Nuevas elecciones en Irak: del caos a las sangrientas protestas civiles

El país de Oriente Medio sigue sumido en la inestabilidad política y social
Atalayar_Protestas Irak (2)

AFP/ASAAD NIAZI  -   Manifestantes iraquíes junto a neumáticos ardiendo durante los enfrentamientos con la Policía en las manifestaciones antigubernamentales en la ciudad de Nasiriyah, en la provincia de Dhi Qar, en el sur del país el 10 de enero de 2021

Irak no levanta cabeza. Desde la invasión estadounidense en el año 2003 por las supuestas armas de destrucción masiva que poseía Saddam Hussein, Irak ha ido dando tumbos y palos de ciego, llegando a tener que enfrentarse al Estado Islámico de Irak y el Levante (también conocido como ISIS o Daesh) en el año 2014 tras su proclamación del califato en la ciudad iraquí de Mosul o lidiar con multitudinarias manifestaciones contra el sistema político, que no favorece ni ayuda a la ciudadanía.

El inicio de las protestas

Irak lleva sumida desde hace más de un año en una tensa situación político-social, con multitudinarias manifestaciones en las que se estima que han muerto en torno a 600 personas y han dejado heridas a más de 17.000 por parte del Ejército iraquí. El 1 de octubre de 2019 daban comienzo las protestas por los altos índices de corrupción, la elevada tasa de desempleo, la ineficacia de los servicios públicos básicos y la intromisión de países extranjeros en sus asuntos internos, especialmente encabezada por Irán.

Atalayar_Mustafá al-Kazemi, primer ministro Irak
AP/STEFANIE LOOS - El primer ministro de Irak, Mustafa al-Kazemi

Aunque el 9 de octubre de ese mismo año cesaron las protestas por la promesa de Abdul Mahdi, el primer ministro, de la remodelación de su Gobierno y de reducir la tasa de desempleo, los iraquíes volvieron a las calles el 25 de ese mismo mes porque Mahdi no accedía a convocar elecciones adelantadas. Posteriormente, el 29 de noviembre de 2019 dimitía de su cargo. En mayo de 2020 se logró el nombramiento de un nuevo primer ministro, Mustafá al-Kazemi, tras unos tensos y difíciles meses de negociaciones. 

Sin duda, la situación epidemiológica provocada por la COVID-19 no ha hecho más que empeorar esta situación a lo largo del año 2020. Tanto es así que se considera el país árabe con peores datos de COVID-19, lo que obligó al Gobierno iraquí a cerrar sus fronteras terrestres y limitar vuelos1. Todo ello ha provocado que el Gobierno se haya visto obligado a reducir su inversión en materia pública, provocando más pobreza, más desempleo, la devaluación del dinar por el Banco Central y, en última instancia, más descontento civil. 

Atalayar_Protestas Irak
AFP/ASAAD NIAZI - Un hombre iraquí camina junto a unos neumáticos en llamas durante los enfrentamientos con la Policía durante las manifestaciones antigubernamentales en la ciudad de Nasiriyah, en la provincia de Dhi Qar, en el sur de Irak, el 10 de enero de 2021

El sistema político iraquí, la muhassasa, es una de las piedras angulares sobre las que se han sustentado las protestas. Según la muhassasa, instaurada por la Constitución del año 2005, el poder político conlleva una distribución de puestos por cuotas. Como ha señalado Elena Labrado (2020), los manifestantes no se ven representados por esas pequeñas élites políticas de partidos locales, que se aferran al poder gracias a ese sistema de cuotas y que no hace más que favorecer la corrupción2.

La influencia iraní en Irak

El asesinato del general iraní Soleimani en territorio iraquí a principios de 2020 tensó las cuerdas entre Estados Unidos e Irán, con la posible escalada de violencia que podría representar. No obstante, como han señalado numerosos expertos, Irán está más interesada en expandir su poder y ser la primera potencia musulmana de Oriente Medio que en su conflicto contra los estadounidenses, por lo que sus negociaciones con la ONU y la Unión Europea en materia nuclear no se han visto interrumpidas, a pesar del abandono estadounidense de la negociación3. En vísperas del aniversario del asesinato de Soleimani, la Zona Verde de Bagdad –donde se encuentran los organismos políticos iraquíes, como la mayoría de Ministerios, y numerosas Embajadas, entre ellas la estadounidense– ha sufrido numerosos ataques con misiles contra estas delegaciones diplomáticas, lo que llevó al ministro de Defensa, Juma Inad, a advertir de que esta escalada de violencia podría desembocar en una guerra civil.

