Muere Toni Morrison, la primera afroamericana en ganar el premio Nobel de Literatura

La aclamada escritora ha fallecido tras una breve enfermedad en una localidad de Nueva York
Toni Morrison

AP  -   Toni Morrison

La escritora afroamericana Toni Morrison ha muerto este lunes a los 88 años en el centro médico Montefiore de Nueva York (Estados Unidos) tras una breve enfermedad, según ha informado su familia este martes. Chloe Ardelia Wofford, su nombre real, fue la primera mujer negra en ganar el Premio Nobel de Literatura en 1993. 

“Toni Morrison murió pacíficamente anoche, rodeada de familiares y amigos. Aunque su fallecimiento representa una pérdida tremenda, estamos agradecidos de que haya tenido una vida larga y bien vivida. Queremos agradecer a todos los que la conocieron y la amaron, personalmente o a través de su trabajo, por su apoyo en este momento difícil”, ha informado su familia en un comunicado recogido por la agencia AFP. 

Conocida por su activismo por los derechos civiles, Morrison ganó el Premio Nobel con tan solo seis novelas publicadas. Sus obras se caracterizaron por narrar la realidad entre negros y blancos en el país norteamericano; temas como la raza, la esclavitud o la lucha por la identidad y la integración de la cultura afroamericana poblaron sus textos. Según la Academia sueca, la escritora consiguió el premio por la “fuerza visionaria y el significado poético” de sus novelas, que dieron “vida a un aspecto esencial de la realidad norteamericana”, el legado de la esclavitud y su influencia sobre las siguientes generaciones de mujeres negras. Además de ser la sexta mujer y la primera de color en ganar el Premio Nobel, Morrison fue miembro de la Academia Americana de las Artes y las Letras y del Consejo Nacional de las Artes. 

“A los países les gustan los cuentos de la patria porque le da seguridad a las personas. La realidad es una triste verdad donde tenemos mucho que ocultar y avergonzarnos. En mis libros busco hacerlo desde el lado del conquistado. Lo que hago es quitar las tiritas para que se vea la cicatriz de la sociedad, la realidad. No hay que tener miedo de mirar al pasado porque solo así se sabe quiénes somos”, decía Toni Morrison en una entrevista en 2013 al diario El País. 

Toni Morrison junto a Barack Obama
LA PRENSA/AFP/Mandel NGAN - Toni Morrison, también recibió del presidente Barack Obama la Medalla Presidencial de la Libertad, en 2012

Nacida en Lorain (Ohio, EEUU), en una familia negra de clase obrera, se graduó en filología inglesa en la Howard University de Washington, en la que después también ejercería como profesora. Tras separarse de su marido, el arquitecto Howard Morrison, se trasladó a Nueva York, donde empezó a trabajar como editora en la editorial Random House, mientras se hizo cargo de sus dos hijos sola. Fue en esta ciudad donde adoptó su seudónimo Toni Morrison para poder publicar en otras editoriales que no fuera en la que trabajaba; llegó así su primera novela ‘The bluest eye’ (El ojo más azul), donde cuenta la historia de una niña que quería tener los ojos azules mostrando la presión de los estereotipos y la exclusión de la sociedad. 

Con las novelas ‘Sula’ y ‘Song of Salomon’, que fueron galardonadas con el Premio Nacional de la Crítica de Estados Unidos, pudo dejar de trabajar en la editorial y dedicarse plenamente a la escritura. En sus obras ‘Tar baby’ y ‘Beloved’ cuenta la historia de una esclava fugitiva que, ante su inminente captura, mata a su hija para que esta no viva la esclavitud. Fue con esta última novela con la que Morrison ganó el Premio Pullitzer de Ficción en 1988. Sería después de la publicación de ‘Jazz’, donde cuenta la historia de una joven que denunció por acoso sexual al juez Clarence Thomas, cuando fue galardonada un año después con el premio Nobel de Literatura. 

“Puso toda su vida profesional al servicio de la literatura: escribir libros, leer libros, editar libros, enseñar libros. Se me ocurren pocos autores de las letras estadounidenses que escribieran con más humanidad o con más amor por el lenguaje que Ton”, ha afirmado Sonny Mehta, editor jefe de Afred A.Knopf. 

“Toni Morrison era un tesoro nacional. Su escritura no era sólo hermosa, sino elocuente; un desafío a nuestra conciencia y un llamado a una mayor empatía. Era tan buena narradora como cautivadora en persona y en papel. Y aun cuando Michelle y yo lamentamos su pérdida y le enviamos nuestras más sinceras condolencias a su familia y amigos, sabemos que sus historias, que nuestras historias, siempre estarán con nosotros, y con aquellos que vendrán después, por siempre”, ha expresado el expresidente Barack Obama, en su cuenta de Twitter.