en inglés).

Gracias a este proyecto, EAU se convirtió en la primera nación operadora nuclear en el mundo árabe y la 33ª a nivel mundial, con el objetivo de lograr la experiencia técnica avanzada requerida para utilizar esta forma altamente especializada y poderosa de energía limpia pacífica. Además, este será un gran paso adelante para Emiratos, ya que producirá electricidad limpia a partir de energía nuclear por primera vez en la historia de la nación.

Los cuatro reactores de la planta nuclear de Barakah.
PHOTO/FANR - Los cuatro reactores de la planta nuclear de Barakah

El jeque Mohamed bin Zayed al-Nahyan enfatizó que la Planta de Energía Nuclear de Barakah es un proyecto históricamente significativo para EAU, que consolidará su posición de liderazgo y su papel en el creciente sector de energía limpia. El vicecomandante supremo de las Fuerzas Armadas emiratíes reiteró el apoyo al Programa de Energía Nuclear Pacífica de EAU y a la Planta de Energía Nuclear de Barakah, que es la piedra angular del programa. También reconoció la importancia económica y social del programa para EAU, además de la contribución del proyecto para abordar los desafíos que plantea el cambio climático a nivel regional y mundial. En este sentido, Mohamed bin Zayed al-Nahyan destacó la labor realizada, incluso a pesar de la crisis sanitaria que se atraviesa actualmente con la pandemia del coronavirus, ante la que Emiratos está respondiendo de una manera excepcional tanto dentro como fuera de sus fronteras: "Estoy orgulloso de los notables logros que los equipos dedicados de la Planta de Energía Nuclear de Barakah están entregando. La experiencia, la dedicación y el compromiso de nuestros talentosos ciudadanos de EAU, trabajando codo a codo con expertos internacionales, dan muestra de un brillante ejemplo de la capacidad de recuperación y la capacidad de EAU para entregar proyectos de infraestructura nacional de clase mundial de manera segura, a pesar de los desafíos actuales que nosotros y la comunidad global enfrentamos como resultado de la pandemia de la COVID-19".

La entrega del proyecto ha sido una hazaña de ingeniería. Hasta 18.000 personas trabajaron en el proyecto en el apogeo de la construcción
PHOTO/FANR - La entrega del proyecto ha sido una hazaña de ingeniería. Hasta 18.000 personas trabajaron en el proyecto en el apogeo de la construcción

Respecto al papel de Corea del Sur, Mohamed bin Zayed al-Nahyan elogió la asociación estratégica entre Emiratos y el país asiático y su importante contribución a las respectivas economías de cada nación, particularmente en el sector de la energía nuclear en su vertiente pacífica. 

El príncipe heredero de Abu Dhabi afirmó su continuo apoyo al Programa de Energía Nuclear Pacífica de EAU, que contribuirá a promover el desarrollo sostenible y la diversificación económica, además de mitigar el cambio climático mediante la producción de electricidad segura, confiable y limpia.

Por su parte, Mohamed al-Hammadi, director ejecutivo de ENEC, mostró, en palabras recogidas por la agencia de noticias WAM, su orgullo por la iniciativa energética erigida en el país árabe: "Estamos entregando un programa pacífico de energía nuclear para Emiratos Árabes Unidos del que estamos realmente orgullosos, logrando los más altos estándares internacionales de seguridad, calidad, transparencia y no proliferación. Nuestro trabajo continúa bajo supervisión del regulador nacional independiente de Emiratos Árabes Unidos FANR para garantizar una construcción y operaciones seguras. Hemos entregado uno de los proyectos de construcción más grandes y complejos en la ambiciosa historia de nuestra nación, logrando muchos hitos en la última década, mientras trabajamos para completar el desarrollo de uno de los programas de energía nuclear de nueva construcción más grandes del mundo en la actualidad". 

El regulador nuclear de EAU emitió una licencia de operación para el primer reactor en Barakah en febrero de 2020
PHOTO/FANR - El regulador nuclear de EAU emitió una licencia de operación para el primer reactor en Barakah en febrero de 2020

Ante la lacra actual de la enfermedad COVID-19, ENEC y sus subsidiarias han tomado medidas integrales para garantizar la salud y la seguridad de sus empleados y la planta. La fuerza laboral en Barakah se ha simplificado para permitir que una proporción significativa apoye el desarrollo funcional de forma remota, y se han implementado procesos integrales de detección del coronavirus para todos en el propio emplazamiento, destacando procesos de control de acceso establecidos para entrar y salir de cara a minimizar el riesgo de un brote, y las ubicaciones habilitadas para la cuarentena llegado el caso de que alguien necesita la asistencia del equipo médico radicado en la planta.

ENEC se encuentra actualmente en las etapas finales de construcción de las Unidades 3 y 4 de la Planta de Energía Nuclear de Barakah, ubicada en la región Al-Dhafra del emirato de Abu Dhabi. La construcción general de las cuatro unidades está completa en más del 94%. Las cuatro unidades en Barakah generarán hasta un 25% de la demanda de electricidad de EAU al producir 5.600 MW de electricidad limpia de carga base, evitando la emisión de 21 millones de toneladas de emisiones de carbono cada año, el equivalente a eliminar 3,2 millones de automóviles de las carreteras anualmente. El proyecto ha sido una hazaña de ingeniería, hasta 18.000 personas trabajaron en el proyecto en el apogeo de la construcción.