Nagorno-Karabaj: un nudo gordiano en mitad del Caúcaso

Abdalla Hamdok, premier ministre

 -   Nagorno-Karabaj: un nudo gordiano en mitad del Caúcaso

El conflicto entre Armenia y Azerbaiyán se prolonga desde hace casi 30 años, desde los enfrentamientos entre 1992 y 1994, en que las fuerzas rebeldes armenias del enclave de Nagorno Karabaj consiguiesen un Gobierno independiente de facto en una autoproclamada república con capital en Stepanakert. La lucha por la independencia del enclave no solo se saldaría con su escisión, sino con la ocupación de las zonas adyacentes a este, manteniendo alrededor del territorio un glacis defensivo que le proporcionase seguridad1. Las consecuencias humanitarias fueron catastróficas, contándose los muertos en decenas de miles y en cientos de miles los refugiados2.

Los enfrentamientos entre azeríes y armenios finalizaron oficialmente con el Protocolo de Biskek, en parte gracias a las gestiones del Grupo de Minsk3. Desde entonces, las hostilidades y escaramuzas han sido un hecho constante en la línea de contacto, estimándose que, desde 2015, han existido más de 300 incidentes de importancia en los que se han registrado bajas4.

En el año 2016, se produjo un enfrentamiento de mayor relevancia que dio lugar al comienzo de la reversión de la superioridad en el enfrentamiento a favor de Azerbaiyán, ya que este obtuvo algunas ganancias territoriales que, aunque no fueron significativas, demostraron que sus adversarios no eran invencibles y que los azeríes habían establecido una significativa capacidad militar gracias a sus ingresos procedentes del petróleo5.

A lo largo de 2020, se han producido enfrentamientos de una relativa importancia, tanto en verano como en otoño, en el que se ha observado la aparición de nuevas tecnologías en el ámbito del empleo de vehículos aéreos remotamente tripulados (RPAS, por sus siglas en inglés) y armas guiadas de precisión. Esto ha dado a entender que se ha producido un salto cualitativo en el conflicto, dada la procedencia del armamento, estrategia desarrollada, operaciones planeadas y tácticas que se han empleado.

A los intereses habituales de los actores tradicionales involucrados en la región se unen otros nuevos, debido a los cambios en la situación geopolítica global y de la región en particular. Además, la entrada en escena de estos nuevos actores, tanto globales como regionales, vuelve a configurar el panorama de este conflicto en el que se deben tener en cuenta todos los puntos de vista.

Stephanie Williams, enviada especial para la misión de la ONU en Libia

El suceso inesperado de la pandemia de la COVID-19 ha sido un elemento de reestructuración de una zona muy sensible a todo lo que se relacione con la extracción y el transporte de hidrocarburos.

Situación actual

A finales del mes de septiembre de 2020, se produjo una serie de escaramuzas fronterizas que, finalmente, derivaron en una ofensiva por parte de las fuerzas de Azerbaiyán el día 27.

El avance azerí hacia el enclave del Alto Karabaj se produjo mediante la aplicación combinada de medios acorazados e infantería ligera, con apoyo de helicópteros, a los que se sumó el empleo de drones en el combate próximo terrestre en un frente de más de 200 kilómetros. En el combate en profundidad se utilizaron cohetes con guía de alta precisión y drones de mayor alcance que batieron con exactitud una gran parte de las infraestructuras críticas del territorio en disputa6.

Según fuentes azeríes, estos se vieron en la necesidad de atacar preventivamente objetivos en la propia Armenia. Al parecer, los armenios habían emplazado misiles balísticos Elbrus cerca de la frontera y estos amenazaban la seguridad azerí7. En el ámbito operacional, este hecho podría ser considerado parte de una operación de interdicción del espacio de batalla, pero, en el plano estratégico, podría conducir a una extensión del conflicto entre un mayor número de actores.

Aunque ambos bandos se acusan mutuamente del comienzo de hostilidades, parece que las operaciones azeríes se encontraban previamente preparadas. Tras el levantamiento de las restricciones a los viajes a causa de la pandemia, muchos representantes turcos se encontraban en territorio azerí. Además, los servidores de Internet de Azerbaiyán habían sido bloqueados para evitar el flujo de información a través de las redes de información. Por último, las escaramuzas de los días previos a lo largo de la línea de contacto se podrían interpretar como combates de reconocimiento8.

