Operación contra el terrorismo yihadista en Bolaños de Calatrava

La Policía Nacional ha efectuado al menos dos detenciones en la localidad ciudadrealeña; los registros continúan en varios inmuebles
Imagen de archivo en la que un presunto yihadista es detenido durante una operación de la Policía Nacional

AFP/JOSÉ JORDANIA  -   Imagen de archivo en la que un presunto yihadista es detenido durante una operación de la Policía Nacional

Nueva operación en la lucha contra el terrorismo yihadista en España. Este miércoles, diversas unidades de la Policía Nacional han registrado una serie de domicilios en el municipio de Bolaños de Calatrava, situado a unos 30 kilómetros al este de Ciudad Real. Según Radio Nacional de España, las redadas se han saldado con varias detenciones, aunque aún no ha precisado oficialmente el número concreto de arrestados. El diario el Mundo afirma que los detenidos son al menos dos.

El despliegue ha sido coordinado por la Comisaría General de Información y la Audiencia Nacional. Antes de llegar a la localidad a primera hora de la mañana, los agentes encargados informaron a la Policía Local de Bolaños de Calatrava de una “operación inminente” sin aportar más detalles, según ha explicado el alcalde Miguel Ángel Valverde en declaraciones a la cadena de radio Onda Cero.

El despliegue sigue abierto y, al menos, dos personas han sido detenidas. Según ha podido saber El Mundo, los dos arrestados estaban en el radar de las fuerzas de seguridad por su actividad en redes. En ambos casos, se ha podido comprobar una profundización en el proceso de radicalización yihadista. Uno de los dos había incumplido en repetidas ocasiones las normas del confinamiento por la pandemia del coronavirus. 

Fuentes de la lucha antiterrorista han comentado al citado periódico que uno de los arrestados tenía la intención de crear una célula terrorista para perpetrar un atentado. Por el momento, no se conocen detalles sobre la filiación de los individuos.

La desarrollada en Bolaños de Calatrava es la cuarta operación contra el terrorismo yihadista llevada a cabo por las fuerzas de seguridad en España en el curso de las últimas semanas. A finales del pasado mes de abril, la Policía Nacional detuvo en Almería a Abdel Majed Abdel Bary, uno de los combatientes extranjeros retornados de Daesh más peligrosos de los que se encuentran en suelo europeo.

A los pocos días, la Guardia Civil detuvo en Madrid a un ciudadano de origen guineano simpatizante de Daesh que había proferido amenazas en redes contra las instituciones y los altos cargos del Estado. Ya en mayo, otro seguidor de este grupo terrorista fue arrestado en su céntrico domicilio en Barcelona. Pretendía perpetrar un atentado de manera inminente.

El estado de confinamiento en que se encuentran inmersos los países de Europa ha propiciado que algunos de los individuos captados por las redes terroristas avancen en su proceso de radicalización, lo que aumenta considerablemente el riesgo de nuevos ataques.