Moody’s eleva sus perspectivas económicas para Túnez

La agencia de calificación de riesgo Moody’s ha elevado sus perspectivas para el país magrebí de negativas a estables, y mantiene su calificación B2
Un hombre compra dólares a un cambista en el mercado negro de la capital, Túnez

REUTERS/ZOUBEIR SOUISSI  -   Un hombre compra dólares a un cambista en el mercado negro de la capital, Túnez

La aguda crisis económica y la inestable situación política han llevado a Túnez a convertirse en un país donde la desigualdad campa a sus anchas. Desde la revolución en el año 2011, Túnez ha experimentado una transición democrática que ha ido acompañada de cambios políticos y sociales importantes. El último de ellos ha tenido lugar en la madrugada de este jueves, después de que el Parlamento aprobase el Gobierno de coalición propuesto por el primer ministro designado, Elyes Fakhfakh. Al mismo tiempo, la agencia de calificación de riesgo Moody’s ha elevado sus perspectivas para el país magrebí de negativas a estables, manteniendo su calificación B2. 

Aun así, los analistas estadounidenses siguen sin confiar en la deuda tunecina al considerar que es “altamente especulativa”. La agencia de calificación crediticia americana reconoce la reducción del déficit a 9.000 millones de dinares (alrededor de 2.900 millones de euros), es decir, el 7,9 % del PIB en noviembre de 2019 frente al 9,9 del PIB en el año anterior. Esta reducción se ha producido, en parte, por la política restrictiva del Barco Central, cuya tase de interés del 7,75 % es la más alta de la década. 

A pesar de esta leve mejora, Moody’s ha decidido no cambiar la calificación del país, considerando la deuda de este país como “altamente especulativa” para los inversores. Esta volatilidad va acompañada en el país de un lento crecimiento, apenas un 1% en 2019 respecto al 2,5% del 2018, algo que desde la agencia americana consideran que es “insuficiente para establecer una nueva dinámica socioeconómica”, según ha recogido el diario Jeune Afrique. Según esta información, Moody’s también ha reconocido la caída de cinco puntos porcentuales del PIB en la deuda pública. 

Además, Moody's ha criticado la situación de estancamiento político en la que esta sumida el país. Elyes Fakhfakh recibió el encargo de formar un nuevo Gobierno después de que el Parlamento rechazase el gabinete propuesto por Habib Jemli. El objetivo de este nuevo Ejecutivo es hacer frente a la complicada situación económica y “cumplir con los objetivos de la revolución”, según manifestó Fakhfakh. Esta crisis política y económica ha sido la responsable de que la sexta revisión del FMI se retrasase casi seis meses, lo que podría provocar un desembolso de 409 millones de dólares. 

Mientras tanto Túnez continúa buscando divisas en otros países como Argelia. El primer ministro designado de Túnez, Elyes Fakhfakh, ha prometido este miércoles durante su discurso de defensa en el Parlamento, una reforma “profunda” del Estado para devolverle la estabilidad económica y social, pero también la “esperanza” a la ciudadanía.

El paulatino crecimiento económico que ha ido presentando Túnez en la última década ha ido acompañado de un estancamiento de la economía por las complejidades políticas, económicas y políticas que sufre el país. Aunque la economía sigue siendo frágil, los últimos datos publicados por Moody’s son un claro ejemplo de que las medidas tomadas durante los últimos años como, por ejemplo, la ley de presupuesto de 2019, han merecido la pena.