En el ámbito de la Comunicación Estratégica, parece que los mensajes se encontraban claros y bien alineados. Previamente a la ofensiva el presidente azerí, Ilham Aliyev, afirmó que debería ponerse fin a una ocupación de más de 30 años, durante la que se había producido una limpieza étnica. Por el contrario, la postura azerí ofrecía un entorno multicultural de tolerancia y coexistencia9. Una vez desencadenadas las operaciones, Aliyev ordenó la movilización parcial de sus Fuerzas Armadas10. El Ministerio azerbaiyano de Defensa matizó las declaraciones de su presidente afirmando que «las unidades azerbaiyanas llevan a cabo operaciones de combate para destruir al enemigo y liberar nuestras tierras ocupadas»11. La determinación azerí se materializó a través del general Mayis Barkhudarov, quien afirmó que «el Cuerpo de Ejército bajo mi mando luchará hasta la última gota de su sangre, para destruir completamente al enemigo y vencer»12.

Stephanie Williams, enviada especial para la misión de la ONU en Libia

A la vista de las recientes operaciones militares parece que las Fuerzas azeríes podrían realizar algunas ganancias territoriales significativas tan solo en las zonas llanas del sur del enclave, debido a que el terreno es extremadamente montañoso y el combate a través de este podría provocarles un desgaste inasumible. Por su parte, las Fuerzas armenias y la autoproclamada República de Artsaj no tienen capacidad de realizar acciones ofensivas de importancia más allá de las posiciones sobre las que se mantienen. Por ello, la búsqueda de los apoyos exteriores es fundamental para ambos actores13.

Tras las limitadas conquistas azeríes se han producido varios intentos de alto el fuego, que han sido rotos en varias ocasiones. Finalmente, el 17 de octubre se produjo un acuerdo de carácter humanitario a instancias del Grupo de Minsk14,15. Esta vez parece que con la ayuda de Francia se pudo conseguir lo que antes no había alcanzado la mediación de Rusia16.

Un nuevo contexto geopolítico para un conflicto enquistado

El nuevo orden global ha causado una reconfiguración de la influencia las grandes potencias globales, constituidas por los Estados Unidos, Rusia y China, al tiempo que ha abierto escenarios para las potencias regionales, como pueden ser en este caso Turquía e Irán. Ante esta adaptación, los actores locales del sur del Cáucaso compuestos por Armenia, Azerbaiyán y Georgia se ven obligados a orientar sus posturas para asegurar su estabilidad.

Las tendencias geopolíticas de las potencias globales

El sur del Cáucaso se ve atrapado entre varias tendencias geopolíticas mundiales, constituidas por la orientación atlantista, la postura euroasiática y la iniciativa OBOR17. En cuanto al «atlantismo», EE. UU. se destaca como su más fiel representante, aunque se encuentra en recesión en la zona, teniendo en cuenta el repliegue estadounidense hacia su tradicional orientación como potencia aeronaval y a la estrategia «indo- pacífico».

Por tanto, el Cáucaso queda demasiado alejado de los escenarios de primordial interés de los norteamericanos. Sin embargo, estos deben dejar algún tipo de contrapeso para contener la expansión rusa, mediante el apoyo a conflictos abiertos en sus proximidades. En este sentido, la situación de Georgia es significativa, ya que su oposición a la influencia rusa podría ser aprovechada. Igualmente, la explotación de las discrepancias entre rusos y turcos podría ser utilizada para poner freno a la extensión rusa18.

La otra gran tendencia está constituida por el «euroasianismo», que lidera Rusia y que contempla al Cáucaso como parte de su periferia inmediata que debe estar bajo su control. Además, la región se encuentra en su eje geopolítico de proyección hacia el sur, que busca relaciones y espacios de expansión de poder en el Gran Oriente Medio.

Según esta teoría geopolítica, el conflicto de Nagorno Karabaj puede convertirse en una «trampa atlantista» de las potencias occidentales, ya que una gran escalada debilitaría la posición rusa de buena relación tanto con armenios como con azeríes. Los teóricos euroasiáticos piensan que, si las potencias atlantistas consiguiesen un enfrentamiento entre rusos y turcos por causa de este conflicto, les debilitarían en el Oriente Medio y en el Mediterráneo oriental, donde ambos actores poseen intereses contrapuestos19.

Para los intereses chinos, un conflicto en el Alto Karabaj puede dañar la iniciativa continental de la Franja y Ruta de la Seda que atraviesa por el Cáucaso y de la que se beneficiarían los Estados de la región, constituyendo una ruta complementaria a las que atraviesan Rusia, Turquía e Irán. Pekín ha invertido demasiado capital para arriesgarse a perderlo por una escalada del conflicto y por ello debe buscar soluciones que permitan continuar con sus inversiones en Azerbaiyán. Al mismo tiempo, la posición de Armenia le proporcionaría alternativas a otras rutas comerciales20.

