Movistar Inter abandona la LNFS

José María García da la espantada y pone su club al servicio de Rubiales
Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol

AP/MANU FERNANDEZ  -   Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol

El actual campeón de la Liga Nacional de Fútbol Sala se ha unido al grupo de equipos rebeldes que ha decidido abandonar la organización que ampara desde 1989 a todos los clubes de fútbol sala de Primera y Segunda división. Después de conquistar 14 títulos de liga en 31 años de competición, el club liderado por el periodista José María García pondrá punto final a su participación en la mejor liga de fútbol sala del mundo. El escrito está fechado a dos de julio de 2020 pero expresa su deseo de abandonar la LNFS desde el uno de julio con la competición ya terminada y habiéndose proclamado campeón tras ganar los play off.

Supercampeón

Movistar Inter se despide así de una etapa gloriosa de más de 30 años de historia donde ha reinado en España, en Europa y en el Mundo bajo la batuta de Jesús Candelas primero y de Jesús Velasco años después. La crisis deportiva por no jugar en Europa la temporada pasada desató una agonía económica del equipo madrileño. Movistar aplicó severos recortes a todos sus patrocinios deportivos como el baloncesto o el ciclismo. También han afectado los apuros internos que antes solventaba García con mano izquierda y ahora son un polvorín donde dos figuras históricas del club han salido por la puerta de atrás y el nivel de la plantilla para la próxima temporada será inferior. 

Ricardinho llegó a Inter para hacer más grande al club y a la LNFS. Su foto de despedida siempre será la de un jugador sentado en grada mientras sus compañeros se reunían alrededor de su técnico en los tiempos muertos. Ni el club ni el portugués supieron lavar los trapos sucios en casa y se dedicaron a airear sus desavenencias en los medios. Por otro lado, Carlos Ortiz, referente del equipo y capitán de la selección española anunció su salida y reveló que el club no le había ofrecido renovar tras 12 años vistiendo de verde. 

Otros clubes

La salida de Movistar Inter de la LNFS se une a otros clubes como Peñíscola, Jaén y Burela en Primera división además de Mengíbar, Móstoles y Talavera en Segunda. Curiosamente los cuatro clubes de Primera estuvieron reunidos con Rubiales hace un año en un hotel de Atocha en Madrid para provocar un golpe de estado en el fútbol sala español que hiciera dejar la presidencia de la LNFS a Javier Lozano. Meses después y en vista de la unidad del resto de equipos, han tenido que tomar la decisión de abandonar la LNFS y poner en riesgo su futuro deportivo.

Todos han presentado escritos similares en los que argumentan que es la RFEF la que tiene la capacidad de organizar la competición de fútbol sala. Un asunto que ya está en los tribunales. La parte más polémica corresponde a los derechos de televisión que la LNFS tiene vendidos a Mediapro hasta 2023 con el consentimiento de todos los clubes, incluidos los que ahora reniegan de la organización que consiguió el hito histórico de hacer valer su imagen para que el fútbol sala generase dinero. 

Guerra Rubiales-LNFS

La guerra que ha declarado la RFEF de Luis Rubiales al fútbol sala es total. Ya se apropió de la organización de la Copa de España de Málaga del mes de marzo y ha sido la organizadora de un play off express que ha rozado el desastre administrativo y deportivo por intentar tratar al fútbol sala como deporte no profesional. 

De los 28 equipos que forman la LNFS (ElPozo y Barça tienen filiales en Segunda) los 21 restantes siguen apoyando la gestión de Javier Lozano al frente de la presidencia de la organización. Más de un club ya ha manifestado el desconcierto que les provoca que la RFEF intente gestionar algo para lo que no tienen recursos y que no les aporta la dimensión mediática de la LNFS en cuanto a imagen y patrocinios. Se temen la clandestinidad de un deporte en el que España es referente mundial pero que ahora tiene el reto de renovar esa ilusión y esos galones en el mundial que se celebrará en septiembre de 2021 en Lituania.  

Inter Movistar rompe la baraja del fútbol sala español con esta espantada. Se ponen en manos de una federación inexperta y de quedar expuestos a no competir en condiciones la temporada que viene si no hay acuerdo entre las partes. El micrófono y la pluma del escudo del mejor club de fútbol sala del mundo serán testigos de su final.