Nida Alahmad: “El petróleo tuvo y tiene un papel formativo en la forma de hacer política”

La profesora de política y de relaciones internacionales, Nida Alahmad, explica la relación existente entre el petróleo y los conflictos en la región
nida-alahmad

 -  

La jordana Nida Alahmad es un referente en el ámbito de las relaciones internacionales. Su trabajo, centrado en la construcción del Estado como forma de experiencia e ingeniería política y su conexión con las formas de producción de conocimiento académico, ha sido capaz de esgrimir las claves de la conformación de Irak como Estado, así como el papel que jugado el petróleo en su configuración.

Asimismo, ha trabajado en el Comité para la Protección de los Periodistas y el Centro Internacional para la Justicia Transicional, siendo posteriormente galardona con el premio Frieda Wunderlich Memorial de la New School por la presentación de su tesis.

¿Cree que el petróleo es una de las principales razones por las que los Estados entran en guerra? 

No creo que sea la principal causa, pero el petróleo es un facilitador de la guerra. La hace mucho más destructiva. Puede permitir que los conflictos se prolonguen durante más tiempo debido a la riqueza que el petróleo da.

Mucha gente ha escrito sobre los petrodólares y cómo se utilizan para comprar armas y eso es un gran negocio en Oriente Medio. El petróleo es una de las mayores compras de Europa y de Estados Unidos y la propia militarización de la región está siendo financiada por el dinero que se obtiene del petróleo.  Aun así, no creo que los países que compran estas armas vayan a la guerra debido a este motivo, pero sí que financia los conflictos. Por ejemplo, en la guerra de Yemen, todas las armas fueron posibles debido al “oro negro”.

nida-alahmad

Si no fuera por el petróleo la guerra habría terminado mucho antes y tal vez me equivoco, pero algunas personas tienen la hipótesis de que se alentó a seguir a dos estados muy poderosos del mercado del petróleo, en este caso Irak e Irán, algo que interesa a los saudíes.

En la invasión de Irak en 2003 hubo muchas manifestaciones que rechazaban la presencia de Estados Unidos y su invasión dudo que estuviese motivada por poder acceder al petróleo iraquí.  El petróleo puede ser un factor, pero no es la razón principal. Aun así, sí que creo que el efecto destructivo del petróleo en la región ha permitido esta militarización y que se produzcan más guerras. 

¿Qué podría significar la transición hacia las energías renovables para un conflicto internacional? 

Todavía no estamos en un entorno post-petróleo y no creo que esté claro que dispongamos de las tecnologías necesarias para pasar a las energías renovables de forma total. 

En el periodo de transición, en cierto modo, la región está posicionada en un lugar muy fuerte. El petróleo que sale de la región es relativamente limpio y, por tanto, medioambientalmente es menos dañino extraerlo que otras formas no convencionales de petróleo, así que en cierto sentido la región está posicionada para que el petróleo sea relevante durante mucho tiempo. 

¿Hay una relación entre los combustibles no renovables y los combustibles renovables con el desarrollo de los conflictos de Oriente Medio? 

Creo que lo que está cambiando ahora son los consumidores de los combustibles fósiles. Durante mucho tiempo históricamente, a menudo asociamos a Occidente, Estados Unidos y Europa como los mayores consumidores de combustibles fósiles y eso ha definido su relación con Oriente Medio a los ojos de muchas personas.

nida-alahmad

China y la India se están convirtiendo en grandes potencias en este campo. Están consumiendo más petróleo, así que creo que este cambio en el equilibrio en el tipo de poder global y en la relación con la energía está más conectado a quién está consumiendo. La transición aún no está ahí, pero si que hay un cambio en los consumidores y en los fines para los que se emplea.  

Ahora China está financiando e invirtiendo en varios países africanos para promover plantas petroleras. ¿Cómo cree que reaccionará Estados Unidos ante esto? 