Cabe hacer una reflexión sobre el papel de Francia en el conflicto, debido a que lidera la posición europea a través del Grupo de Minsk. Francia posee unas relaciones correctas con ambos rivales, aunque el presidente Emmanuel Macron ha mostrado una tendencia pro-Armenia tras declarar que Azerbaiyán fue quien comenzó una ofensiva desproporcionada y que no se debería admitir la ocupación Nagorno Karabaj con el apoyo de Turquía21. Para entender esta postura hay que considerar la importante divergencia de intereses entre Francia y Turquía en el Mediterráneo oriental y la presencia en Francia de una importante comunidad armenia22.

Conferencia de Berlín sobre el conflicto libio en enero de 2020

Igualmente, las buenas relaciones de Israel con Azerbaiyán son dignas de mención, ya que ambos Estados son importantes socios comerciales, intercambiando petróleo por armamentos. También hay que tener en cuenta el importante papel de la comunidad judía azerí23.

Los intereses de las potencias regionales

En este nuevo reparto de cartas entre los grandes actores entran en el juego las potencias regionales próximas a la zona. Muchos de los territorios del Cáucaso pertenecieron al Imperio persa, siendo los que actualmente constituyen Armenia y Azerbaiyán de los últimos que perdieron los persas tras los humillantes tratados de Gulistán y Turkmenchay, impuestos por el Imperio ruso en el siglo XIX24.

El ascendiente iraní sobre los azeríes es muy importante, por compartir población a ambos lados de la frontera y ser el chiismo el culto mayoritario en Azerbaiyán, hecho que las autoridades de Bakú ven con un gran temor. A Irán no le interesa un conflicto interno con su propia población de origen azerí, por lo que se entiende la tradicional buena relación con los armenios, evitando así que estos puedan apoyar a los movimientos azeríes dentro de Irán25. Los iraníes también tienen interés en mantener una buena relación con Azerbaiyán, ya que es aliado de Turquía y predisponer a esta en su contra podría perjudicar los intereses iraníes en Siria e Irak, aparte que podría alentar a EE. UU. a apoyar a los turcos para que estos redujesen el poder iraní26.

Los iraníes establecieron una alianza de conveniencia con Rusia con posterioridad a la revolución islámica iraní, manteniendo desde entonces un conflicto con los norteamericanos a través de todo el Oriente Medio. Ambos se benefician por medio de las empresas rusas que colaboran en el programa nuclear de Irán y en su programa de armamentos, lo que ha creado una dependencia iraní, que intenta equilibrar mediante la apertura a China.

Irán es parte interesada en un equilibrio de poderes en el Cáucaso para mantener el proyecto del corredor norte-sur, que enlazaría a Rusia con Irán e India (conocido como proyecto INSTC)27. Si Rusia se inclinase bien por armenios o bien por azeríes, el resultado para Irán es que se desconectaría del corredor que le enlaza con Rusia y que el Estado caucásico que saliese de la órbita rusa entraría en la de la OTAN, configurando una amenaza sobre Irán desde el norte.

Por su parte Turquía se ha mostrado partidaria de Azerbaiyán desde su independencia, siguiendo el concepto de «una nación, dos Estados». Recientemente, el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, declaró que solo se puede alcanzar la paz si los armenios se retiran del Alto Karabaj y que Turquía continuará apoyando a Azerbaiyán en este conflicto con todos sus medios28.

Aparte de los lazos hermandad, lo cierto es que los turcos se benefician de esta alianza mediante el Acuerdo de Asociación Estratégica y Ayuda Mutua que sitúa a los azeríes como importantes clientes de la multifacética industria de armamento turca en la que destacan los RPAS, misiles o sistemas de guerra electrónica. A cambio, los turcos obtienen gran parte de los recursos energéticos de los que carecen29.

Medios internacionales han acusado a Turquía de ir más allá de los acuerdos, involucrándose en el conflicto con el envío de sirios proturcos integrados en una unidad denominada División del Sultán Murad, aparte de miembros de la compañía privada de seguridad SADAT30. Parece ser que estas acciones se encuentran encaminadas a presionar a los rusos en los escenarios de Siria y Libia, donde Rusia y Turquía son actores antagónicos. Sin embargo, la estrategia turca debería tener un límite, ya que si se excede en sus pretensiones podría colapsar el delicado sistema de equilibrios entre Moscú y Ankara construido desde 2015. La situación podría revertir a un enfrentamiento directo, donde ambos perderían en favor de las potencias occidentales, pero donde los turcos serían los principales perjudicados.

Los actores enfrentados

Armenia destiñe la revolución de color

En el año 2018, llegó al poder Nikol Pashinián, tras las protestas que hicieron que Serzh Sargsyan dimitiese. Este cambio de régimen denominado como la Revolución de Terciopelo, constituiría un auténtico escenario de pesadilla para Rusia, que temía una pérdida de los vínculos de unión con sus aliados armenios31. Hay que tener en cuenta que Rusia tenía entonces suficientes problemas con varios conflictos abiertos y la situación en Bielorrusia, donde Lukashenko se enfrentaba a las protestas populares y las presiones occidentales.

