Mohamed VI llama al sector privado a invertir en las tierras agrícolas y a acabar con las desigualdades

En un discurso dirigido a la nación, el monarca insistió en la necesidad de crear oportunidades de empleo y acelerar el ritmo de acceso a los servicios sociales básicos en el mundo rural
Su Majestad el Rey Mohamed VI, dirige un discurso a la nación con motivo del 66º aniversario de ‘la Revolución del Rey y del Pueblo’

PHOTO/MAP  -   Su Majestad el Rey Mohamed VI, dirige un discurso a la nación con motivo del 66º aniversario de ‘la Revolución del Rey y del Pueblo’

El rey Mohamed VI de Marruecos llamó, durante un discurso dirigido a la nación, al sector privado a movilizar inversiones en el sector agrícola para reducir las disparidades en el ámbito rural. En un discurso televisado con motivo del 66º aniversario de ‘la Revolución del Rey y del Pueblo’ (fecha en la que las autoridades coloniales francesas enviaron a Mohamed V al exilio), el monarca insistió en la necesidad de crear actividades generadoras de empleo y acelerar el ritmo de acceso a los servicios sociales básicos en el mundo rural.

Al mismo tiempo, Mohamed VI recordó que el Estado ha invertido 50.000 millones de dírhams (unos 4.000 millones de euros) en el marco de un programa nacional que va de 2016 a 2022 para reducir las diferencias en el mundo rural.

Sin embargo, el rey alauí lamentó que las inversiones del Estado en el sector agrícola "no son suficientes", al tiempo que exhortó al sector privado a dar prioridad a las llamadas tierras ‘sulaliyat’, terrenos agrícolas de colectividades étnicas. "La acción pública debe ser apoyada por iniciativas y proyectos del sector privado para aportar una nueva dinámica a la inversión agrícola y los oficios y servicios relacionados con este ámbito", aseveró el monarca.

Marruecos cuenta con al menos 15 millones de hectáreas de tierras colectivas que pertenecen a personas unidas en un mismo grupo étnico (más de 4.000 tribus en todo Marruecos). Estas tierras estaban en el pasado regidas por una especie de derecho consuetudinario que limitaba su herencia o explotación a los descendientes hombres; hasta el pasado mes de julio cuando el Parlamento aprobó una inédita ley que integró por primera vez el derecho de las mujeres en estas tierras.

Además del sector agrícola, el rey alauí pidió dar prioridad también a la formación profesional (en los ámbitos de artesanía, turismo, industria automovilística y aeronáutica y las nuevas tecnologías) para garantizar "la integración productiva" de los jóvenes en el mercado laboral.

Por otra parte, Mohamed VI, en su alocución, volvió a dar más detalles sobre la comisión que estará encargada de diseñar un nuevo modelo de desarrollo para el país, la cual había anunciado en su anterior discurso del 29 de julio con motivo del 20º aniversario de su entronización.

Mohamed VI apuntó que esta comisión, que estará formada "en breve", tendrá que concebir "un modelo plenamente marroquí" que contribuya al progreso de Marruecos y la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos. "Queremos (que esta comisión) desempeñe una función triangular de evaluación, predicción y proyección, a fin de emprender el camino hacia el futuro con total confianza", concluyó. 

En este sentido, la directriz principal del monarca marroquí es la del cambio del modelo de desarrollo porque el existente hasta el momento ya había dado “muestras de su incapacidad para responder a las crecientes necesidades de un sector de los ciudadanos, así como para contrarrestar las disparidades sociales y espaciales”, como indicó el discurso de la Fiesta del Trono, coincidiendo con la celebración del 20º aniversario de su llegada al trono. 

El cambio de rumbo fue el motivo principal para la creación de esta comisión especial de cara a la instauración de un nuevo modelo de desarrollo con vistas al próximo curso político. La estrategia que persigue el rey Mohamed VI se basará en la revisión y actualización de las políticas ejercidas en los diferentes ámbitos que rigen el país: enseñanza, sanidad, agricultura, inversión y el sistema tributario. Todo enfocado a que Marruecos “se incorpore al tren de los países avanzados” y a acabar con las desigualdades en la sociedad marroquí, que solamente conducen al descontento social y a la aparición de la violencia e incluso a la adhesión de los jóvenes desilusionados a organizaciones radicales islamistas; algo a evitar por todos los medios posibles. 

El rey de Marruecos, Mohamed VI, centro, asiste a una ceremonia de lealtad en el Palacio Real de Tetuán, Marruecos,
PHOTO/Palacio Real de Marruecos vía AP - El rey de Marruecos, Mohamed VI, centro, asiste a una ceremonia de lealtad en el Palacio Real de Tetuán, Marruecos, como parte de las ceremonias del ‘Día del Trono’, el 20 º aniversario de la llegada del Rey al Trono
Rendimiento económico satisfactorio

Como ya publicó Atalayar, según datos de la Fundación Jean Jaurès, Marruecos ha obtenido un gran rendimiento económico a pesar de la incertidumbre económica internacional y de las guerras comerciales, como las protagonizadas por Estados Unidos y China. 

Esta Fundación remarcó que Marruecos ha alcanzado grandes resultados económicos en los últimos años, iniciando una recuperación productiva que ha permitido que el crecimiento siga siendo sólido a pesar de impedimentos internacionales. “Marruecos es ahora visto como un laboratorio de una interesante trayectoria de desarrollo para analizar, particularmente por su posicionamiento euroafricano y su ambición de convertirse en el centro económico del continente”, señaló la Fundación en referencia al análisis de la transformación estructural de la economía marroquí en las últimas dos décadas.

En los últimos 20 años de reinado de Mohamed VI, la economía marroquí ha experimentado un gran avance. En un entorno global caracterizado por una desaceleración en el crecimiento de la economía mundial, que ha impactado notablemente en la Unión Europea (UE) desde la crisis financiera de 2008, la economía marroquí ha crecido en términos reales a una tasa promedio anual del 4,2% entre 2000 y 2019, según los informes de esta institución. 

El rey marroquí ya había resaltado los avances del país, poniendo de manifiesto el “paso cualitativo” que ha logrado el Reino “en el ámbito de las infraestructuras, tanto en lo que se refiere a las autopistas, al tren de alta velocidad, a los grandes puertos, como a las energías renovables y a la rehabilitación de las ciudades y del espacio urbano”. Gran ejemplo de ello es, por ejemplo, la evolución del puerto de Tánger Med 2 o el proyecto de desarrollo para la construcción de la planta de energía híbrida fotovoltaica y termosolar más avanzada del mundo, de cuyo diseño y construcción se encargará la empresa española TSK.

El reto ahora es el de mantener la buena senda económica de Marruecos y luchar contra las desigualdades sociales; esto último es el eje principal sobre el que gira la estrategia de Mohamed VI, establecer una sociedad marroquí mas igualitaria.