En realidad, no lo sabría decir ya que las industrias del petróleo se han convertido en un problema de carácter internacional. Creo que mucha gente todavía está atascada y podría ser esencialmente de esta forma si las grandes compañías petroleras son las que dominan el mundo, pero eso ya no es así. Hay grandes compañías petroleras que también son grandes Estados petroleros y han iniciado su propia carrera.

La competencia por el petróleo ya no es tan feroz como lo era antes. Estados Unidos y China ahora mantienen la competencia por la hegemonía mundial con la financiación del comercio, pero creo que ahora el acceso a la energía no es un problema para nadie.

nida-alahmad

Hay un nuevo libro que se llama Oil Craft donde básicamente el autor defiende que el petróleo nunca fue una buena razón para ir a la intervención militar. Así que no es un problema entre dos países. Creo que la competencia es realmente por el acceso al comercio y a la influencia política pero el acceso físico al petróleo ya no es un problema.
 
¿Cómo valoraría la explotación actual petrolera en Oriente Medio?

A pesar de que vivimos en el siglo XXI, la explotación es abundante y está empeorando, y ves que en todas partes la gente tiene cada vez menos capacidad para reclamar sus derechos como seres humanos. Hay una crisis en todo el mundo, desgraciadamente es el estado de las cosas. 

¿Por qué decidió investigar sobre las relaciones del petróleo con los conflictos?

En 2003 fui a Irak después de la invasión y estuve entrevistando a la gente sobre la justicia transicional, sobre lo que querían que pasara con el régimen anterior y antes de la insurgencia. Había gente que tenía esperanza así que me fascinó esta idea del Estado como algo que reconocemos como personas. No como académicos, ni como políticos, sino como personas que viven. 

Me hice varias preguntas: ¿Qué es el Estado? ¿Cómo funciona? Y busqué en el contexto de Irak, porque en realidad es un país muy fascinante para ver cómo se ha consolidado el Estado y entender cómo el petróleo e Irak van de la mano. Así que empecé a aprender más sobre el petróleo y las economías petroleras y sobre la política que lo rodea a través de mi estudio sobre la consolidación del Estado.

Creo que hay una sobreestimación del papel que juega el petróleo. A veces la gente empieza a hablar de estos países, especialmente los poscoloniales en el sentido de que se establecieron en el periodo poscolonial como si las historias de los países sólo empezaran a partir del petróleo. 

nida-alahmad

Sin embargo, el petróleo tuvo y tiene un papel formativo en la forma de hacer política. En Irak, en los años 50 y 70, el gobierno recibió muchos ingresos del petróleo por diversas razones. Aquí es cuando se ve una correlación con la expansión del desarrollo, educación e infraestructuras.

El aspecto destructivo del petróleo en el estado de Irak son las guerras. Son muy destructivas y sólo fueron posibles gracias a la financiación que el petróleo ha permitido. 

Estados Unidos ha anunciado que va a retirar su ejército de Irak. No tenemos todavía una fecha concreta, pero en Afganistán acabamos de verlo. ¿Cómo cree que la salida del Ejército puede afectar al futuro del país?

Hay una diferencia cualitativa entre Irak y Afganistán porque la presencia estadounidense en Irak ha sido insignificante durante mucho tiempo. En este sentido, la influencia iraní ha sido más fuerte en Irak que la estadounidense. Por lo tanto, creo que la salida estadounidense no va a suponer una gran diferencia.

Realmente la política iraquí está muy influenciada por la presencia iraní. Su influencia por sí misma ya es en sí muy fuerte y visible.

¿La presencia de Irán en Irak puede ser un peligro para la seguridad internacional?

Lo peor de todo es que Irán es uno de los muchos países de la región que buscan la hegemonía y la influencia regional, y los saudíes son otro de ellos. 

Así que este es un juego por la hegemonía y la influencia regional y Oriente Medio es uno de estos lugares que históricamente ningún país ha sido capaz de dominar durante mucho tiempo.  El peor desastre de la influencia iraní no es para la región, sino para el pueblo iraquí, que quiere la independencia y quiere tener la capacidad de dirigir su propia política.