Pashinián podía cambiar la orientación geopolítica del sur del Cáucaso, debido a que mientras estaba en la oposición era miembro de la alianza liberal parlamentaria Yelk (éxodo) de marcado carácter antirruso, votando incluso contra la permanencia en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). Sin embargo, tras la dimisión de Sargsyan, Pashinián intentó congraciarse con los rusos asegurando que cuando llegase al poder no sacaría a los armenios de los bloques comerciales y de defensa que les vinculaban con Rusia32,33.

Con respecto a Nagorno Karabaj, la postura de Pashinián resultó ser desconcertante, porque de una parte abogó por las negociaciones directas entre Stepanaker y Bakú, lo que provocó el rechazo de Azerbaiyán. Por otro lado, criticó la posición de Robert Kocharian por tener una buena relación con el presidente ruso, Vladirmir Putin. Kocharian había sido sucesivamente primer ministro de Armenia, líder de la autoproclamada república en el enclave y presidente armenio. Al mismo tiempo, Pashinián se rodeó de fundaciones liberales occidentales y ONG, que se infiltraron en las estructuras administrativas34. La postura de Pashinián puso a Rusia en la tesitura de equilibrar los poderes en la región si no quería que la situación se le fuese de las manos. Además, Azerbaiyán pudo haber interpretado que se acercaba el momento para recuperar territorios, con un máximo respaldo Rusia y Turquía.

Memorias de corresponsal: las campañas a la Casa Blanca

Cuando en 2020 se produjo la ofensiva azerí, Pashinián tuvo que declarar la ley marcial, mientras veía con temor como Turquía se involucraba cada vez más del lado de Bakú35. Entretanto, los armenios, sin apoyos contundentes por parte de los occidentales, volvían a mirar a Rusia en busca de ayuda. En contrapartida, los medios de comunicación pública rusos se han venido mostrando proarmenios en este conflicto, pero manteniendo una postura muy crítica con Pashinián. Putin aprovechó la coyuntura para mostrar a través de su secretario de prensa, Dmitry Peskov, lo que les puede ocurrir a los que pretender abandonar la esfera de influencia rusa. Este declaró, el 7 de octubre, que «las obligaciones de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) no se aplican a Nagorno Karabaj, a diferencia de Armenia»36.

Dentro de la propia Armenia han comenzado los reproches contra Pashinián por haber estado «coqueteando» con EE. UU. y Europa, en vez de mirar en un mapa donde se encuentra su país. Al parecer, las autoridades armenias han comenzado a dar pasos hacia Rusia empezando por la destitución del antirruso jefe del Servicio de Seguridad Nacional, Eduard Martirosyan, en favor del joven Argishti Kyaramyan37.

Es posible que la clave del acercamiento esté basada en que «si Armenia se debilita en el campo de batalla, la influencia de Rusia en el país aumentará»38. De este modo se comprenden las recientes declaraciones de Pashinián en las que afirma estar convencido de que «si la situación lo exige, Rusia cumplirá sus obligaciones». También ha mostrado su disponibilidad a hacer concesiones a Azerbaiyán si los azeríes también están igualmente dispuestos39. Sin embargo, las «obligaciones» rusas no se hallan más allá de lo que especifica el tratado, por lo que Pashinián tendría que acercarse a Rusia hasta el punto en que estas obligaciones y sus intereses sean convergentes.

Azerbaiyán recoge los frutos de la paciente espera

Las Fuerzas Armadas azeríes han ido mejorando progresivamente, especialmente desde los enfrentamientos de 2016. Cuando llegó el momento adecuado, en 2020, se encontraban en superioridad tecnológica y numérica con respecto a los armenios. Sin embargo, la falta de ingresos provenientes del petróleo por causa de la pandemia puede limitar este crecimiento, por lo que deben ser prudentes para no desgastarse ante un panorama de incertidumbre económica40.

Los azeríes no solo esperaron su ocasión, desde el punto de vista de la mejora de sus capacidades militares, sino que han configurado a su favor la opinión pública y el entorno internacional. Sus medios de comunicación social han venido reflejando los efectos de los ataques armenios sobre la población civil azerí, pero la muerte en combate del general Polad Hashimov desencadenó una violenta reacción popular en las calles de Bakú, reclamando venganza. Hashimov, muy querido por el pueblo, falleció a mediados de julio un enfrentamiento cerca del corredor energético de Tovuz41.

Dos días antes de la ofensiva de septiembre, el presidente Ilham Aliyev se dirigió a la Asamblea General de la ONU manifestando que no se habían producido resultados de las conversaciones mediadas por el Grupo de Minsk. Además, insistió en que Azerbaiyán debía recuperar los territorios adyacentes al enclave que le habían sido arrebatados, así como el propio territorio de Nagorno Karabaj42.

