PUBLICIDAD

Iberdrola

Nueve conocidos autores escriben sus propuestas de futuro en el libro “Imaginar un país. España en 2050”

Lorenzo Silva, Elizabeth Duval e Inés Martín Rodrigo dialogaron en la presentación en el Instituto Cervantes
Instituto Cervantes

PHOTO/ARCHIVO  -   Sede del Instituto Cervantes

Reflexionar sobre cómo queremos ser dentro de treinta años y planificar cómo conseguirlo. Ese es el objetivo del libro “Imaginar un país. España en 2050”, que reúne nueve ensayos de otros tantos autores sobre nuestro futuro, y que presentaron este miércoles Espasa, el Instituto Cervantes y la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia del Gobierno. 

La presentación, celebrada en la sede del Instituto Cervantes, reunió en un coloquio a tres de los escritores cuyos artículos se contienen en la obra: Lorenzo Silva, Elizabeth Duval e Inés Martín Rodrigo. Los otros seis autores, varios de los cuales enviaron mensajes en vídeo, son: Jesús Carrasco, Espido Freire, Sergio del Molino, Rosa Montero, José Ovejero y Manuel Vilas.  

El volumen, de 200 páginas, contiene además una presentación del Nobel hispano-peruano Mario Vargas Llosa, bajo el título “Futuros”, y un prólogo de Antonio Muñoz Molina, “El mañana no escrito”. 

El director del Instituto Cervantes abrió el acto destacando la rica diversidad de puntos de vista de los nueve autores, así como la diferencia de edad entre unos y otros, lo que aporta valiosos matices a la necesaria tarea de pensar el presente y el futuro para acertar en las decisiones que se deben adoptar. 

Para el poeta Luis García Montero, “el progreso no es una línea recta, existen distintas formas de progresar, pensarlas nos ayuda a saber con qué nos podemos comprometer”. Y destacó la participación de los escritores, ya que “la literatura es la gran apuesta por unir la historia a la vida”: las ideas históricas, dijo, determinan la vida cotidiana de cada persona. 

Esta reflexión colectiva es especialmente importante en una época “en la que se mercantiliza todo, y también el tiempo, que con la prisa es un artículo de usar y tirar”. Agregó que “es muy difícil conocer el presente sin conocer el pasado”, y que “este presente es una invitación a comprometerse a imaginar el futuro”. 

García Montero anunció que el Instituto Cervantes programará diversas actividades en su red de centros, especialmente los europeos, para debatir los problemas que plantea este volumen en asuntos como la libertad, la democracia, la sexualidad… “Le sacaremos partido en nuestra programación en torno al libro”, concluyó. 

También intervinieron en la presentación David Cebrián, director de Espasa, editorial que en la fecha de referencia de 2050 cumplirá 190 años de trayectoria, y Diego Rubio, director de la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia (Ministerio de la Presidencia). 

Rubio Rodríguez explicó cómo esta Oficina ha trabajado desde su creación hace tres años con más de 250 instituciones, así como académicos e investigadores, para imaginar el futuro, algo que “no interesa hoy” porque especular sobre cómo debería ser España a mediados de siglo “parece una temeridad”. Con los estudios del llamado Proyecto “España 2050”, los nueve escritores citados se han sumado a la iniciativa y aportado sus diversas propuestas en campos como la educación, el trabajo, el medio ambiente, la producción o la igualdad. 

“Más influyentes de lo que creemos” 

A continuación, mantuvieron un coloquio Lorenzo Silva, Elizabeth Duval e Inés Martín Rodrigo, centrado en el papel que pueden desempeñar los escritores. 

Para Lorenzo Silva, que lleva 40 años publicando novelas, los autores “podemos ser más influyentes de lo que creemos”, ya que la ficción actúa como “observación de la realidad” y los relatos pueden ser “una transcripción de la suerte” de las personas reales. 

El autor de “La llama de Forcea” cree que “no estamos haciendo una apuesta por la cultura proporcional a nuestro potencial: falta aprecio por la cultura, que es fuente de felicidad incluso en las peores circunstancias”, dijo, como evidencia el enorme interés por la lectura literaria que ha detectado entre la población reclusa.   

Elizabeth Duval cree que “es difícil concebir el futuro, y también el presente, por los muchos estímulos que recibimos”: no tenemos una imagen clara de los que sucede ahora, lo que dificulta aún más el pensar cómo será el porvenir. “Los futuros se harán según las decisiones políticas y según la voluntad del pueblo”. En cuanto a los escritores, destacó su “gran responsabilidad” porque los libros que escriben “alteran la realidad” y pueden influir en las decisiones que tomen otras muchas personas. 

Moderó el debate la escritora y periodista Inés Martín Rodrigo, quien apeló a las responsabilidades y deberes de todos los ciudadanos en busca de una sociedad mejor, ya que “los derechos no están garantizados, hay que seguir peleando por los derechos sociales y por un futuro en igualdad”

Enviado por José Antonio Sierra, asesor de Hispanismo.