PUBLICIDAD

Iberdrola

Nazarbáyev dimite como presidente de Kazajistán tras casi tres décadas en el cargo

 -  

Raúl Redondo

Pie de foto: El ex presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev, asiste a una ceremonia de juramento antes de que Kazim-Zhomart Tokáyev sea nombrado como presidente interino de Kazajistán durante una sesión conjunta de las cámaras del parlamento en Astaná, Kazajistán. REUTERS/Mukhtar Kholdorbeko

El presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev, presentó su dimisión a través de un mensaje a la nación emitido por la televisión del país centroasiático. "He tomado la decisión de poner fin al ejercicio de mis facultades como presidente", dijo Nazarbáyev durante su intervención televisiva

El expresidente, de 78 años, llegó al poder de lo que era la república soviética de Kazajistán en 1989, enmarcada en el seno de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), y, una vez proclamada la independencia en 1991, asumió la Presidencia de lo que es el país más grande de Asia Central, para la cual fue reelegido en varias ocasiones desde entonces, la última en 2015, cuando logró más del 97% de los votos. Su mandato expiraba en abril de 2020.

“Este año se cumplirán 30 años desde que ostento este alto cargo. El pueblo me dio la oportunidad de ser el primer presidente de un Kazajistán independiente”, aseguró Nazarbáyev. Tras este paso, el dirigente centroasiático pasará a ejercer su cargo de jefe del Consejo de Seguridad de Kazajistán, un órgano consultivo, aunque con mucha importancia en el país, y la presidencia será asumirá provisionalmente por el líder del Senado, Kazim-Zhomart Tokáyev. “Según la legislación, en caso de cese de las facultades del presidente, sus obligaciones las asume el presidente del Senado”, explicó Nazarbáyev, quien, en cualquier caso, seguirá dirigiendo el partido oficialista Nur Otan.

El anuncio de Nazarbáyev se produjo poco tiempo después de que prescindiese de su equipo de Gobierno, del que dijo que no había logrado las reformas económicas necesarias. “En muchas áreas de la economía, a pesar de la adopción de muchas leyes y decisiones gubernamentales, no se han logrado cambios positivos”, aseveró el expresidente. Todo ello en un contexto algo problemático para la nación por la bajada en los precios de los hidrocarburos, que es el gran negocio nacional.

En mayo de 2010 fue proclamado líder político con inmunidad vitalicia, por lo que no puede ser detenido ni procesado por actos cometidos en activo o ya alejado del ejercicio del poder.

Larga trayectoria desde el comunismo hasta la era postsoviética.

Nazarbáyev es uno de los mandatarios más respetados de todo el espacio postsoviético, ya que convirtió a su país en una de las locomotoras económicas de la región. Kazajistán es uno de los países más ricos en petróleo y su longevo presidente supo aprovechar esta cuestión para potenciar la posición de su país en el plano internacional.

Aunque algunos le ven como un héroe que situó en el mapa a Kazajistán, otros le definen como un tirano megalómano que ha hecho del país kazajo su ‘cortijo’ particular. Lo cierto es que la efigie de Nazarbáyev aparece en multitud de espacios de la capital kazaja, Astaná y el resto de las ciudades del país. Desde aeropuertos, calles, escuelas hasta plazas y todo tipo de lugares públicos llevan el nombre de Nursultán Nazarbáyev, auténtico hombre fuerte de Kazajistán desde hace tres décadas.

Nazárbayev tiene sus orígenes políticos en la antigua URSS como líder del Partido Comunista kazajo entre 1980 y 1991, año en el que cayó la Unión Soviética y en el que Kazajistán nació como Estado independiente, siendo Nazarbáyev el único aspirante que se presentó como candidato presidencial en las primeras elecciones libres tras la independencia kazaja. Tras erigirse como presidente del país emitió un decreto para alargar el plazo de su mandato, que estaba en cuatro años, hasta otros siete más. Además, el Parlamento kazajo aprobó eliminar la prohibición a cualquier candidato de presentarse para más de dos mandatos y le dio autorización a Nazarbáyev para gobernar indefinidamente.