Aliyev también quería tener a los rusos de su parte. Nada mejor que recordarles la Revolución de Terciopelo en Armenia, acusando a Pashinián de actuar conforme a los intereses del multimillonario George Soros, precisamente en un momento en que la situación en Bielorrusia vuelve a ser crítica. Al mismo tiempo ha intentado predisponer a los norteamericanos en su favor con el mismo argumento, ya que la relación del magnate con el presidente Trump es de claro enfrentamiento43.

Se aprecia que las autoridades azeríes han configurado un entorno favorable para poder lanzar una ofensiva, ganando el apoyo de su opinión pública y buscando una situación internacional igualmente beneficiosa. Además, las reacciones internacionales se prevén menores debido a que los Estados se encuentran imbuidos en solucionar las consecuencias de la pandemia.

Conclusiones

La tensión armada en Nagorno Karabaj tiene visos de continuidad, principalmente por la parte que le corresponde a Bakú. Esto se debe a que los esfuerzos azeríes en el campo diplomático no han obtenido resultados, al aumento del potencial militar de Azerbaiyán y a que sus acciones sobre el terreno pueden conducir a ganancias. Por añadidura, el determinado respaldo de Turquía proporciona a los azeríes una seguridad y una fortaleza adicionales.

Por otra parte, el posible freno a la iniciativa azerí puede venir en el caso que se produzcan pérdidas humanas significativas y por la incertidumbre económica, debido al fuerte descenso de los precios del petróleo por causa de la pandemia.

El bando armenio conserva la fortaleza que le ofrece el terreno montañoso sobre el que se asienta, pero no posee la capacidad de realizar acciones ofensivas significativas. Necesariamente su estrategia debe pasar por una defensiva a ultranza, quebrantando la capacidad ofensiva azerí, si es que esta conduce a pérdidas importantes.

En el plano internacional, este conflicto puede arrastrar al enfrentamiento entre actores de importancia con intereses contrapuestos. Rusia, que constituye la principal potencia de la zona, no parece interesada en alterar el statu quo que se había llegado a alcanzar. De este modo podría continuar influyendo sobre ambos contendientes mediante un delicado equilibrio de fuerzas.

Sin embargo, este equilibrio se ha desestabilizado debido a la tendencia armenia a buscar su propio espacio geopolítico con mayor autonomía de los rusos, quienes le han mostrado algunas de las consecuencias de alejarse de su paraguas protector. Azerbaiyán no ha llegado a los extremos armenios, pero granjearse el apoyo casi incondicional de los turcos ha puesto a Rusia en alerta, quien tiene con Turquía una serie de contenciosos abiertos, principalmente en Libia y Siria.

En el caso de que Rusia perciba una amenaza contra el control de su periferia inmediata, es posible que reaccione, como ya lo hizo en 2008 en Georgia y en 2014 en Ucrania. Además, la sensación de acoso que pueden sentir los rusos podría ser incluso mayor, si se estima que los sucesos de Bielorrusia se pueden interpretar como parte de este conjunto. La reacción rusa podría no solo circunscribirse a la región del Cáucaso, sino que se podría producir en algún otro escenario, principalmente en contra de los intereses de Turquía.

Por su parte, Turquía se encuentra en clara expansión geopolítica, influyendo cada vez más en los territorios sobre los que tiene un antiguo ascendiente. El control turco de los estrechos del Bósforo y de los Dardanelos podría poner en un aprieto a los rusos, por los problemas de conexión entre sus flotas del mar Negro y del Mediterráneo. Sin embargo, la posición turca es muy delicada, pues su alejamiento de los estadounidenses y de sus socios de la OTAN le pueden llevar de nuevo a un conflicto con su histórico rival ruso.

Los iraníes comparten la visión de Rusia, no solo por ser aliados de conveniencia y tener como adversario común a los EE. UU., sino porque Irán puede constituirse como un eje de comunicaciones norte-sur, que alivie la presión a la que los estadounidenses le vienen sometiendo. Pekín posee una visión parecida a la de rusos e iraníes, deseando la estabilidad para abrir vías de comunicación este-oeste, beneficiando de este modo a la porción terrestre de la iniciativa OBOR.

La reacción de los europeos no ha sido categórica. Podrían destacarse los esfuerzos de Francia por buscar una posición de conveniencia, congraciándose con Rusia y tensando las relaciones con Turquía. Sin embargo, el conjunto de Europa no parece por ahora reaccionar ante un conflicto a sus puertas, como antaño ocurriese en los Balcanes.

