Mohamed VI llama a reforzar las infraestructuras entre el Sáhara y el resto de Marruecos

El monarca ha dirigido a la nación este miércoles con motivo del 44º aniversario de la Marcha Verde
El rey de Marruecos

PHOTO/MAP  -   El rey de Marruecos, Mohamed VI, durante el discurso pronunciado con motivo del 44º aniversario de la Marcha Verde

El rey de Marruecos, Mohamed VI, ha pedido reforzar las infraestructuras que unen el Sáhara y el sur de Marruecos en un discurso televisado este miércoles con motivo del 44º aniversario de la Marcha Verde. El monarca ha llamado a potenciar la red de carreteras para reforzarlas con la autopista entre la ciudad saharaui de Dajla, en el sur del Sáhara, y la de Agadir, unos 1.160 kilómetros al norte. 

La Marcha Verde ha sido y seguirá siendo la mejor expresión de la sólida cohesión entre el trono y el pueblo”, ha recordado en su discurso el monarca. Mohamed VI también ha apelado al desarrollo de un espacio abierto para la comunicación y el intercambio que favorezca a los jóvenes del país, muy golpeados por el paro y la falta de oportunidades. Además, ha afirmado que los empresarios de Marruecos necesitan unas condiciones adecuadas para hacer avanzar al país y ha avisado que los socios internacionales, especialmente los europeos, tienen que percibir a la nación como un socio eficiente y fiable. 

El monarca también ha afirmado que es necesario extender la línea ferroviaria hasta Agadir, ya que la actual red férrea solo llega hasta Marrakech, a 320 kilómetros al sur de Rabat. “Esta línea contribuirá a sacar del aislamiento a estas zonas, así como promover su desarrollo y activar su economía, concretamente en el ámbito del transporte de viajeros y mercancías, potenciando las exportaciones y el turismo”, ha afirmado Mohamed VI. 

El rey ha llamado en su discurso a convertir la región de Sous en un eje económico que vincule el norte de Marruecos con el territorio saharaui. Y como en los últimos años, ha recordado que la gestión del conflicto del Sáhara depende exclusivamente de Naciones Unidas y las resoluciones del Consejo de Seguridad, descartando cualquier iniciativa que salga de este marco, en una referencia velada a la Unión Africana. 

El monarca ha vuelto a insistir en que el plan de autonomía que había propuesto para su país constituye “la traducción concreta de la solución buscada” y “única vía posible” para resolver este conflicto, uno de los más longevos del mundo, ya que se inició en 1975. Mohamed VI ha considerado que el Sáhara constituye un “verdadero vínculo de unión” entre Marruecos y África subsahariana a nivel geográfico, humano y económico; además, también ha subrayado que el continente africano está en el centro de la política internacional marroquí.

Por último, el rey ha lanzado también un llamamiento a establecer relaciones sanas y sólidas con países “hermanos” del Magreb, como Argelia, que acoge los campos de refugiados saharauis en Tinduf, y donde se encuentra el cuartel general del Frente Polisario que se disputa con Rabat la soberanía de la excolonia española.