Nueve militares malienses muertos en un ataque terrorista

El ataque se produjo en el campamento militar de Boni, en la carretera que une las localidades de Sevare y Gao
Atalayar_Fuerzas Armadas Mali 1

AFP/MARCO LONGARI  -   Miembros de las fuerzas especiales de las FAMa (Fuerzas Armadas de Mali)

Este miércoles las Fuerzas Armadas malienses, conocidas como FAMa, han sufrido un nuevo ataque en uno de sus campamentos que ha dejado 9 muertos y otros 6 militares heridos. El ataque se ha producido en el campamento militar que el ejército tiene en Boni, una localidad en la ruta que une los importantes enclaves de Sevare y Gao.

Las FAMa fueron las encargadas de dar la información que del ataque a través de un comunicado publicado cerca de la medianoche. En él también señalan que los heridos fueron trasladados a Sevare gracias a medios aéreos malienses y de la MINUSMA, la misión que Naciones Unidas mantiene en el país.

Atalayar_Fuerzas Armadas Mali
AFP/ MICHELE CATTANI - Soldados del ejército maliense patrullan el yacimiento arqueológico de la Tumba de Askia

Según el comunicado, una veintena de terroristas fueron abatidos, junto a varias de las motocicletas que utilizan con frecuencia para ganar en movilidad en esta zona desértica. Aparte, fue inmovilizado un vehículo blindado que llevaban los atacantes, algo más inusual y que demuestra que sus capacidades se están incrementando pese a los golpes que las operaciones francesas y malienses llevan a cabo contra sus estructuras y medios materiales. En el mismo comunicado se destaca que se contó con apoyo de las fuerzas francesas para repeler el ataque.

El ataque ha sido reivindicado por la rama de Al Qaeda en la región, el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM, por sus siglas en inglés). El JNIM ha sido el culpable también de los últimos ataques contra las fuerzas francesas en los dos meses pasados, y que se saldaron con 5 militares franceses muertos y varios más heridos.

La situación en el Sahel, especialmente en Mali es drástica. La gran movilidad de los grupos terroristas obliga a una alerta continua por parte de las tropas de la MINUSMA, de las FAMa, de las tropas francesas de Barkhane, de la EUTM-Mali o de la Fuerza Conjunta del G5-Sahel. Además, vuelve aún más necesario extender su presencia por el territorio, pero eso conlleva bases más reducidas y vulnerables, algo de lo que los terroristas se han aprovechado en más de una ocasión.

Atalayar_Barkhane
AFP/ MICHELE CATTAN - Un soldado del Ejército francés de la operación Barkhane patrulla una zona rural

A todo ello, se debe sumar también la fatiga que acusa Francia por el enorme esfuerzo económico que conlleva semejante despliegue, 5.100 efectivos además de medios materiales terrestres y aéreos, y el coste humano que está suponiendo la presencia en la región, con más de medio centenar de fallecidos.

Debido a todo esto, los próximos meses pueden ser cruciales, para Mali y para la región. En primer lugar, el desenlace del golpe del pasado verano que supuso la dimisión de Ibrahim Boubacar Keita, y que debe conducir a un proceso electoral que una de nuevo a la sociedad maliense con su clase política. En segundo lugar, la progresiva llegada de más efectivos de países europeos, aumentará las capacidades para combatir el terrorismo. En tercero, la ampliación de la EUTM-Mali al conjunto de la región supondrá un aumento de los efectivos de las Fuerzas Armadas de los países que serán formados, consolidando la independencia de los países para combatir el fenómeno yihadista. Y, por último, la cumbre de los próximos días en Yamena, Chad, entre los países del G5-Sahel y Francia, en la que se discutirá la situación del país y el papel a ejercer por parte del G5 y su Fuerza Conjunta de alrededor de 5.000 efectivos.

Atalayar_Cumbre Pau
PHOTO/AFP - En esta foto de archivo tomada el 13 de enero de 2020, el presidente francés Emmanuel Macron (3-D), flanqueado por el presidente de Malí Ibrahim Boubacar Keita (2-I), el presidente de Burkina Faso Roch Marc Christian Kabore (D), el presidente de Níger Mahamadou Issoufou (2-D), El presidente de Mauritania, Mohamed Ould Cheikh El Ghazouani (I), y el presidente de Chad, Idriss Deby (3-D), hablan durante una rueda de prensa en el marco de la cumbre del G5 del Sahel sobre la situación en la región del Sahel en el Chateau de Pau 

Francia ya ha intentado convencer a Estados Unidos, tras la llegada de Joe Biden, de ampliar su presencia en la región, sin embargo, la nueva Administración no ha mostrado intención de aumentarla, por lo que se mantendrá como hasta ahora dando apoyo, principalmente aéreo, de carácter logístico, junto a la disponibilidad de los drones Reaper para tareas de inteligencia, vigilancia y ataque aéreo.

También, Francia utilizará la cumbre para oficializar la salida de los 600 efectivos con los que se amplió la operación Barkhane hace un año en la cumbre de Pau, a la que la de Yamena pretende dar continuidad. En este sentido se espera que la Fuerza Conjunta del G5 gane presencia y peso en la región, para garantizar que los países del Sahel van ganando una mayor independencia e implicación en la lucha contra el terrorismo.