Parece que en todo este peligroso pulso de tensiones e inestabilidades el mayor beneficiado puede ser EE. UU. que ve con relativo interés como sus posibles rivales se encuentran enemistados en un conflicto que les resta la capacidad de concentrar sus esfuerzos en otros escenarios. Igualmente parece que en aquellos conflictos en los que los norteamericanos no se encuentran presentes están dejando a otros hacer su trabajo, aunque manteniéndolos vigilados. De este modo, la vuelta a la tradicional postura estadounidense como potencia aeronaval estaría dando sus primeros frutos.

Es complicado apuntar las posibles soluciones del conflicto, pero todas pasan por evitar que este se extienda más allá de sus límites y arrastre a los actores internacionales a recrudecer las hostilidades, tanto en este como en otros escenarios de confrontación. Una vez contenida la posibilidad de la extensión, habría que volver a encontrar fórmulas que pudiesen evitar los enfrentamientos, pudiendo ser una solución a largo plazo la interdependencia territorial basada en las vías de comunicación. En todo caso, cualquier resultado debería contar con el beneplácito de Rusia, gran potencia de la zona y que no va a consentir la pérdida de influencia tan cerca de su territorio nacional.

 

José Ignacio Castro Torres

COR.ET.INF.DEM

Doctor en Estudios de Paz y Seguridad Internacional

Especialista NBQ Analista del IEEE

 

BIBLIOGRAFÍA Y NOTAS A PIE DE PÁGINA

 

1 Para una comprensión general de la situación en toda la región del Cáucaso y en especial del conflicto de Nagorno Karabaj, se sugiere la lectura del siguiente documento: CABELLO RODRIGUEZ, José Luis. El Cáucaso, en: Panorama Geopolítico de los Conflictos 2017, Instituto Español de Estudios Estratégicos. Ministerio de Defensa. Madrid. 2017. pp. 85-109.

2 Human Rights Watch. Azerbaijan, Seven Years of Conflict in Nagorno-Karabakh. Helsinki. 1994. p. ix. Disponible en: https://www.hrw.org/reports/AZER%20Conflict%20in%20N-K%20Dec94_0.pdf Consultado 15/10/2020.

3 Este grupo fue creado, en el seno de la OSCE, al principio de las hostilidades. Se encuentra copresidido por Rusia, EE. UU. y Francia, al tiempo que participan en él Armenia y Azerbaiyán junto con Turquía, Bielorrusia, Alemania, Italia, Suecia y Finlandia.

4 International Crisis Group. “De-escalating the New Nagorno-Karabakh War”. 2 October 2020. Disponible en: https://www.crisisgroup.org/europe-central-asia/caucasus/nagorno-karabakh-conflict/containing- violence-south-caucasus Consultado 16/10/2020.

5 BROERS, Laurence. The Nagorny Karabakh Conflict. Defaulting to War. The Royal Institute of International Affairs. Chatham House. London. 2016. pp. 5, 17.

6 KRAMER, Andrew E. “Fighting Between Armenia and Azerbaijan Risks Drawing in Bigger Powers”, The New York Times, September 28, 2020. Disponible en: https://www.nytimes.com/2020/09/28/world/asia/azerbaijan-armenia-nagorno-karabakh.html Consultado 15/10/2020.

7 “Latest Updates on Karabakh Clashes”, Islamic World News, 14 October 2020. Disponible en: https://english.iswnews.com/15758/latest-updates-on-karabakh-clashes-14-october-2020-map-update/ Consultado 18/10/2020. Este tipo de misil es una variante del Scud-B y se ha acusado a Armenia de haberlo utilizado contra poblaciones civiles, como Ganja, fuera de la zona de conflicto.

8 STRONELL, Alexander. “Renewed fighting between Armenia and Azerbaijan: what makes it different this time?”, International Institute for Strategic Studies (IISS), 5th October 2020. Disponible en: https://www.iiss.org/blogs/analysis/2020/10/armenia-azerbaijan-clashes Consultado 18/10/2020.

9 “Peace can only be achieved by ending occupation: Aliyev”, Anadolu Agency, 25.09.2020. Disponible en: https://www.aa.com.tr/en/azerbaijan-front-line/peace-can-only-be-achieved-by-ending-occupation- aliyev/1984967 Consultado 19/10/2020.

10 Президент Азербайджанской Республики Ильхам Алиев. “Распоряжение Президента Азербайджанской Республики oб объявлении частичной мобилизации в Азербайджанской Республике”/ Presidente de la República de Azerbaiyán Ilham Aliyev “Orden del Presidente de la República de Azerbaiyán sobre la declaración de movilización parcial en la República de Azerbaiyán”. 28 de septiembre de 2020. Disponible en: https://ru.president.az/articles/41026 Consultado 19/10/2020.

11 “Defense Ministry: Azerbaijan conducts combat operations to liberate its lands”, AZERTAC, 28.09.2020. Disponible en:

https://azertag.az/en/xeber/Defense_Ministry_Azerbaijan_conducts_combat_operations_to_liberate_its_l ands-1597193 Consultado 19/10/2020.

