Netanyahu se queda sin opción de formar Gobierno en Israel

El primer ministro israelí, que recibió en abril el mandato del presidente Reuven Rivlin para formar Gobierno, no logró reunir una mayoría de 61 diputados
El mandato de Netanyahu para formar gobierno tras unas elecciones no concluyentes expiró el 5 de mayo de 2021, dando a sus rivales la oportunidad de tomar el poder y poner fin al mandato récord del divisivo primer ministro AFP/ DEBBIE HILL

AFP/ DEBBIE HILL  -   El mandato de Netanyahu para formar gobierno tras unas elecciones no concluyentes expiró el 5 de mayo de 2021, dando a sus rivales la oportunidad de tomar el poder y poner fin al mandato récord del divisivo primer ministro

Parece que nada ha cambiado en el panorama político del Estado judío. Cuando el pasado 6 de abril recibió el encargo de formar Gobierno por sexta vez en su dilatada carrera política, tras semanas de intrigas, discusiones en los pasillos y rumores a veces contradictorios, el primer ministro más longevo de la historia de Israel no logró reunir una mayoría de 61 diputados para formar un ejecutivo viable. Poco antes de la medianoche, Benjamín Netanyahu informó a la presidencia de que no podía formar Gobierno y, por tanto, devolvía el mandato al presidente, Reuvén Rivlin.

El político israelí Naftali Bennett, líder del partido de derecha 'Nueva Derecha', habla con sus partidarios después de los primeros resultados de la encuesta a pie de urna para las elecciones parlamentarias israelíes en la sede de su partido en Petah Tikva AP/TSAFRIR ABAYOV
AP/SEBASTIAN SCHEINER-Yair Lapid, líder del partido Yesh Atid

En las últimas semanas, el bloqueo en el panorama político israelí es, una vez más, una realidad. Netanyahu ha intentado formar un "Gobierno de derechas" contando con sus aliados en los partidos ultraortodoxos, las formaciones de derechas como Yamina, liderada por Naftalí Benet, con 7 escaños y del Partido Sionista Religioso, con 6 escaños, fuertemente racista y antiárabe, no ha conseguido atraer a más socios de los tradicionales, con las negociaciones estancadas desde hace semanas. Pero incluso con la suma de estos apoyos, su resultado político se quedó en 59, a dos diputados de la mayoría parlamentaria. Para intentar alcanzar este umbral, el primer ministro trató sin éxito de repatriar a los miembros de la franja de derecha que habían abandonado el partido Likud de Netanyahu para formar el partido conservador "Nueva Esperanza", y cortejó al partido islamista Raam liderado por Mansour Abbas con 4 escaños, hecho que enfureció a la extrema derecha cerrando las puertas a una posible unión entre los partidos islamistas y judíos religiosos de Israel.

El presidente israelí, Reuven Rivlin, asiste a una reunión de consulta con los representantes de los partidos elegidos para el parlamento (Knesset) AFP/ AMIR COHEN
AP/TSAFRIR ABAYOV-El político israelí Naftali Bennett, líder del partido de derecha 'Nueva Derecha', habla con sus partidarios después de los primeros resultados de la encuesta a pie de urna para las elecciones parlamentarias israelíes en la sede de su partido en Petah Tikva

Israel se encuentra a las puertas de unas quintas elecciones. Si Netanyahu no logra el aval de la mayoría absoluta de la Cámara, el presidente del Estado de Israel, Reuven Rivlin, tiene la opción de encargar al centrista Yair Lapid, líder del segundo partido más votado el Yesh Atid, con 17 escaños, la formación de un Gabinete de amplia coalición. Lapid- que tampoco tiene una mayoría clara- encabeza el “bloque del cambio”, una amalgama de más de siete formaciones de ideología muy diversa que van de la ultraderecha, centro e izquierda, pero están unidas en su oposición a Netanyahu. Con todo, las extremas diferencias parecen una dificultad para formar una colación opositora, dado que requiera el apoyo de al menos un partido árabe al mismo tiempo que de una o dos formaciones de extrema derecha sionista.

