Nasser Bourita habla sobre las relaciones entre Argelia y Marruecos: “No son demasiado buenas”

La cuestión saharaui y el establecimiento de bases militares por parte de ambos países cerca de la frontera siguen tensando las relaciones entre Rabat y Argel
Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores del Reino de Marruecos

PHOTO/REUTERS  -   Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores del Reino de Marruecos

Desde hace más de 20 años, no hay día que pase en el que tanto la prensa argelina como la marroquí no hablen del asunto de las fronteras argelino-marroquíes. Entre Argel y Rabat persiste una relación de tira y afloja que choca en el escenario diplomático por la cuestión del Sáhara, un enclave marroquí ocupado por España hasta 1975 y, desde su desocupación, objeto de disputas entre los separatistas del Polisario, apoyados por Argelia, y Marruecos.

Durante los últimos meses, varios proyectos vinculados al sector armamentístico marroquí, junto con el establecimiento de una base militar argelina cerca de la frontera que separa a ambos países, aumentaron las tensiones entre Rabat y Argel.

El pasado domingo, en una entrevista a la cadena Sky News Arabia, el jefe de la diplomacia marroquí, Nasser Bourita, comentó las relaciones entre ambos países vecinos. El ministro afirmó que Marruecos ha propuesto el diálogo con las autoridades argelinas y recordó que ya en 2018, el rey Mohamed VI envió un mensaje para invitar a Argelia a un “diálogo directo y franco”, para poner fin a los problemas entre ambos países, según recogió el portal web Observ Algerie.

“Marruecos siempre ha abogado por la política de buena vecindad con todos sus vecinos”, señalaba Bourita, y prueba de ello son “las buenas relaciones que Marruecos mantiene con sus vecinos del Norte (España) y del Sur (Mauritania)”.

El diplomático reconoce, sin embargo, que las relaciones entre Marruecos y Argelia siguen siendo complicadas. Por otra parte, espera "verlas mejorar para que estén a la altura de la historia de los dos países y de sus respectivos pueblos".

El portal argelino Observ Algerie recuerda que el jefe de Estado argelino, Abdelmadjid. Tebboune, envió recientemente un mensaje a su homólogo en Marruecos, hablando sobre la cuestión saharaui. El presidente argelino afirmó que “la política de un hecho consumado es inútil. Ya han pasado 45 años sin que se encuentre una solución”, recordando que “el referéndum de autodeterminación es el único resultado”.

Tebboune, jefe de Estado argelino
PHOTO/REUTERS-Tebboune, jefe de Estado argelino

El pasado 4 de julio, el presidente de Argelia afirmó durante una entrevista con France24 que “cualquier iniciativa positiva por parte del Reino sería bienvenida” para aliviar las tensiones entre estos dos países.  Un día después y con motivo del 58º aniversario de la independencia de Argelia, el rey Mohamed VI envió un mensaje a Abdelmadjid Tebboune, reafirmando “la solidez de los lazos de hermandad que unen a los pueblos argelino y marroquí”, según informó la agencia de noticias MAP

Bourita apoya el diálogo inter-libio

Además de la cuestión argelina, el ministro Bourita también habló durante la entrevista con Sky News Arabia del tema libio.

La política exterior adoptada por el Reino, bajo el liderazgo del Rey Mohamed VI, "se basa en la claridad, la ambición y la transparencia con cualquier país", dijo Bourita.

"Marruecos ha interactuado con la voluntad de los libios de dialogar, y ellos mismos eligieron reunirse en Bouznika", subrayó, agregando que el Reino apoya una solución pacífica al expediente libio, el fin de la injerencia extranjera y la unidad del país.

Bourita durante la mesa de diálogo intra-libio celebrada en Marruecos
PHOTO/Bourita durante la mesa de diálogo intra-libio celebrada en Marruecos

Por otra parte, el ministro repasó los resultados obtenidos durante las sesiones del diálogo inter-libio en Bouznika, especialmente los acuerdos alcanzados sobre los criterios y los mecanismos para ocupar los puestos de soberanía, previstos en el artículo 15 del Acuerdo político libio de Skhirat, firmado en diciembre de 2015.

A principios de octubre iban a reanudarse las conversaciones de Bouznika, pero Abdelkader al-Hawaili, miembro destacado del Consejo de Estado, anunció a finales de septiembre que la mesa de diálogo libio se ha pospuesto de forma indefinida, al parecer por un conflicto de agenda entre las partes. 

El objetivo de estas nuevas rondas de negociaciones está enfocado en "los mecanismos de nombramiento" de los siete cargos más importantes del Estado. Este diálogo entre las facciones libias, representadas por el Parlamento y el Consejo de Estado respectivamente, está estipulado en el acuerdo político libio firmado hace cinco años.

El titular de la cartera de Exteriores marroquí señaló que existen continuos esfuerzos para poner fin a la crisis en Libia, y destacó que la solución a la crisis en el país norteafricano debe ser decidida por los propios libios, bajo los auspicios de Naciones Unidas. 

“El Reino está listo para brindarles a los libios un espacio para discutir de acuerdo con su voluntad y los aplaudirá independientemente del resultado”, dijo Bourita a principios de septiembre.