Desde entonces, fue ganando todos los procesos electorales con más del 90% de los votos a favor, lo que siempre ha despertado la sospecha entre la comunidad internacional, tras las denuncias de opositores de fraude en los comicios.

Después de alzarse con el poder, Nazarbáyev fue aplicando diversas políticas para reformar la economía, lo que aumentó exponencialmente la inversión directa, a la vez que también crecía enormemente su fortuna personal.

También implementó férreas políticas de control estatal, lo que le posibilitó atar en corto un país multiétnico, dentro de un entorno geográfico en el que se han dado multitud de enfrentamientos étnicos.

En este sentido, también ha recibido acusaciones de ciertos tintes dictatoriales, rayando la megalomanía. Organizaciones como Amnistía Internacional o Reporteros Sin Fronteras siempre han cuestionado los abusos de fuerza contra opositores y la falta de libertad de expresión en Kazajistán, donde los medios de comunicación e internet están controlados por el Estado.

Desde la oposición también se ha criticado la megalomanía del líder que ha regido los designios de Kazajistán durante las tres últimas décadas. Nazarbáyev ha ido poblando el país durante todo este tiempo de construcciones e infraestructuras desproporcionadas, donde también figuraba en muchos casos el culto a la personalidad del ya expresidente. Un gran ejemplo es el de la capital, Astaná, la cual ordenó construir desde cero cuando decidió retirar la capitalidad a la ciudad de Almaty para dársela a lo que se convertiría en la nueva urbe referencia del país, al norte del territorio kazajo, lo que ha convertido a Astaná en la segunda capital más fría del mundo, sólo superada por Ulán Bator, en Mongolia.

A partir de ahí se citó a varios renombrados arquitectos para formular la nueva capital con auténticas obras megalíticas como Khan Shatyr, centro de entretenimiento que alcanza los 150 metros de altura que constituye la mayor carpa del mundo, enmarcada en lo que ha considerado como uno de los proyectos de urbanización más caros de la historia. Otra de las medidas controvertidas y para la posteridad fue la orden de cambiar de alfabeto, un proyecto para sustituir el cirílico propio de la órbita rusa y exsoviética por un nuevo alfabeto basado en el latino.

Alianzas globales

Nazarbáyev siempre ha sabido moverse dentro del ámbito internacional y diplomático. Así, al tiempo que mantuvo buenas relaciones con el Kremlin, centro de poder de Rusia, forjó una estrecha cooperación con los países occidentales, muy interesados en los ingentes recursos energéticos del país, bañado por el mar Caspio, así como con China. Se puede decir que la Kazajistán de Nazarbáyev se ha llevado bien con todo el mundo prácticamente.

Pie de foto: Mapa de Kazajistán. El presidente Nursultán Nazarbáyev anunció su renuncia el martes, después de 29 años en el cargo.

Sin ir más lejos tiene estrechos vínculos con polos tan antagónicas como EEUU y la Unión Europea, por un lado, y Rusia y China, por otro. Desde 2001 Kazajistán es un firme aliado de Estados Unidos por el apoyo estratégico durante la guerra de Afganistán. El propio Nazarbáyev es el único presidente de un país de Asia Central que se ha reunido con todos los presidentes que ha tenido Estados Unidos (con algunos en más de una ocasión) en lo que va de siglo XXI.

La situación geoestratégica de Kazajistán le hace un país muy valioso en el plano internacional. Su ubicación entre Rusia, China, Turkmenistán, Uzbekistán y Kirguistán le hace aparecer como un corredor indispensable entre Asia Oriental y Oriente Medio. En este marco, su demarcación le hace tener gigantescas reservas de gas, wolframio, zinc o plata, además de los ingentes recursos petroleros ya referidos. Además, es el principal exportador de uranio a nivel internacional. Todo ello hace de Kazajistán una nación para tener en cuenta, siendo una economía puntera dentro de las antiguas repúblicas socialistas soviéticas.