Nomura alarma sobre el inminente apocalipsis bursátil

Asegura que a final de agosto o principios de septiembre se producirá una segunda oleada de ventas
Bolsa de Nueva York

Wall Street La firma japonesa anticipa que una recesión autocumplida puede estar en camino  -  

Nomura considera que lo peor está por venir en el mercado de valores estadounidense. La sociedad japonesa alerta sobre una segunda oleada de ventas de acciones, que podría producirse a finales de este mes o principios de septiembre. Como si de una réplica del efecto Lehman se tratara, el analista macro Masanari Takada considera que los inversores deben estar muy atentos a lo que podría ser un auténtico apocalipsis bursátil. Economía bajo los efectos de la guerra comercial, indicadores que avanzan una recesión, bancos centrales al límite de la utilización de herramientas de corrección, Takada ha lanzado una batería de consejos para sobrevivir a la crisis que viene.

El analista macro japonés se suma a una serie de voces que llevan alertando en las últimas semanas del riesgo de los mercados de deuda y valores en Estados Unidos. Scott Minerd, de la gestora de activos Guggenheim, advertía hace un par de semanas de que la Reserva Federal debía haber subido los tipos de interés, en lugar de bajarlos. No ha sido el único en lanzar las campanas al cielo: el gurú James Rickards alertaba de que los únicos puertos seguros van a ser el oro, el dinero en metálico y los bonos del Tesoro.

Pero ni siquiera la deuda puede ser refugio ya. Takada considera como una señal del apocalipsis bursátil la inversión de la curva de rendimientos entre dos y diez años. Esta circunstancia se ha convertido en un mantra de la crisis para los sesudos intérpretes de los ‘charts’ que operan en Wall Street. La inversión de la curva de tipos se considera como un indicador adelantado de crisis. Y crisis de las gordas.

Correlación

Nomura considera que existe una correlación entre la inversión en el diferencial entre los tipos de dos a diez años y el buen desempeño de las acciones defensivas. Al consejo de compra de este tipo de valores se suma el de no comenzar a comprar títulos a la contra de lo aconsejado hasta ahora. También estima muy probable que los especuladores continúen comprando futuros más allá de los 80.000 dólares de posiciones actuales, con el objetivo de cubrir con futuros las posiciones cortas.

Sobre los tipos de interés también existen recomendaciones. Dejar que los mercados se encarguen de dirigir los próximos movimientos de la Reserva Federal (Fed), el banco central estadounidense. Es probable que los mercados globales presionen cada vez más a la Fed para que reduzca las tasas de interés. “Espere que los actores del mercado de valores apliquen la lectura de ‘las buenas noticias son malas noticias’ a los datos macroeconómicos entrantes de los Estados Unidos”, asegura Takada.

Nomura considera que la inversión en la curva de tipos de los bonos americanos ha puesto fin a la recuperación de las acciones estadounidenses. Y advierte que “el patrón desfavorable en el sentimiento del mercado de valores de EEUU bien podría estar indicando que una recesión autocumplida está en camino”.