Nord Stream 2 y la estima transatlántica

Nuevas perspectivas sobre la geopolítica y la transición energética europea
Atalayar_Energía Europa North Stream

REUTERS/MAXIM SHEMETOV  -   El logotipo del proyecto de gasoducto Nord Stream 2 se ve en una tubería en la planta de laminación de tubos de ChelPipe Group en Chelyabinsk, Rusia

He elegido el tema del Nord Stream 2 porque es muy oportuno: la finalización del proyecto coincide con el ocaso de la "Edad de Oro del Gas". Desde una perspectiva geopolítica y geoeconómica más amplia, conviene recordar que la polarización actual en torno al megaproyecto no es tan útil. ¿Estamos teniendo la conversación correcta sobre Nord Stream 2?

De hecho, propongo que los enormes retos de la transición energética y digital europea requieren una perspectiva más amplia. El suministro de gas del continente no depende únicamente de Rusia. Las oportunidades de Alemania de utilizar Nord Stream 2 en la diversificación de la combinación energética europea son un ejemplo de ello. Desde hace unos años, la incuestionable "comunidad energética occidental" de la era de la posguerra ha sido sustituida por unas relaciones más competitivas entre productores y consumidores de gas a nivel mundial, incluyendo (pero no limitándose a) la bonanza del gas de esquisto de Estados Unidos.

El análisis de esta nueva interacción de intereses en medio de desafíos globales como el cambio climático ofrece las claves para un nuevo diálogo sobre seguridad y soberanía energética. Este diálogo, me gustaría argumentar, podría ser más democrático y estar orientado a los retos compartidos, en lugar de las visiones políticas y comerciales excluyentes.

Crispación de posiciones en torno a Nord Stream 2

Casi ningún proyecto de infraestructura en el continente europeo ha sido más controvertido que el Nord Stream 2. El debate se ha intensificado y ha creado "más calor que luz" y no quisiera entrar aquí en todos los detalles. Las reacciones han sido múltiples, ya que el gasoducto, de 1.230 km de longitud, está a punto de completarse. Duplicará el suministro de gas ruso a Europa hasta 110 BCM.

Atalayar_Energía Europa North Stream
AFP/ODD ANDERSEN - Instalación de aterrizaje del gasoducto Nord Stream 2 en Lubmin, al noreste de Alemania

El proyecto lanzado en 2015 se convirtió en un conveniente punching ball político en la política interna alemana, entre los Estados miembros de la UE, especialmente en Europa del Este, y en el contexto de las cambiantes relaciones transatlánticas. Hay poca comprensión compartida del concepto de "soberanía energética" y de la alineación con la Unión Europea de la Energía. El temor a que Ucrania quede más expuesta a la presión rusa ha agravado estas tensiones.

El proyecto Nord Stream 2 fue sometido a sanciones extraterritoriales por parte de Estados Unidos, lo que generó un aluvión de informes y acciones evasivas por parte de empresas y gobiernos.

Los fundamentos de la UE y las contribuciones alemanas

Me gustaría recordar que los fundamentos para el desarrollo industrial del posicionamiento global de Europa entre Estados Unidos y China van más allá de Nord Stream 2. El nuevo informe de prospectiva estratégica de la UE de octubre de 2020 se centró en la transición dual de la UE (energía digital y verde) y en China como rival sistémico. La UE es muy consciente de su necesidad de asegurar las materias primas críticas para la nueva economía verde.

Atalayar_Energía Europa North Stream
AP/DARKO VOJINOVIC - En esta foto de archivo del viernes 13 de junio de 2014, una bandera serbia se ve en una tubería de gas en la primera sección del gasoducto de gas natural Gazprom South Stream cerca de la aldea de Sajkas, 80 kilómetros (50 millas) al norte de Belgrado, Serbia

Los altos funcionarios de la UE tienen claro que hay que aplicar un enfoque de tres niveles contra Rusia, en lugar de sanciones económicas generales: reprimir las violaciones de las normas internacionales de derechos humanos, dar una respuesta contundente a los ciberataques y la desinformación, y preservar un modus vivendi en áreas de interés compartido o "compromiso limitado", que incluye los flujos de suministro de energía. En respuesta al incumplimiento por parte de Rusia de la seguridad jurídica y los procedimientos en el caso Navalny, el Consejo de la UE aplicó por primera vez a finales de febrero de 2021 un nuevo régimen de sanciones globales contra los violadores de los derechos humanos.

Me gustaría señalar que Alemania puede beneficiarse de los mayores flujos de gas ruso como centro regional de distribución, minimizando los riesgos de tránsito y creando sinergias industriales. Los expertos en gas apuntan a posibles soluciones que faciliten la introducción progresiva de las energías renovables. La salida declarada de Alemania del carbón y la energía nuclear en 2022 no está lejos. Por ello, el gas es un sustituto conveniente a corto plazo y ofrece "lo más limpio en cantidad". Alimentar la interdependencia mutua a través de la "compartimentación" en la política energética frente a la de seguridad ha sido el principio subyacente de Alemania desde la apertura del gasoducto Nord Stream 1.

Desafíos de la transformación energética - Diversificación de las rutas de gas del sur

Los objetivos de la UE de adaptación al clima en el marco del Acuerdo de París para 2030 (y de alcanzar las emisiones netas cero para 2050) requerirán una reestructuración monumental en el sector energético. En cualquier combinación energética futura, las importaciones de GNL también son una opción. 

