Najib Mikati, la última esperanza para acabar con la crisis del Líbano

La comunidad internacional ha condicionado el envío de ayuda al país mediterráneo a la formación de un Ejecutivo que pueda implementar reformas
najib-mikati-libano-empresario

REUTERS/STEPHANIE McGEHEE  -   El primer ministro libanés Najib Mikati

El Líbano nombra a su tercer primer ministro en un año. El multimillonario Najib Mikati fue nombrado durante el día de ayer como el nuevo primer ministro del país mediterráneo con el objetivo de poner fin a una crisis que se alarga desde el 2019. Tras una intensa jornada de consultas entre los distintos grupos parlamentarios, líderes políticos y legisladores independientes con el presidente del Líbano, Michel Aoun, para presentar sus apuestas para el cargo de primer ministro, finalmente Mikati, obtuvo el respaldo de 72 diputados de los 118 que conforman el parlamento.

Najib Mikati reunió la mayoría de los apoyos de los principales partidos políticos que conforman el país. Entre los que respaldaron la candidatura del empresario suní se encontraba Saad Hariri, quien había presentado su dimisión el pasado 15 de julio tras haber sido incapaz de llegar a un acuerdo con Aoun para formar un Ejecutivo, o Tammam Salam, primer ministro del Líbano desde 2014 hasta 2016.

saad-hariri-primer-ministro-libano-dimisión
AFP PHOTO/HO/DALATI Y NOHRA - El ex primer ministro designado del Líbano, Saad Hariri

En el bando chií, el multimillonario recibió el respaldo del bloque parlamentario Desarrollo y Liberación, liderado por el partido Amal del presidente del Parlamento, Nabih Berri; así como de Hizbulá. "Hoy, con la aparición de indicios sobre la posibilidad de formar un Gobierno, hemos nombrado a Najib Mikati, lo que refleja la seriedad de nuestro compromiso de formar un gabinete", apuntaló el líder de Hizbulá, Mohammad Raad, tras su reunión con el presidente Michel Aoun como parte de las consultas parlamentarias vinculantes.

El principal escollo para la candidatura de Mikati han sido los partidos cristianos. El partido del presidente del Líbano, Movimiento Patriótico Libre, no apoyó finalmente su candidatura y optó por no nombrar a nadie ante las previsiones de que Mikati obtuviese la mayoría de los votos. Durante su primera entrevista tras haber sido designado primer ministro, Mikati señaló que entendía la posición de los partidos cristianos tras no haberle apoyado en su investidura y que no lo consideraba “algo personal”. 

Asimismo, agregó que su relación con ellos "es excelente y está basada en el respeto". Mikati adelantó que el Líbano está a punto de celebrar elecciones parlamentarias y por lo tanto posee la certeza de que los distintos grupos "me apoyarán desde fuera porque tienen ganas de estar cuatro años en el Parlamento”. El empresario suní, una vez designado primer ministro, tiene la difícil tarea de formar un Ejecutivo que satisfaga a todas las partes y es por ello que desde hoy ha iniciado las consultas con los distintos grupos parlamentarios.

diputado-hizbula-libano
PHOTO/AFP - El representante y diputado libanés de Hezbolá, Mohammed Raad (4º R), camina junto a otros miembros del bloque parlamentario del grupo en el palacio presidencial de Baabda

En su entrevista con el diario libanés en -Nahar, Mikati adelantó que iría al Palacio de Baabda en cuanto terminaran las consultas para "empezar a formar Gobierno". "El presidente de la República, Michel Aoun, se toma en serio la salvación del país. Ambos estamos comprometidos con la Constitución y el acuerdo de Taif", subrayó el nuevo primer ministro. En esta misma línea el empresario suní se ha mostrado partidario de formar un Gobierno “puramente técnico”, lejos de consideraciones políticas, en línea con la propuesta francesa.

El presidente francés, Emmanuel Macron, presentó el pasado mes de septiembre una hoja de ruta cuyo primer punto preveía la creación de un "Gobierno de misión" que pudiera implantar medidas para sofocar la crisis económica que vive el país mediterráneo, la peor desde el fin de la guerra civil en 1990. El Líbano hace frente a una escasez de productos básicos y suministros que ha abocado al país a sufrir apagones diarios de más de ocho horas con más de la mitad de la población viviendo en la pobreza.

hariri-aoun-presidente-ministro-libano
PHOTO/DALATI & HOHRA via REUTERS - El ex primer ministro libanés designado, Saad al-Hariri, se reúne con el presidente libanés, Michel Aoun, en el palacio presidencial de Baabda, Líbano

La comunidad internacional ha condicionado el envío de ayuda al país mediterráneo a la formación de un Ejecutivo que pueda implementar reformas. Incluso la Unión Europea ha acordado crear un régimen de sanciones contra los líderes libaneses que consideran “están bloqueando” la formación de un Gobierno en el Líbano. En el plano internacional, Mikati, resaltó el apoyo de Estados Unidos al país mediterráneo y habló de "garantías internacionales y estadounidenses" para evitar el colapso del país.

"Sentí que la Administración estadounidense no quiere que el Líbano se derrumbe. Ha empezado a prestar asistencia al Ejército libanés, el quinto Ejército extranjero que recibe ayuda de Washington", apuntó Mikati. El nuevo primer ministro ya señaló durante un breve discurso el lunes desde el Palacio de Baabda que contaba "garantías externas", sin las cuales no habría "aceptado esta misión".

manifestantes-libani-beirut
AP/BILAL HUSSEIN - Cientos de manifestantes libaneses se reunieron en el centro de Beirut 

Durante la entrevista a en -Nahar, Mikati también habló sobre la explosión del puerto de Beirut el pasado mes de agosto y expresó que "es un desastre que requiere grandes esfuerzos para ser tratado. Queremos saber la verdad sobre quién trajo el nitrato de amonio". Asimismo, transmitió su confianza en el juez Tarek Bitar, que dirige la investigación oficial sobre la explosión, de quién comentó "es un hombre de conciencia".

La elección de Najib Mikati como primer ministro no ha gustado a todo el mundo. Mikati fue acusado en 2019 de corrupción por lucro ilícito a través de préstamos de vivienda subvencionados y en Trípoli, ciudad natal del empresario, se han sucedido las manifestaciones con motivo de su designación. Asimismo, el domingo por la noche, decenas de personas ya se habían manifestado ante su residencia en Beirut, acusándole de corrupción y nepotismo. Mikati se enfrenta a la difícil tarea de formar un Gobierno que pueda sacar al país de la crisis económica, misión que su antecesor fue incapaz de completar.