Mohamed VI lanza la estrategia Generación Green 2020-2030, sucesora del Plan Marruecos Verde

El rey había pedido la consolidación de los logros alcanzados en el ámbito agrícola y la creación de nuevas actividades generadoras de empleo y de ingresos, en particular en favor de los jóvenes de las zonas rurales
Mohamed VI

PHOTO/MAP  -   SM el Rey Mohammed VI preside la ceremonia de lanzamiento de la Generación Verde 2020-2030

El rey Mohamed VI presidió el 13 de febrero en la provincia de Chtouka Ait Baha la ceremonia de lanzamiento de la nueva estrategia de desarrollo del sector agrícola denominada Generación Green 2020-2030 y la relativa al desarrollo del sector de las aguas y los bosques.

Al inicio de esta ceremonia, se proyectó una película institucional que destaca la dinámica de desarrollo que ha conocido el sector agrícola durante el último decenio, gracias en particular al Plan Marruecos Verde (PMV) con testimonios de agricultores que se han beneficiado del Plan.

Posteriormente, el ministro de Agricultura, Pesca Marítima, Desarrollo Rural y Aguas y Bosques, Aziz Akhannouch, presentó ante el soberano las grandes líneas de las nuevas estrategias Generación Green 2020-2030 y Bosques de Marruecos.

Akhannouch indicó, en esa ocasión, que la nueva visión estratégica del sector agrícola se ha elaborado de acuerdo con las Altas Orientaciones Reales contenidas en el discurso del Soberano con motivo de la apertura de la primera sesión del tercer año legislativo de la décima legislatura (12 de octubre de 2018).

En dicho discurso, el rey había pedido una consolidación de los logros alcanzados en el ámbito agrícola y la creación de nuevas actividades generadoras de empleo y de ingresos, en particular en favor de los jóvenes de las zonas rurales, con vistas a “favorecer la emergencia de una clase media agrícola, consolidando sus huesos para que, en definitiva, pueda ejercer su doble vocación de factor de equilibrio y de palanca de desarrollo socioeconómico, a imagen de la clase media urbana y del papel clave que le corresponde descubierto”, ha recordado el ministro. 

Esta estrategia se basa en una capitalización de los logros alcanzados por el Plan Marruecos Verde, mediante la adopción de una nueva visión del sector agrícola y la consagración de una nueva gobernanza y la puesta a disposición del sector de medios modernos, añadió Akhannouch se refirió a los logros alcanzados en el marco del Plan Marruecos Verde, lanzado por el Soberano en 2008, y, en particular, la firma de 19 contratos de programa, la aplicación de 12 planes agrícolas regionales, la creación de cuatro nuevas agencias, la entrada en vigor de 4.500 textos jurídicos y más de 34.000 millones de DH movilizados por financiación internacional.

A nivel macroeconómico, el PMV ha permitido la multiplicación del PIB-Agrícola y de las exportaciones agrícolas, así como el aumento del volumen de las inversiones, continuó Akhannouch, señalando que a nivel social, el PMV ha permitido la creación de puestos de trabajo y el aumento de las tasas de cobertura de las necesidades alimentarias.

En cuanto a la sostenibilidad, el Plan ha promovido la economía de las aguas de riego, la consolidación de la resiliencia de la agricultura y la reducción de la agricultura de secano, además del impulso de una dinámica de integración de la pequeña y mediana agricultura, beneficiando a 2,7 millones de agricultores, dijo 

Akhannouch indicó que el sector agrícola marroquí aspira a superar un nuevo nivel en su desarrollo, señalando que la nueva estrategia agrícola se basa en dos pilares principales, a saber, la valorización del elemento humano, de acuerdo con las Orientaciones Reales, y esto a través de la emergencia de una nueva generación de clase media agrícola (350.000 a 400.000 hogares), y el nacimiento de una nueva generación de jóvenes empresarios, mediante la movilización y la valorización de un millón de hectáreas de tierras colectivas y la creación de 350.000 puestos de trabajo en beneficio de los jóvenes.

 Esta clase media y estos jóvenes agricultores podrán también recurrir a una nueva generación de organizaciones agrarias más innovadoras y beneficiarse de nuevas medidas de acompañamiento que les permitan reforzar sus competencias, aseguró el Ministro.

 El segundo pilar de esta nueva estrategia, según Akhannouch, se refiere a la continuación de la dinámica de desarrollo del sector, favoreciendo el desarrollo humano y social.