Atalayar_Protestas Irak Irán Soleimani
AFP/AHMAD AL-RUBAYE - En esta foto de archivo tomada el 6 de enero de 2020, miembros de la fuerza paramilitar Hashed al-Shaabi corean consignas contra Estados Unidos durante una protesta por los asesinatos del comandante iraní Qassem Soleimani y del comandante paramilitar iraquí Abu Mahdi al-Muhandis, en Karrada, en el centro de Bagdad

Como se ha señalado anteriormente, Irán juega un importante papel en la política iraquí, especialmente desde la guerra contra Daesh, tras la cual muchas de las milicias iraníes han ganado fuerza y poder en el Gobierno de Bagdad. Además, se asume que el interés de Irán en proyectar su influencia en otros territorios de Oriente Medio se debe a la vertiente religiosa, por un lado, ya que la rama chií del islam (muy predominante en Irán e Irak) es minoritaria dentro de esta religión, y por sus expectativas económicas, por el otro, con la aspiración del Gobierno iraní a controlar una salida al mar Mediterráneo con un corredor entre Beirut (Líbano) y Teherán (Irán)3. Esta segunda vertiente se debe a su histórica enemistad con el poderoso país suní del Golfo, Arabia Saudí, el cual también pugna por la hegemonía del poder en Oriente Medio. Sin embargo, ambos países juegan roles muy diferentes: mientras que Arabia Saudí es una clásica aliada de Estados Unidos, Irán está considerado como patrocinador del terrorismo por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, junto a Siria, Corea del Norte y recientemente añadido Cuba. Asimismo, Irán se ha autoproclamado líder de la resistencia árabe ante las injerencias occidentales hacia el conflicto árabe-israelí tras los firmados y ratificados Acuerdos de Abraham entre Israel y Emiratos Árabes Unidos (y posteriormente con Bahréin y Sudán). Está por ver la política exterior que decida adoptar Biden y la presión que se ejerza a Arabia Saudí para reconocer a Israel como Estado, lo que podría obligar a otros países de Oriente Medio a hacerlo del mismo modo y podría acorralar aún más a Irán en el escenario geopolítico. 

Atalayar_Elecciones Irak
PHOTO/REUTERS - Una mujer iraquí actualiza su registro de identificación de votante en un centro de la Alta Comisión Electoral Independiente en Bagdad, Irak, el 20 de enero de 2021
10 de octubre de 2021. Nuevas elecciones parlamentarias en Irak

Las elecciones previstas para junio de este año finalmente han sido aplazadas para el día 10 de octubre. La decisión de adelantar las elecciones, que corresponderían al año 2022, se ha llevado a cabo en un intento de contentar a la ciudadanía, ya que la población iraquí ha pedido reiteradamente unas elecciones justas y libres de manipulaciones. La razón del aplazamiento se debe a que la Alta Comisión Electoral Independiente (IHEC, por sus siglas en inglés) ha pedido más tiempo para organizar los comicios y asegurar de esta forma una jornada libre de sospechas por fraude. 

Se espera que los ciudadanos acudan a votar con más fuerza que en las anteriores elecciones celebradas en el año 2018, en las que la participación apenas llegó a un 44,5%4. También se estima que el aplazamiento pueda beneficiar al actual primer ministro Al-Kazemi para que pueda consolidar alianzas que le favorezcan en un futuro Gobierno. Los partidos registrados para presentarse en las elecciones suman ya varios centenares, entre los que se incluye un bloque político que pretende favorecer a la población y luchar por las protestas efectuadas en las manifestaciones de octubre de 2019.

Estas elecciones son la última baza para librar a Irak de la corrupción y el desempleo y garantizar la justicia social que tanto reclama su pueblo. Queda por ver si hay voluntad política para llevarlo a cabo. 

Daniel González Jiménez, psicólogo y analista de Inteligencia

Referencias
  1. Espinosa, A. (6 de octubre de 2020). Irak cierra sus fronteras para limitar la expansión del virus. El País. Recuperado de https://elpais.com/sociedad/2020-10-06/irak-cierra-sus-fronteras-para-limitar-la-expansion-del-virus.html
  2. Labrado, E. (2020). Irak y Líbano en el filo de la navaja, el resurgir de las protestas. Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). Recuperado de http://www.ieee.es/publicaciones-new/documentos-de-opinion/2020/DIEEEO57_2020ELELAB_IrakLibano.html
  3. García-Fraile, M. A. (2020). La dinámica geoestratégica de Irán en Oriente Próximo. Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). Recuperado de http://www.ieee.es/contenido/noticias/2020/06/DIEEEO86_2020MIGFRA_Iran.html
  4. VOA News. (19 de enero de 2021). State Media: Iraq to Postpone General Elections by Four Months. VOA News. Recuperado de https://www.voanews.com/middle-east/state-media-iraq-postpone-general-elections-four-months