Nuevo Gobierno en la República Democrática del Congo

 -  

Pablo Rubio

Pie de foto: El presidente de la República Democrática del Congo, Félix Tshisekedi (izq.), y su predecesor Joseph Kabila (der.). Después de medio año de negociaciones, han llegado a un acuerdo para gobernar el país. REUTERS/OLIVIA ACLAND

Hay acuerdo en República Democrática del Congo. Siete meses después de los últimos comicios generales, el presidente Félix Tshisekedi y Joseph Kabila, su predecesor en el cargo y, actualmente, líder del partido con mayor fuerza parlamentaria, han anunciado un pacto para que se constituya un Gobierno en plenas funciones en el país. El gabinete estará integrado, en total, por 48 ministros y 17 viceministros, ha informado EFE. De los 65 cargos totales, dos terceras partes son afines a Kabila, que también ha conseguido situar a un aliado en la Presidencia del Senado. El resto de los miembros del Gobierno serán partidarios de Tshisekedi. El anuncio ha llegado al día siguiente de que ambos dirigentes cenasen juntos para intentar desbloquear la parálisis en que estaba sumida la RD Congo.

Todavía no se ha hecho pública la identidad de los componentes de la nueva administración. Sí han anunciado su renuncia a continuar dos miembros del Gobierno anterior. Por un lado, no seguirá en el cargo Lambert Mende, ministro de Información, quien, en 2017, fue sancionado por la Unión Europea debido a su implicación en la represión de manifestantes contra el Gobierno en 2017. Por otro lado, tampoco figurará en la foto de familia Oly Ilunga, titular de Sanidad, a quien Kabila retiró las competencias para gestionar la crisis sanitaria en el este del país por la epidemia de ébola.

Las elecciones que se celebraron a finales de diciembre de 2018 pusieron fin a los 17 años de poder de Kabila. Su último mandato democrático, sin embargo, había expirado en 2016. Los dos últimos años fueron un periodo de irregularidades y retrasos. Cuando por fin se convocaron las elecciones, las urnas dibujaron un escenario difícil de manejar. El mismo día, los congoleños votaron tanto para designar al nuevo jefe de Gobierno como para renovar la composición de su Parlamento. 

En las presidenciales, que, según la legislación nacional, son a una vuelta, el candidato más votado fue Tshisekedi. Sin embargo, las dos cámaras legislativas, la Asamblea Nacional y el Senado, quedaron en manos del partido de Kabila. Disfruta de amplias mayorías absolutas en los dos órganos. La RD Congo es una república semipresidencialista; el presidente tiene el poder de aceptar a los miembros del Gobierno, pero quien los propone es el primer ministro, dependiente del Parlamento. Así, aunque Tshisekedi fue investido a finales de enero pese a las denuncias de fraude de otros líderes, las negociaciones entre los dos partidos se han prolongado durante más de medio año.

Las conversaciones han comenzado, finalmente, a dar sus frutos en los últimos días. El sábado pasado, el Senado eligió a su nuevo presidente. El candidato pro Kabila, el exministro de Justicia Alexis Thambwe Mwamba, resultó elegido con 65 votos de 108 posibles. Es remarcable que varios senadores de su partido votaron en contra del candidato de la oposición. La segunda autoridad de la cámara alta será, por su parte, el antiguo primer ministro Samy Badibanga.