Navantia firma un contrato con Australia y pone la vista sobre el mercado del Golfo Pérsico

 -  

Por Dunia Gattiui 
Foto: El buque de aprovisionamiento de combate (BAC) 'Cantabria'. 
 
Navantia, la compañía  pública dedicada a la construcción naval militar creada en 2005, firmó un contrato con la DMO de Australia para la realización de la RRDS (Risk Reduction Desing Study) del buque logístico AOR australiano, denominado programa SEA1654,  según informó la empresa perteneciente al grupo industrial propiedad del Estado SEPI. El contrato, que tendrá un duración aproximada de ocho meses, pretende analizar el diseño del buque de aprovisionamiento de combate (BAC) 'Cantabria', construido por Navantia para la Armada Española, frente a los requisitos específicos australianos. La compañía presidida por José Manuel Revuelta señaló que con esta fase de estudio se inicia el proceso de adquisición de dos buques logísticos AOR por parte del Gobierno australiano. Navantia fue preseleccionada, junto a la empresa surcoreana DSME, como posible suministrador de los barcos. Tras esta fase, el Gobierno australiano iniciará la etapa final mediante una solicitud de oferta para la construcción de los buques.  En el mercado australiano, Navantia entregó recientemente el 'Canberra', primero de los dos buques anfibios ALHD construidos por la empresa española y BAE Systems. Además, el BAC 'Cantabria', entregado por Navantia en 2010, estuvo desplegado durante varios meses en Australia con la misión de integrarse y operar junto a la Royal Australian Navy (RAN). Navantia tiene la vista puesta en varios países árabes del Golfo Pérsico. Los ricos Estados petroleros de esa región son un buen mercado para Navantia y otras empresas extranjeras. Esta región se han convertido en la llave que puede garantizar el futuro más inmediato de la compañía española. Es por este motivo que Navantia  ha redoblado sus acciones comerciales con los gobiernos de países del Golfo para captar alguno de los contratos que están en juego y por los que pujan también Estados como Francia, Alemania y Holanda. Navantia se colocó entre las cuatro empresas seleccionadas para la construcción de  11 buques para la Marina de Catar. Este suculento contrato para construir patrulleras para Catar podría ascender a  3.000 millones de euros. Se trata de cuatro corbetas, seis patrulleros y un buque de apoyo logístico. Este contrato sería clave para los astilleros gaditanos, especializados en la fabricación de estos buques. Esta buena posición  le llevó a Navantia a pisar el acelerador y mantener contactos con Arabia Saudí para construir 10 fragatas de última generación. Además,  la compañía y la Armada española  realizaron una ruta comercial por los Emiratos Árabes Unidos (EAU) presentando al 'Relámpago', uno de los cuatro Barcos de Acción Marítima (BAM), construidos en el astillero de San Fernando (Cádiz).  
 
El papel de la Casa Real 
Según diversas informaciones, la Casa Real española medió en estos  asuntos empresariales. La estrategia de Navantia es  una ofensiva económica  en toda regla  en el Golfo Pérsico para cazar contratos. Así, la fragata más moderna de la Armada española, la 'Méndez Núñez', visitó el puerto de Jeddah (Arabia Saudí) para que los jefes de la Marina de ese país árabe comprobaran las capacidades del buque fabricado en los astilleros de Navantia. El contrato de Arabia Saudí sería un espaldarazo a las plantas gallegas de Ferrol y Fene, especializadas en la fabricación de fragatas, corbetas y portaaviones.  Don Juan Carlos, que siempre ha mantenido relaciones muy estrechas con las familias reales de Arabia Saudí y otros países del Golfo, desempeñó un papel muy activo en la presencia económica española en esta rica región del planeta. El rey Felipe VI  piensa seguir la misma estrategia que su padre. Siendo todavía rey, don Juan Carlos realizó este año un vista oficial de naturaleza eminentemente económica y empresarial a varios países del Golfo. Acompañaron a don Juan Carlos ministros y altos cargos políticos y dirigentes de grandes empresas multinacionales españolas como Navantia, Abengoa, ACS, Airbus, Cadagua-Ferrovial, Cepsa, Constructora San José, FCC, Indra, Ineco,  OHL, Sener, Técnicas Reunidas y Typsa. El sector de la industria naval hizo parte del programa real y gubernamental. En este sentido, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, se mostró particularmente satisfecho con el éxito empresarial español conseguido en Kuwait. Ambos países firmaron un memorando sobre colaboración militar y de inteligencia. Según fuentes oficiales, los kuwaitíes mostraron su interés, sobre todo, en el modelo de corbeta BAM  que fabrica Navantia.