Nueva ronda de conversaciones libias en Marruecos 

El foro libio acuerda un mecanismo para elegir el nuevo gobierno de transición
asser Bourita, Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Marruecos, preside una reunión de representantes de las administraciones rivales de Libia en la ciudad costera de Bouznika, al sur de Rabat, el 6 de septiembre de 2020 

AFP/FADEL SENNA  -   asser Bourita, Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Marruecos, preside una reunión de representantes de las administraciones rivales de Libia en la ciudad costera de Bouznika, al sur de Rabat, el 6 de septiembre de 2020 

Los representantes parlamentarios de los bandos rivales de Libia iniciaron el viernes una nueva ronda de conversaciones en Marruecos en el marco del proceso en curso para sacar al país del caos en el que se encuentra.  

La reunión consultiva celebrada en Bouznika, estación balnearia al sur de Rabat, reúne la nueva ronda durante dos días a funcionarios de la Cámara de Representantes libia y del Alto Consejo de Estado en un formato conocido como "13+13", según informaciones recogidas por AFP en el lugar. 

Según el Gobierno de Unidad Nacional (GNA), reconocido por la ONU y con sede en Trípoli, en esta nueva ronda se nombrará, como en las anteriores organizadas en Marruecos desde septiembre, a los cargos de soberanía, como los de la comisión electoral, el Banco Central o la comisión anticorrupción. 

En efecto, desde finales de septiembre, el reino cherifiano dirige las conversaciones parlamentarias que ya han dado lugar a varios "consensos", en particular sobre el reparto de los "puestos de soberanía" al frente de las instituciones estratégicas libias. 

Tras el fracaso de la ofensiva lanzada por el mariscal Haftar en abril de 2019 para tomar Trípoli, los dos bandos concluyeron un alto el fuego en octubre de 2020 y volvieron a la vía del diálogo, alentados por la ONU. 

Este anuncio se produce un día después de que delegaciones del Parlamento de Tobruk (este de Libia) y del Consejo Superior de Estado de Trípoli, llevarán a cabo la segunda ronda de negociaciones en la ciudad egipcia de Hurgada, en la costa del Mar Rojo, bajo los auspicios de la misión especial de la ONU en Libia (UNSMIL). 

En la reunión, donde se trató los acuerdos constitucionales necesarios para llevar a cabo elecciones legislativas en Libia el próximo 24 de diciembre, ambas partes alcanzaron “el acuerdo de celebrar un referéndum sobre el proyecto de constitución en preparación” para dichos comicios, según el comunicado de Exteriores. 

La aprobación del nuevo texto es una de las piedras angulares del proceso político que debe conducir a los comicios de diciembre, y debería estar concluido antes de finales del presente mes, según el acuerdo alcanzado el pasado mes de noviembre.  

Las conversaciones entre los diputados se producen en un momento en que aumenta la mediación para desbloquear el país con las reservas de petróleo más abundantes de África. 

AP/WALID HADDAD - Stephanie Williams, Representante Especial Interina del Secretario General y Jefa de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas habla durante una conferencia de prensa en Túnez 
AP/WALID HADDAD - Stephanie Williams, Representante Especial Interina del Secretario General y Jefa de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas habla durante una conferencia de prensa en Túnez 

La complicada situación que vive Libia ha obligado a multitud de actores, desde países a organizaciones internacionales, a poner un máximo empeño en la mediación y en el desarrollo de foros de todo tipo para tratar de dar pasos hacia una solución que ponga fin al conflicto. Países como Marruecos, Túnez o Egipto, han acogido en diferentes etapas de los últimos meses encuentros a distintos niveles, principalmente al nivel militar y político. Y es que, en Libia, la maraña de intereses, dinámicas y movimientos está dificultando mucho el desarrollo de las conversaciones. Además, claro, de las injerencias de terceros países como Turquía o Rusia en ellas. 

Desde Naciones Unidas, que está siguiendo muy de cerca todas estas sesiones, siendo una de las principales organizaciones mediadoras, se ha señalado la importancia del acuerdo constitucional que se trata de fraguar. Según la enviada especial para Libia, Stephanie Williams, que intervino por videoconferencia en la sesión de Hurgada, esta es la base sobre la que se asienta todo lo demás. "Si esto no sale adelante, otros temas como la seguridad o la economía se verán muy afectados", apunta la representante de Naciones Unidas. 

El nuevo gobierno de transición resultante tendrá como misión pacificar el país, gestionar los asuntos rutinarios y establecer todas las condiciones necesarias para la consulta de diciembre.