Para ello, la nueva visión prevé la consolidación de los sectores agrícolas, con vistas a la multiplicación de las exportaciones y del PIB-agrícola hasta alcanzar entre 200.000 y 250.000 millones de dírhams para 2030, la mejora de los procesos de distribución de los productos mediante la modernización de 12 mercados mayoristas y tradicionales, precisó Akhannouch.

 Se trata también de reforzar la resiliencia y la sostenibilidad del desarrollo agrícola, así como de mejorar la calidad y la capacidad de innovación, señaló Akhannouch, tomando nota de que en este marco se prevé la concesión de autorizaciones a 120 mataderos modernos y el refuerzo del control sanitario.

 La realización de esta estrategia requerirá un aumento anual del presupuesto del sector de cerca del 2,5%, a partir del año 2020, según el ministro de Agricultura, Pesca Marítima, Desarrollo Rural y Aguas y Bosques. 

En cuanto a la nueva estrategia para el sector de las aguas y los bosques denominada Bosques de Marruecos, Akhannouch destacó la importancia de los espacios forestales, cuya superficie se estima en 9 millones de hectáreas, y su función medioambiental, económica y social.

En este marco, ha afirmado que el bosque marroquí se encuentra en un estado difícil, debido principalmente al deterioro de 17.000 hectáreas de tierras forestales cada año, a la escasa valorización de los bosques de alcornoque y a la sobreexplotación de las zonas de pastoreo.

 A fin de aumentar la competitividad y modernizar el sector, se ha elaborado una nueva estrategia de recursos hídricos y forestales basada en un modelo de ordenación integrada, sostenible y generadora de riqueza.

Esta nueva estrategia tiene como objetivo hacer de los bosques un espacio de desarrollo, garantizar una gestión sostenible de los recursos forestales, adoptar un enfoque participativo que implique a los usuarios, reforzar las capacidades de producción de los bosques y preservar la biodiversidad, ha dicho el ministro.

Y añade que esta estrategia ambiciona, de aquí a 2030, la repoblación de 133.000 hectáreas de bosques, la creación de 27.500 puestos de trabajo directos adicionales, además de mejorar los ingresos de las cadenas de producción y el ecoturismo para alcanzar un valor de mercado anual de 5.000 millones de dírhams.

 Para ello, la nueva estrategia se articulará en torno a cuatro ejes principales, la creación de un nuevo modelo basado en un enfoque participativo que asocie a las poblaciones a la gestión, el desarrollo de los espacios forestales según sus riquezas, la promoción y modernización de las profesiones forestales mediante la creación de modernos viveros forestales y la introducción de la herramienta digital en la gestión del sector, y por último la reforma institucional del sector mediante la cualificación de los recursos humanos, la creación de un centro de formación e investigación y la creación de una Agencia de las Aguas y los Bosques y de una Agencia de Conservación de la Naturaleza.

 Esta estrategia prevé también la ordenación y la valorización de los diez parques nacionales, con el fin de garantizar un desarrollo económico y social en pleno respeto del patrimonio natural, cultural y territorial.

Estas dos nuevas estrategias, agrícola y de aguas y bosques, se aplicarán a partir de 2020, en particular a nivel territorial según las particularidades y las ventajas de cada región, en coordinación con todas las partes interesadas, de acuerdo con los principios de la buena gobernanza en términos de seguimiento y evaluación de los inversores, así como de indicadores de eficacia y rendimiento, destacó Akhannouch, expresando el deseo de que se conviertan en un verdadero motor de desarrollo.

 El soberano inició el proyecto de la plantación de 100 hectáreas de argán en el municipio de imi Mqouren (1,8 millones de dírhams)un proyecto que forma parte del programa de plantación de argán agrícola en la provincia de Chtouka Ait Baha, con una superficie de 1.250 hectáreas.

 Este programa, que abarca siete municipios y beneficia a 729 personas, requiere inversiones del orden de 28 millones de dirhams. Forma parte de un programa global de desarrollo de la agricultura del argán en una superficie de 10.000 hectáreas, en las regiones de Souss-Massa, Marrakech-Safi y Guelmim-Oued Noun.

Este programa global (2017-2022) moviliza una dotación presupuestaria de 490 millones de dirhams, financiada por el Fondo Verde para el Clima (390 MDH) y el Gobierno de Marruecos (100 MDH), y beneficia a las provincias de Essaouira (2.885 hectáreas), Taroudante (1.337 hectáreas) Sidi Ifni (627), Chtouka Ait Baha (1.250), Guelmim (623 hectáreas), Tiznit (3.188 hectáreas), y la prefectura de Agadir Ida Outtanane (90 hectáreas).