Atalayar_Energía Europa North Stream
PHOTO/REUTERS - Gasoductos en la estación de compresión Atamanskaya, instalación del proyecto Power Of Siberia de Gazprom en las afueras de la ciudad del extremo oriente de Svobodny

Incluso una recuperación económica post-pandémica más modesta en la UE en comparación con Estados Unidos podría depender de un suministro energético fiable en forma de gas. En última instancia, los cambios duraderos en los niveles de emisión dependen de la modificación de los patrones de consumo en toda la economía, lo que requiere una amplia educación sistemática en los hábitos de consumo.

La UE también recibe gas de Azerbaiyán a través del Corredor Meridional de Gas (SGC) y sus tres troncos, pasando por Anatolia (Turquía) y por el Adriático hasta Grecia, Albania e Italia. Aunque estos volúmenes de gas son menores (31 BCM anuales), unos 10 BCM de gas se destinan al sur de Europa. Quisiera llamar su atención sobre el hecho de que Azerbaiyán es también productor de gas y operador, como Gazprom, de Nord Stream 2. Para el proyecto SGC se ha facilitado la financiación de créditos europeos.

Junto con la ambición de Turquía de convertirse en un "puente energético" entre Asia y Europa, el gas ruso y centroasiático está llamado a convertirse en un elemento fijo en algunos países del sur de Europa. Sin embargo, otros planes de gas más complejos en los que participa Turkmenistán (el mayor poseedor de reservas de gas conocidas del mundo) y los ramales de los yacimientos de gas iraníes no se han materializado hasta ahora por diversas razones.

Atalayar_Energía Europa North Stream
AFP/TOBIAS SCHWARZ - Un hombre trabaja en la obra del llamado gasoducto Nord Stream 2 en Lubmin, al noreste de Alemania
Hacia un diálogo paneuropeo de la Comunidad de la Energía

En la era del gas menguante, la tendencia a interrelacionar las consideraciones energéticas con las políticas geoestratégicas y geoeconómicas ha desplazado otros enfoques entre los tecnócratas y los expertos en energía. Los vínculos energéticos se han convertido en cámaras de eco de los paradigmas de la Guerra Fría, a menudo sin comprender plenamente los nuevos desarrollos globales. A la inversa, se ha prestado mucha menos atención a la transparencia sobre la mitigación de los costes medioambientales, educando a los usuarios finales sobre la transición a una nueva economía.

Democratizar el debate y establecer un diálogo entre los sindicatos y las asociaciones de consumidores, los científicos y los expertos en clima sobre el suministro, el almacenamiento y la conservación del gas podría ser posible. Esto puede generar confianza y evitar la instrumentalización de los vínculos energéticos a corto plazo. En un entorno paneuropeo, la OSCE está bien situada para intensificar ese diálogo. En el marco del enfoque de seguridad global de la OSCE, esto ha estado presente en Viena, donde estamos hablando hoy, desde 2006.

Atalayar_Energía Europa North Stream
PHOTO/REUTERS - El logotipo del gigante ruso del gas Gazprom se ve en un tablero en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF), Rusia

Los contactos entre personas en los flujos energéticos transfronterizos ayudarían a abordar las percepciones erróneas entre los principales países importadores y exportadores de gas. Además, podrían impulsarse las normas de seguridad laboral y de empleo pertinentes en las industrias del gas en cooperación con organismos de la ONU como la OIT. Me gustaría concluir mencionando que un interés común en la mejora de la cualificación de la mano de obra del sector energético en Europa y su vecindario podría beneficiarse de una iniciativa de este tipo, que crea resistencia ante los enormes desafíos que se avecinan en la transición energética y la transformación digital.

Matthias E. Leitner, asesor principal/coordinador internacional con el Centro ICSVE Washington, DC (EEUU), con sede en Berlín. Matthias Ernst Leitner tiene más de 20 años de experiencia en la paz y la seguridad internacionales, principalmente en operaciones de paz de la ONU y regionales en toda África y en Oriente Medio.

Este artículo ha sido publicado por IFIMES - Instituto Internacional de Estudios sobre Oriente Medio y los Balcanes, con sede en Liubliana, Eslovenia, tiene estatus consultivo especial en el ECOSOC/ONU, Nueva York, desde 2018.

Fuentes:
  1. Dornfeldt, Matthias, Hoffen auf die Südschiene. Internationale Politik (DGAP Berlin März-April 2018).
  2. Felbermayr, Gabriel, Die Blockade von Nord Stream 2. Wirtschaftswoche (5 March 2021).
  3. Fücks, Ralf, Die fossile Großmacht und der Klimawandel. Internationale Politik/ DGAP Berlin (March-April 2021).
  4. Lo, Bobo, La Russie et le changement climatique: entre deni et adaptation. Notes de l’Ifri (Centre Russie/NEI Mars 2021). 
  5. OSCE Secretariat, Energy Security Brochure (OSCE-OCEEA Vienna 2017).
  6. Schmidt- Felzmann, Anke, Instrument russischer  Geopolitik. Internationale Politik (DGAP Berlin März-April 2018). 
  7. Westphal, Kirsten, Strategic Sovereignty in Energy Affairs. SWP Commentary (January 2021).