Nancy Pelosi formaliza la petición de impeachment

La presidenta de la Cámara de Representantes pide al Comité Judicial que proceda con la investigación sobre el presidente Trump
La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi

FP/ MANDEL NGAN  -   La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi

Los representantes del Partido Demócrata están dispuestos a seguir adelante con el impeachment. Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, ha pedido públicamente al Comité Judicial, sobre quien reposa ahora mismo la investigación, que aplique el mecanismo de impeachment sobre el presidente Donald Trump. La iniciativa llega el día después de que tres expertos en derecho constitucional recomendaran en una audiencia pública la imputación del presidente.

“Es nuestra democracia lo que está en juego”, ha manifestado la congresista por California en su rueda de prensa semanal. “El presidente no nos deja más opción que actuar porque está intentando corromper, una vez más, las elecciones para su propio beneficio. El presidente ha cometido abuso de poder, ha menoscabado nuestra seguridad nacional y ha puesto en peligro la integridad de las elecciones”, ha rematado Pelosi, uno de los rostros más poderosos del Partido Demócrata.

Capitolio de Estados Unidos en Washington, DC
AFP/MANDEL NGAN - Capitolio de Estados Unidos en Washington, DC

En los últimos días, los acontecimientos en torno al impeachment se han precipitado. Este martes, el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, presidido por Adam Schiff, publicó un durísimo informe en el que exponía las conclusiones de los testimonios recogidos tanto en público como en privado. Este Comité ha estado investigando los contactos entre Donald Trump y el presidente de Ucrania Vladimir Zelenski. La institución considera probado que el actual inquilino de la Casa Blanca presionó a su homólogo para que airease los contactos del demócrata Joe Biden con una empresa de gas. Además, según el Comité de Inteligencia, Trump pidió también que se aireasen teorías de la conspiración que vinculaban a la anterior Administración de Kiev, y no a Rusia, con la injerencia en las elecciones de 2016.

Con el demoledor informe recién salido del horno, los demócratas llamaron a tres reputados juristas para que testificasen frente al Comité Judicial de la Cámara, que es quien se encarga ahora de la investigación. Los profesores Feldman, Gerhardt y Karlan, pertenecientes a prestigiosas a las prestigiosas universidades de Harvard, Carolina del Norte y Stanford respectivamente, evaluaron los hechos expuestos en el documento y recomendaron la aplicación del protocolo de impeachment. Señalaron que Trump pudo incurrir en delitos de abuso de poder, soborno, obstrucción al Congreso y obstrucción a la justicia.

Estos antecedentes han llevado, pues, a que Nancy Pelosi formulase la petición formal para continuar con el proceso. En sus propias palabras, lo ha hecho “tristemente, pero con confianza y humildad, con lealtad a nuestros Fundadores y nuestros corazones llenos de amor por Estados Unidos”. Su mensaje ha sido dirigido a Jerrold Nadler. Congresista demócrata por el estado de Nueva York, ocupa el cargo de presidente del Comité Judicial, que debe dilucidar si, finalmente, presenta cargos contra Trump. Por el momento, el calendario no está claro, aunque ya se han anunciado nuevas comparecencias públicas para el lunes de la semana que viene.

El presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler
REUTERS/SAUL LOEB - El presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler

Las reacciones desde el bando republicano no han tardado en producirse. En su cuenta de Twitter, el presidente ha vuelto a negar cualquier delito en las llamadas con Zelenski y ha tildado a los demócratas de ser “izquierdistas radicales”. También ha atacado personalmente a Pelosi: “Ha sufrido un ataque de nervios”. Asimismo, Stephanie Grisham, secretaria de Prensa de la Casa Blanca, ha calificado el nuevo movimiento de sus rivales políticos como “vergonzoso”, al tiempo que ha resaltado los logros del actual Ejecutivo en materia económica y de creación de empleo.

Es probable que Trump acabe siendo imputado, puesto que los demócratas disfrutan en el Comité Judicial de una holgada mayoría. De ser así, el procedimiento volvería a la Cámara de Representantes. La cámara baja del Congreso debería, entonces, aprobar por mayoría simple si el procedimiento continúa; un escenario probable, pues el hemiciclo también está dominado por los demócratas. Finalmente, la última palabra la tendría el Senado, que tendría que votar el cese del presidente. Este último supuesto es bastante menos probable; la cámara alta continúa dominada por el Partido Republicano y, además, es necesaria una mayoría cualificada de dos tercios para llevar a efecto la moción. Para asegurarse el éxito se necesitarían 67 votos afirmativos; los demócratas solo cuentan con 45 senadores.