Muere en un ataque selectivo el portavoz de un servicio de seguridad afgano

Afganistán continúa sufriendo el terrorismo pese al avance en los acuerdos con los talibán
Atalayar_Afganistán, el camino interminable hacia la paz 3

AP/RAHMAT GUL  -   La Policía afgana inspecciona el lugar de un atentado suicida en la provincia de Parwan, Afganistán, el martes 17 de septiembre de 2019

El portavoz del servicio de seguridad gubernamental Fuerza Nacional de Protección Pública (NPPF), Zia Wadan, y dos de sus compañeros murieron este domingo en un nuevo ataque selectivo en Afganistán, que tienen casi a diario como objetivo a políticos, activistas, intelectuales o periodistas.

El atentado se produjo hacia las 8.30 (4.00 GMT) en el centro de Kabul, cuando explotó una mina al paso del vehículo en el que viajaban Wadan y varios compañeros, que se dirigían al trabajo, afirmó a Efe el portavoz del Ministerio de Interior, Tariq Arian.

En el ataque murieron Wadan y dos de sus acompañantes de la Fuerza Nacional de Protección Pública, mientras que otro civil resultó herido, añadió Arian.

La NPPF, bajo la dirección del Consejo Nacional de Seguridad, se ocupa de la protección de instituciones públicas y organizaciones no gubernamentales, además de escoltar convoyes del Gobierno, según detalló a Efe el portavoz de la Policía de Kabul, Firdaws Faramarz.

En su último mensaje en Twitter, Wadan informaba el sábado de una ceremonia de graduación de 400 cadetes de la NPPF, una información que iba acompañada de una fotografía en la que se le veía a él detrás del asesor de seguridad Nacional, Hamdullah Mohib.

Por el momento ningún grupo armado ha reivindicado la autoría del atentado, aunque el portavoz del Ministerio de Interior no dudó, al igual que en otros ataques selectivos recientes, en culpar directamente a los talibanes.

"Los terroristas detenidos recientemente (en relación a otros ataques selectivos) dijeron con claridad en sus confesiones que eran miembros del grupo talibán", aseguró Arian, que calificó de "injustificables" esos "crímenes de guerra".

Los talibanes sin embargo han negado en repetidas ocasiones estar detrás de este tipo de ataques, y han culpado directamente a las fuerzas de seguridad afganas de llevarlos a cabo para fabricar propaganda negativa contra los insurgentes.

Atalayar_atentado vicegobernador 2
PHOTO/REUTERS - Un oficial de seguridad afgano vigila el lugar de una explosión en Kabul, Afganistán, el 15 de diciembre de 2020
Ataques selectivos

El atentado de este domingo se suma a una espiral de ataques selectivos sin precedentes durante 2020 contra periodistas, activistas, políticos o intelectuales en Afganistán, donde los tiroteos o detonaciones de bombas contra los vehículos de las víctimas se han convertido en una realidad casi diaria en el país.

El Gobierno afgano decidió recientemente duplicar las fuerzas policiales y multiplicar las cámaras de seguridad en Kabul ante esta nueva ola de ataques selectivos.

Las tropas estadounidenses en Afganistán también comparten la teoría de que los talibanes están detrás de estos ataques, como parte de una nueva estrategia de acciones mediáticas en las ciudades sin la necesidad de grandes atentados.

Este nuevo ataque se produce tras el inicio esta semana de la segunda ronda de las negociaciones de paz en Doha entre los talibanes y miembros del Gobierno afgano, unas conversaciones que comenzaron el pasado septiembre y buscan poner fin a casi dos décadas de guerra en Afganistán.