12 “Major General Mayis Barkhudarov: We will fight to destroy the enemy completely”, AZERTAC, 28.09.2020. Disponible en: https://azertag.az/en/xeber/Major_General_Mayis_Barkhudarov_We_will_fight_to_destroy_the_enemy_completely-1597225rUHL18m3u47jJCdYda_kozIb5UoBb8Gw5q3RshA62FQSE9fM-

_J1IGqWSXL3mg1CSj1dMR6m9QkszgyF1WKEqTS9Q Consultado 19/10/2020.

13 “Armenia and Azerbaijan Intensify Their Border Battle”, Stratfor, Sep 29, 2020. Disponible en: https://worldview.stratfor.com/article/armenia-and-azerbaijan-intensify-their-border-battle Consultado 18/10/2020.

14 Ministry of Foreign Affairs of the Republic of Azerbaijan. No:357/20, Information of the Press Service Department of the Ministry of Foreign Affairs of the Republic of Azerbaijan. 2020-10-17. Disponible en: https://mfa.gov.az/en/news/6973/view Consultado 19/10/2020.

15 Ministry of Foreign Affairs of the Republic of Armenia. Statement by the MFA of Armenia on the establishment of humanitarian truce. 17 October, 2020. Disponible en: https://www.mfa.am/en/interviews- articles-and-comments/2020/10/17/cf/10537 Consultado 19/10/2020.

16 “Trêve humanitaire Arménie – Azerbaïdjan Publié”, Elysée, 17 Octobre 2020. Disponible en: https://www.elysee.fr/emmanuel-macron/2020/10/17/treve-humanitaire-armenie-azerbaidjan Consultado 19/10/2020.

17 Se corresponde con la iniciativa de la Franja y Ruta de la Seda, que en el idioma inglés se traduce por la iniciativa One Belt, One Road.

18 BOYAJIAN, David. “Why Russia Needs Armenia and Vice Versa”, The Armenian Weekly, February 5, 2019. Disponible en: https://armenianweekly.com/2019/02/05/why-russia-needs-armenia-and-vice-versa/ Consultado 20/10/2020.

19 Geoполитика.ru. “Escalada En Nagorno-Karabaj: Un Punto De Vista Eurasiático”. 29.09.2020. Disponible en: https://www.geopolitica.ru/es/article/escalada-en-nagorno-karabaj-un-punto-de-vista- eurasiatico Consultado 19/10/2020.

20 COURMONT, Barthélémy. “Le Haut-Karabakh, un enjeu pour Pékin”, IRIS, 8 octobre 2020. Disponible en: https://www.iris-france.org/150434-le-haut-karabakh-un-enjeu-pour-pekin/ Consultado 19/10/2020.

21 “Macron criticises Turkey's "warlike" rhetoric on Nagorno-Karabakh”, Reuters, September 30, 2020. Disponible en: https://www.reuters.com/article/us-armenia-azerbaijan-france-idUSKBN26L19R Consultado 19/10/2020.

22 SOYLU, Ragip. “Tensions entre Paris et Ankara : «La France est irritée par sa perte d’influence»”, Middle East Eye, 15 juillet 2020. Disponible en: https://www.middleeasteye.net/fr/decryptages/france-turquie- macron-erdogan-tensions-diplomatie-libye-islamisme Consultado 19/10/2020.

23 AHMED,Omar. “It’s a challenge to support Azerbaijan when its government is pro-Israel”, Middle East Monitor, October 8, 2020. Disponible en: https://www.middleeastmonitor.com/20201008-its-a-challenge-to- support-azerbaijan-when-its-government-is-pro-israel/ Consultado 18/10/2020.

24 Президентская библиотека/Biblioteca Presidencial. подписан туркманчайский мирный договор между россией и ираном. окончание русско-иранской войны 1826-1828 гг/ El tratado de paz de Turkmanchay firmado entre rusia e irán. el fin de la guerra ruso-iraní de 1826-1828. Disponible en: https://www.prlib.ru/history/619048 Consultado 19/10/2020.

25 EHRMANN, Maya; KRAUS, Josef; SOULEIMANOV, Emil. “The Iran-Israel-Azerbaijan Triangle: Implications on Regional Security”, Revista Estudos Políticos, 2013, vol. 4, no 7, p. 218.

26 CAFIERO, Giorgio. “Iran's dilemma in Nagorno-Karabakh”, The New Arab, 15 October, 2020. Disponible en: https://english.alaraby.co.uk/english/indepth/2020/10/15/irans-dilemma-in-nagorno- karabakh Consultado 20/10/2020.

27 FAYEZ FARHAT, Mohammad. “North-South Corridor: The Limits of Iranian Power”, Journal for Iranian Studies, Year 2, Issue 7, June 2018. p.26.

