Muere Lennart Johansson a los 89 años

 -  

Raúl Redondo

Pie de foto: Lennart Johansson, que fue presidente de la UEFA de 1990 a 2007, ha fallecido a la edad de 89 años, el 5 de junio de 2019. AFP/JOHANNES KERNMAYER

El mundo del fútbol internacional está de luto tras la muerte a la edad de 89 años de Lennart Johansson, quien fuera presidente de la UEFA (Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol, por sus siglas en inglés) entre 1990 y 2007, y también vicepresidente del Comité Ejecutivo de la FIFA (Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol, por sus siglas en inglés).

El dirigente sueco fue el máximo rector del balompié europeo durante 17 años y fue uno de los máximos impulsores y cabeza visible de la creación de la Champions League, máxima competición europea a nivel de clubes y seguramente el torneo de fútbol de más prestigio en el mundo, en lo que a clubes se refiere, en la actualidad.

Johansson falleció tras una corta enfermedad, según confirmó la Federación de Fútbol de Suecia. “Hemos recibido con gran dolor la noticia de que Lennart Johansson ha muerto. Yo y muchos otros hemos perdido a un muy buen compañero, la añoranza es grande”, expresó Karl-Erik Nilsson, presidente de la Federación sueca, quien afirmó también que el fallecido había sido “el dirigente sueco de fútbol más importante de la historia en el plano internacional”. 

Junto a las muestras de condolencia del organismo federativo de su país, la FIFA también quiso recordar al directivo con un sentido minuto de silencio durante la celebración del 69º Congreso del máximo organismo rector del fútbol mundial, celebrado en París. 

Pie de foto: El presidente de la FIFA, Gianni Infantino (C), y los delegados guardan silencio en el 69º Congreso de la FIFA en la Expo de París, Porte de Versailles, en París, el 5 de junio de 2019, tras el anuncio de la muerte del expresidente de la UEFA, el sueco Lennart Johansson. AFP/ FRANCK FIFE

Johansson nació en 1929 en el seno de una modesta familia en Bromma, distrito situado en la zona oeste de la ciudad de Estocolmo, y pronto manifestó su interés por el deporte y el fútbol. Desde muy joven se vinculó al AIK Solna, equipo de la capital sueca en el que se inició en el fútbol y en el que empezó una carrera que le llevó a ser funcionario de la sección de ‘bandy’ (modalidad de hockey sobre hielo sin patines), miembro de la directiva de la sección de fútbol y finalmente presidente. Durante tres décadas permaneció Johansson en la sección de fútbol del conjunto escandinavo y de ahí pasó a dirigir la Asociación de Clubes Profesionales de Suecia, entre 1984 y 1991 y a ser presidente de la Federación de Fútbol de Suecia, entre 1985 y 1990.

Todos estos puestos de responsabilidad en el fútbol sueco supusieron un trampolín para la trayectoria del mandatario que le llevó a dar el salto al panorama internacional, convirtiéndose en presidente de la UEFA en 1990, en sustitución del francés Jacques Georges.

Bajo su mandato, Lennart Johansson llevó a cabo una auténtica revolución en los estamentos balompédicos europeos; siendo la más reseñable, la creación de la Champions League, la competición de fútbol más importante y afamada a nivel de clubes dentro del panorama internacional del deporte rey. De esta forma, en 1992, la UEFA presidida por Johansson llevó a cabo el cambio de formato de la antigua Copa de Europa para convertirla progresivamente en la competición que es hoy, la Champions League, la cual hace gala de una excelente organización e infraestructura, estando dotada de una importante estructura económica y de un gran prestigio, que crece a medida que se suceden las temporadas. 

El dirigente sueco también hizo frente a las consecuencias de la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), tras la caída del comunismo, lo que condujo a la aparición de nuevos Estados y a la integración de sus respectivas federaciones y selecciones nacionales de fútbol dentro de los estamentos internacionales. 

Otra de las cuestiones relevantes que tuvo que afrontar como máximo responsable del fútbol europeo fue la aparición de la Ley Bosman, sentencia de la justicia en la Unión Europea por la cual se reconocía el derecho de todo futbolista comunitario a desempeñar su profesión en cualquier equipo de Europa sin restricción alguna de permisos; es decir, a partir de la instauración de esa normativa, los futbolistas europeos dejaban de ocupar plaza de extranjero en los clubes a efectos federativos, evitando así las diversas restricciones de plazas para foráneos existentes en las diferentes competiciones de los países comunitarios. Todo ello en aplicación de la normativa de libre circulación de bienes y personas dentro del marco de la Unión Europea, la cual se empezó a aplicar a la profesión futbolística tras la iniciativa judicial llevada a cabo en los tribunales europeos por el exfutbolista belga Jean Marc Bosman contra la Federación de Fútbol de Bélgica y la propia UEFA, ya que no se le reconocía el derecho a desempeñar su profesión futbolística libremente sin limitación federativa alguna fuera de su país y dentro del marco comunitario.

Después de una amplia trayectoria al frente del fútbol europeo y tras cuatro mandatos en el poder, Johansson perdió las elecciones para renovar mandato como presidente de la UEFA en 2007, ante el exfutbolista francés y estrella del balompié mundial Michel Platini. 

Pie de foto: El francés Michel Platini (R) abraza al presidente saliente de la UEFA, Lennart Johansson, después de que Platini fuera elegido nuevo presidente en el Congreso de la UEFA en Düsseldorf el 26 de enero de 2007. REUTERS/MICHAEL DALDER

Junto a esta derrota en los despachos para seguir comandando la UEFA, el sueco también vio cómo en 1998 perdió la batalla para presidir la FIFA ante su máximo rival por aquel entonces en estas lides, el suizo Joseph Blatter, quien también estuvo muchos años rigiendo los designios del fútbol mundial hasta su marcha, que se vio empañada por supuestos casos de corrupción, siendo el más sonado el de los supuestos sobornos para conceder la organización del Mundial de Fútbol de 2022 a Qatar. 

Después de haber cedido el cetro en la UEFA ante Platini, Johansson volvió a Suecia y a su antigua labor como dirigente en la sección de ‘bandy’ dentro de su club de toda la vída, el AIK Solna. En los últimos tiempos era un asiduo a los partidos de fútbol del club, del que era presidente honorario desde 1999, y llegó a presenciar el último título liguero logrado por su conjunto, trofeo que, no por casualidad, lleva su nombre debido a su extensa labor dentro del mundo del fútbol sueco e internacional.