Obra Social “la Caixa” y la Fundación Bill y Melinda Gates, una alianza contra la malaria

 -  

Por Alexandra Dumitrascu
Foto: La Obra Social “La Caixa” y la Fundación Bill y Melinda Gates sellan una alianza contra la malaria.
 
La malaria o paludismo es una de las enfermedades infecciosas que más muertes ocasiona en el mundo. Cada año se registran alrededor de 200 millones de casos en todo el mundo que cuestan la vida a más de 600.000 personas. El 90% de las incidencias se concentran en el África Subsahariana, donde cada minuto muere un niño a causa de esta enfermedad.  En un claro compromiso frente a esta pandemia, la Obra Social “la Caixa” y la Fundación Bill y Melinda Gates han lanzado el programa “la Caixa” contra la malaria, un proyecto destinado a erradicar esta enfermedad del sur de Mozambique, país donde anualmente se dan siete millones de casos de malaria y cerca de 40.000 muertes relacionadas con esta epidemia. 
 
Mozambique, pionero frente al problema
El programa, que tendrá una duración inicial de cinco años (2015-2020), será implementado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) en colaboración con el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM), y contará con una contribución inicial de cinco millones de euros por parte de “la Caixa”, a los que sumarán otros 11 millones aportados por la fundación del matrimonio Gates.  Maputo, Gaza e Inhambane serán las tres provincias de actuación del programa, que incluirá una medida novedosa que consiste en tratar a las personas sin síntomas aparentes pero que son portadoras del parásito. Asimismo, se realizarán estudios científicos sobre la efectividad de los medicamentos utilizados en la cura de esta enfermedad, sabiendo que cada vez hay más resistencia a la artemisinina, el compuesto básico de los tratamientos recomendados por la OMS. El objetivo final del proyecto es la extinción del parásito plasmodium que se transmite al ser humano por la picadura del mosquito Anopheles, sólo posible con la completa desaparición del insecto.  Las conclusiones derivadas de este programa jugarán un papel clave para la aplicación de medidas similares en otros países con condiciones parecidas a las de Mozambique. 
 
Una enfermedad letal
Mozambique es uno de los diez países con las tasas más altas de malaria en el mundo, junto a República Democrática del Congo, Burkina Faso, Tanzania, Camerún, Costa de Marfil, Ghana, Nigeria, Níger y Uganda.  Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 3.400 millones de personas, la mitad de la población mundial, están expuestas a la malaria. A pesar de ser previsible y curable, en 2012 se registraron aproximadamente 207 millones de casos de paludismo que costaron la vida a 627.000 personas. Los niños menores de cinco años y las mujeres embarazadas son los sectores de la población más expuestos a esta enfermedad. El diagnóstico precoz y el tratamiento preventivo son dos de los requisitos fundamentales que desde el año 2000 han contribuido a una reducción de las tasas de mortalidad del 42% en todo el mundo y del 49% en África.