28 AVUNDUKLUOGLU, Emin. “Turkey to continue supporting Baku 'with all means'”, Anadolu Agency, 01.10.2020. Disponible en: https://www.aa.com.tr/en/turkey/turkey-to-continue-supporting-baku-with-all- means/1992169 Consultado 20/10/2020.

29 GÖKSEDEF, Ece. Dağlık Karabağ: Türkiye, Azerbaycan'ın askeri kapasitesini geliştirmesinde nasıl rol oynadı?/ Nagorno-Karabaj: ¿Turquía jugó un papel para desarrollar la capacidad militar de Azerbaiyán?, BBC, 2 Ekim 2020. Disponible en: https://www.bbc.com/turkce/haberler-turkiye-54379105 Consultado 20/10/2020.

30 TASTEKIN, Fehim. “Syrian fighters add snarls to tangled south Caucasus”, Al-Monitor, Oct 2, 2020. Disponible en: https://www.al-monitor.com/pulse/originals/2020/10/turkey-russia-syria-fighter-transfers- azerbaijan-armenia.html#ixzz6bQhwxeqj Consultado 20/10/2020.

31 “Armenia: Serzh Sargsyan resignation a blow to Russia foreign policy”, Deutsche Welle. Disponible en: https://www.dw.com/en/armenia-serzh-sargsyan-resignation-a-blow-to-russia-foreign-policy/a-43504304 Consultado 21/10/2020.

32 “Armenian Protest Leader Seeks To Reassure Russia”, Ազատություն, Ապրիլ 27, 2018. Disponible en: https://www.azatutyun.am/a/29196622.html#comments Consultado 21/10/2020.

33 KUCERA, Joshua. “Armenia's "Velvet Revolution" keeps peace with Russia - for now”, Eurasianet, Apr 26, 2018. Disponible en: https://eurasianet.org/armenias-velvet-revolution-keeps-peace-with-russia-for- now Consultado 19/10/2020.

34 Geoполитика.ru. “Escalada En Nagorno-Karabaj: Un Punto De Vista Eurasiático”. Op. Cit.

35 HOVHANNISYAN, Nvard; BAGIRO, Nailia. “Armenian PM warns against any Turkish involvement in conflict with Azerbaijan”, Reuters, 27 de septiembre de 2020. Disponible en: https://es.reuters.com/article/idINKBN26I0ND Consultado 22/10/2020.

36 ЗАЙЦЕВА, Екатерина. “В Кремле заявили, что обязательства ОДКБ не распространяются на Карабах/El Kremlin dijo que las obligaciones de la OTSC no se aplican a Karabaj” Газета.Ru, 07.10.2020. Disponible en: https://www.gazeta.ru/politics/news/2020/10/07/n_15046537.shtml Consultado 26/10/2020.

37 MEJLUMYAN, Ani. “Amid war, Armenians closely watching the signals from Russia”, Eurasianet, Oct 16, 2020. Disponible en: https://eurasianet.org/amid-war-armenians-closely-watching-the-signals-from-russia Cosnultado 22/10/2020.

38 Ibid.

 

39  “Le Premier ministre arménien «convaincu» du soutien de la Russie en cas d'attaque”, Libération,

06.10.20. Disponible en: https://www.liberation.fr/direct/element/le-premier-ministre-armenien-convaincu- du-soutien-de-la-russie-en-cas-dattaque_119963/ Consultado 22/10/2020.

40 RUSTAMOV, Rauf. “Impact of Armenian aggression and global crisis on Azerbaijan”, Daily Sabah. Disponible en: https://www.dailysabah.com/opinion/op-ed/impact-of-armenian-aggression-and-global- crisis-on-azerbaijan Consultado 22/10/2020.

41 SAMADOV, Bahruz. “Azerbaijan’s crowd reawakens with a fury”, OC Media, 17 July 2020. Disponible en: https://oc-media.org/opinions/opinion-azerbaijans-crowd-reawakens-with-a-fury/ Consultado 23/10/2020.

42 Президент Азербайджанской РеспубликиИльхам Алиев/presidente de la República de Azerbaiyán Ilham Aliyev. “Ильхам Алиев выступил на общих дебатах в видеоформате 75-й сессии Генеральной Ассамблеи ООН/Ilham Aliyev habló en el debate general en formato de video de la 75a sesión de la Asamblea General de la ONU”. 24 сентября 2020. Disponible en: https://ru.president.az/articles/40937 Consultado 22/10/2020.

43 “Aliyev: Pashinyan es un hombre de Soros”, Geoполитика.ru, 1 octubre, 2020. Disponible en: https://www.geopolitica.ru/es/news/aliyev-pashinyan-es-un-hombre-de-soros Consultado 22/10/2020.