Movistar da cobertura al deporte

La teleco puede estar detrás de la vuelta de Alonso a la Fórmula 1
Fotografía de archivo, Fernando Alonso tras ganar el Gran Premio de San Marino con Renault, en el circuito de Imola, en Italia, el 24 de abril de 2005

REUTERS/GIAMPERO SPOSITO  -   Fotografía de archivo, Fernando Alonso tras ganar el Gran Premio de San Marino con Renault, en el circuito de Imola, en Italia, el 24 de abril de 2005

Movistar juega un papel importante en lo relativo al deporte español.

#Blue

Eiffel 65 y su mundo de color azul. Una canción muy popular a finales de los 90. Rara, como ese grupo, pero tremendamente pegadiza décadas después. El deporte español también va tornando a ese Pantone Réflex Blue de Movistar. El marketing se mueve rápido y una imagen de marca asociada al mundo del deporte es sinónimo de reconocimiento… y negocio. 

#AlonsoF1

La regla de tres de la vuelta de Fernando Alonso a la Fórmula 1 es sencilla. Todos recordamos el mono azul del piloto asturiano cuando ganó sus tres mundiales. Movistar es propietaria de los derechos de la F1 en España. El amarillo de Renault es el color con el que asociamos su línea más comercial, pero en los circuitos nos ha impactado más el azul, aunque ahora sus coches vistan de amarillo y negro. Todo apunta a que Movistar, Renault y Alonso irán de la mano desde la temporada 2021-2022. 

#Villaconejos

La presencia de la teleco española en el deporte es inmensa. Mientras desarrollan su infraestructura y ponen banda ancha en Villaconejos como declaraba recientemente su presidente José María Álvarez-Pallete, el marketing y la esponsorización son otros de sus pilares. Donde haya un evento deportivo de calado hay una “M” gigante de Movistar. El impacto es enorme. La inversión, también. Y eso obliga a hacer números cada temporada.

#LigayChampions

Movistar entró en el fútbol como patrocinador tecnológico de clubes como el Real Madrid o el Atlético de Madrid. La idea fue buena hasta que apareció la opción de adquirir los derechos de emisión de LaLiga y poner su firma en cada partido de Primera y Segunda división. Incluso en la Champions con la emisión exclusiva de la mejor competición mundial de fútbol de clubes. Para pagar esos derechos tuvo que dejar algunos patrocinios importantes como el motociclismo o la selección española de fútbol. 

#Estudiantes

En el baloncesto, Movistar es el patrocinador principal del histórico equipo madrileño del Estudiantes con una reciente renovación hasta 2025. Además, tiene los derechos de la ACB en exclusiva hasta la temporada 2020-2021 y su logo se dejará ver entre 2015 y 2021 en unos 1.000 partidos. 

#Ciclismo

Movistar (Telefónica) lleva desde 1980 en el pelotón. Empezó con Banesto y Reynolds como patrocinadores más conocidos hasta que el 2011 pasó a inscribirse en la UCI como Movistar. Pedro Delgado, Miguel Induráin o Abraham Olano han sido figuras históricas del equipo. En los últimos años Alejandro Valverde y Nairo Quintana han seguido cosechando títulos con el azul de Movistar. El contrato de las dos ruedas acaba a finales de 2021 y en la última temporada ha sido evidente la salida de figuras importantes por el ajuste de presupuesto. 

#Nadal

Rafa Nadal encabeza a otros deportistas individuales como Carolina Marín, campeona del mundo de bádminton, o la windsurfista Marina Alabau, que lucen el patrocinio de Movistar. El acuerdo con el tenista de Manacor gira sobre su imagen fuera de los torneos. Le hemos podido ver en anuncios con nuevos productos de Movistar; su tío Toni Nadal presenta el documental “La España llena” y el principal canal del deporte es #Vamos, el famoso grito de guerra de Nadal en la pista. 

El tenista español Rafael Nadal, durante la inauguración de la Academia Rafa Nadal en Manacor el 19 de octubre de 2016
AFP/JAIME REINA - El tenista español Rafael Nadal, durante la inauguración de la Academia Rafa Nadal en Manacor el 19 de octubre de 2016
#FútbolSala

Movistar también tiene presencia en el fútbol sala con el patrocinio de Movistar Inter, el club más laureado del mundo y último campeón de liga. Todo se remonta a las relaciones de José María García con Telefónica y Antena 3 en su última etapa en la radio. Además, García siempre tuvo buenas relaciones con Juan Villalonga, presidente de Telefónica entre 1996 y 2000, y eso le aseguró el patrocinio deportivo de su equipo en Europa. Ya en 2008 pasa a formar parte de su denominación y del patrocinio doméstico. La marca está perfectamente asociada al equipo de Torrejón en el mundo del fútbol sala. Y no es fácil. El montante se renueva cada año en función de los objetivos y, sobre todo, de dónde jugará Movistar Inter la siguiente temporada. No es lo mismo optar a ser campeón de Europa que luchar por la LNFS y la Copa de España. El club aceptó el cambio de nombre en 2015 para que Movistar pasara a la primera parte del apelativo. También cambió de color con el azul como primera equipación y con el histórico verde como segunda. Inter solo hace referencia a la extinta revista Interviú que fuera uno de sus primeros mecenas. 

#SinPresumir

Movistar ha aportado estos años entre uno y tres millones de euros al fútbol sala. La cantidad se pierde en sus balances públicos. Es el propio García el que negocia cada mes de mayo. Un dinero imprescindible para pagar sueldos como el de Ricardinho en las últimas temporadas. Pero Movistar presume poco del fútbol sala. Apenas un sorteo de entradas en su web y la foto de familia cuando acude a su cuartel general con los títulos. Hace unos años el Atlético de Madrid estuvo interesado en hacerse con el equipo de fútbol sala de García y crear una sección. Movistar ayudaba, pero el acuerdo no llegó a cerrarse. 

El alcalde de Torrejón de Ardoz, Ignacio Vázquez, y el concejal de Deportes, José Miguel Martín Criado, junto a José María García, fundador de Movistar Inter FS
El alcalde de Torrejón de Ardoz, Ignacio Vázquez, y el concejal de Deportes, José Miguel Martín Criado, junto a José María García, fundador de Movistar Inter FS
#Silencio

Esta temporada todo ha sido diferente. El equipo ha ganado la liga en un play off exprés muy polémico. El fútbol sala no es un deporte profesional y no tenía obligación de jugar, pero su estructura sí que lo es. Necesitaban acabar la temporada para presupuestar la siguiente en función de los títulos y las futuras competiciones. Lo que no ayuda es su salida de la LNFS. El club no quiere hacer pública su renuncia porque la RFEF no le asegura una competición decente en septiembre. Tampoco quiere meter a su principal patrocinador en los problemas legales que puede acarrear esta renuncia histórica. Todos callan. Los derechos de televisión son importantes y los tienen vendidos a Mediapro, eterno enemigo de la Federación de Rubiales. 

El deporte español tiene el color azul de una de las multinacionales patrias más importantes. Un enlace perfecto que aporta a todas las partes. Fútbol, baloncesto, fútbol sala, ciclismo, Nadal y otros muchos deportistas a los que se le puede sumar Fernando Alonso para tener una cobertura perfecta.