El político árabe israelí, líder de la Lista Árabe Unida, Mansour Abbas AFP/ABIR SULTAN
AFP/ AMIR COHEN-El presidente israelí, Reuven Rivlin, asiste a una reunión de consulta con los representantes de los partidos elegidos para el parlamento (Knesset)

La esfera política de Israel es más que convulsa, la composición de una coalición es una carrera de obstáculos constante, una vez reunidos los votos claramente "anti-Netanyahu" de la izquierda, el centro y la derecha, con una mayoría justa en el Parlamento (Knéset), con 51 diputados este "bloque del cambio" puede aspirar a controlar la presidencia de la Cámara. Pero, necesitaría reunir otros 10 escaños de partidos árabes (10 elegidos en total) o de la formación de derecha radical Yamina, liderada por Naftali Bennett, pese a tener solo siete escaños, es un actor clave que podría decantar la balanza a favor de Netanyahu o sus opositores, y durante este tiempo ha negociado también con el bloque opositor que lidera Lapid y congrega una amalgama de partidos, de ultraderecha a centroizquierda, contrarios al actual primer ministro.

El político árabe israelí, líder de la Lista Árabe Unida, Mansour Abbas AFP/ABIR SULTAN
AFP/ABIR SULTAN-El político árabe israelí, líder de la Lista Árabe Unida, Mansour Abbas

Hasta ahora, ni el bloque de Netanyahu ni el opositor garantizan una mayoría absoluta de 61 diputados de los 120 del Parlamento israelí necesarios para crear Gobierno de colación. La sorpresa fue cuando el partido Likud de Netanyahu pretendió llevar al Comité parlamentario una propuesta legislativa para permitir unas elecciones directas a primer ministro, lo que daría al actual jefe de Gobierno más posibilidades de renovar el cargo, ya que su formación fue la más votada en marzo. Además, consiguió sacar adelante una propuesta para aceptar en trámite parlamentario la legalización de colonias judías en Cisjordania ocupada, que arrastró el apoyo de sus alineados ideológicos, que hasta ahora se oponen a formar un Gobierno de coalición con Netanyahu.

El ministro israelí de Transporte, Bezalel Smotrich (izquierda), y el ministro de Educación, Rafi Peretz (derecha), asisten al lanzamiento del partido político "Yemina" el 12 de agosto de 2019 en la ciudad israelí de Ramat Gan AFP/ JACK GUEZ
AFP/ JACK GUEZ-El ministro israelí de Transporte, Bezalel Smotrich (izquierda), y el ministro de Educación, Rafi Peretz (derecha), asisten al lanzamiento del partido político "Yemina" el 12 de agosto de 2019 en la ciudad israelí de Ramat Gan

Pero una vez reunidos los votos claramente "anti-Netanyahu" de la izquierda, el centro y la derecha, el contador de este "bloque del cambio" se detiene en 51 diputados. Por tanto, necesitaría reunir otros 10 escaños de partidos árabes o de la formación de derecha radical Yamina, a quien Netanyahu llegó a ofrecer el lunes, sin éxito, el puesto de primer ministro en una rotación de poder. Benet, con sus 7 escaños podría decantar la balanza, pero no alcanzó un acuerdo con Netanyahu y rechazó la propuesta de ocupar la jefatura de Gobierno durante el primer año, en virtud de un acuerdo de rotación. Ahora podría apoyar a Lapid, que si recibe el mandato tendrá la difícil tarea de agrupar a un variopinto conjunto de partidos con planteamientos casi contrapuestos. 

Si la oposición consigue formar Gobierno, quedará atrás una página de la historia de Israel con la salida de Benyamin Netanyahu, que ha pasado los últimos 12 años en el poder. Si no, los israelíes se arriesgan a volver a las urnas por quinta vez en poco más de dos años. Ante todo, el panorama político de Israel es incierto y parece que seguirá marcado por la incertidumbre.