El rey también ha iniciado los trabajos de construcción del sistema de irrigación a partir de la Estación de desalinización de agua de mar de Agadir, cuyas obras registran una tasa de avance del 65%.

 La realización de esta estación se inscribe en línea directa con los objetivos del programa nacional de abastecimiento de agua potable e irrigación 2020-2027, lanzado por el Soberano el pasado mes de enero, con el objetivo de consolidar y diversificar las fuentes de abastecimiento de agua potable, acompañando la demanda de este valioso recurso, la garantía de la seguridad hídrica y la lucha contra los efectos del cambio climático. 

De una superficie de 20 hectáreas, esta estación, situada a 40 km al sur de Agadir en un lugar costero al norte de la localidad de Douira, municipio de Inchaden, dentro del Parque Nacional de Souss-Massa, ambición de satisfacer las necesidades de agua potable del Grand Agadir y de agua de riego de la llanura de Chtouka.

Este proyecto, fruto de una asociación público-privada, tiene como principales objetivos el abastecimiento de agua potable al gran Agadir debido a la insuficiencia de la oferta de recursos convencionales, y la salvaguardia de las aguas subterráneas (déficit anual de recursos subterráneos estimado en 90 millones de m3).

También tiene por objeto garantizar el abastecimiento de agua de riego en la llanura de Chtouka (15.000 hectáreas) y preservar las actividades agrícolas en la región, en particular los cultivos de alto valor añadido, así como capitalizar la experiencia del sector privado.



Con un costo total de 4,41 MMDH, de los cuales 2,35 MMDH corresponden a su componente de riego y 2,06 MMDH a su componente de agua potable, este proyecto, el primero de su tipo en África, consiste en el establecimiento de los mejores procedimientos, en particular la tecnología de ósmosis inversa, y equipos existentes actualmente en el ámbito de la desalinización del agua de mar y de la distribución del agua.



Este proyecto consiste en la realización de obras marinas (dos conductos de amenidad de 1.100 ml de longitud cada uno equipados con tornos de toma, un emisario de rechazo de 660 ml de longitud con difusor), una estación de desalinización e infraestructuras de riego (depósito de almacenamiento, 5 estaciones de bombeo, sumidero principal 22 km y red de distribución 489 km).

La puesta en servicio de la unidad de desalinización, prevista para marzo de 2021, producirá inicialmente 275.000 m3/día a razón de un caudal de 150.000 m3/día de agua potable y de un caudal de 125.000 m3/día de agua de riego. Sus instalaciones permitirán a largo plazo una capacidad total de 400.000 m3/día que debería ser compartida equitativamente entre la agricultura y el agua potable.

Hay que señalar que la Oficina Nacional de Electricidad y Agua Potable realiza las instalaciones necesarias para el transporte del agua desalada hasta el depósito de la Dirección Autónoma Multi-Servicios de Agadir Ramsa a la entrada de la ciudad de Agadir, con un coste de 363 millones de DH. 

A estas instalaciones se añaden las necesarias para la alimentación eléctrica del proyecto de desalinización desde el puesto fuente de Tiznit. El costo de la electricidad asciende a 92 millones de dírhams.

También en el marco del desarrollo del sector agrícola, la región de Souss-Massa conoce la realización, a nivel de la provincia de Taroudante, del proyecto de modernización del perímetro irrigado de Aoulouz. 

Este proyecto, que abarca una superficie de 4.486 hectáreas, afecta a las colectividades territoriales de Aoulouz, Id Aoukemad, El Faed y beneficia a unas 6.000 explotaciones agrícolas en el marco de una federación compuesta por 7 asociaciones de usuarios de las aguas agrícolas.

Con un coste total de más de 470 millones de dírhams, este proyecto consiste en modernizar el sistema de riego tradicional gravitatorio de sequías en tierra, que provoca grandes pérdidas de agua, en un sistema de riego localizado que por lo general tiene una buena eficiencia en el agua.

En suma, se pretende la valorización de las aguas de riego, la intensificación y la mejora de la producción agrícola y el aumento de los ingresos de los agricultores, con un aumento del valor añadido por hectárea de 4.000 a 28.000 dírhams.