Pashinián y Aliev firman un alto el fuego y pactan líneas de negociación en Nagorno-Karabaj

El acuerdo determina que ambos ejércitos se mantengan en las posiciones ocupadas mientras que un contingente de paz ruso se despliega en la zona
Armenia

PHOTO/AP  -   Soldados de armenia examinan una casa destruida por el bombardeo de la artillería de Azerbaiyán en Stepanakert, la región separatista de Nagorno-Karabaj, el viernes 6 de noviembre de 2020

Hoy se ponen fin a los enfrentamientos en Nagorno-Karabaj de manera definitiva. Pero, ¿se respetará este último alto el fuego de verdad? A partir de las 21h sabremos la respuesta a esta pregunta. Después de un mes y medio de enfrentamientos, Azerbaiyán y Armenia han acordado poner fin a la guerra que se ha saldado miles de vidas tanto civiles como militares.

Después de muchas llamadas internacionales para frenar los enfrentamientos, el estallido de la violencia ha sido parado bajo la mediación de Rusia. El presidente azerbaiyano, Ilham Aliev, y el jefe del Gobierno armenio, Nikol Pashinián, firmaron junto al líder de Rusia, Vladímir Putin, una declaración en la que "declaran un completo alto el fuego y un cese de todas las hostilidades" en la zona de Nagorno-Karabaj a partir de la 1 de la mañana (21h GMT).

El Ejército azerí ha avanzado, con el apoyo de Turquía, “reconquistando” todo el territorio de Nagorno-Karabaj que estaba siendo gestionado por Armenia. El acuerdo de alto el fuego se ha sellado después de que Azerbaiyán tomara en las últimas horas Shushi, la segunda ciudad más importante del territorio, que es internacionalmente reconocida como parte de Azerbaiyán pero está poblada de armenios y era, de facto, controlada por Armenia.

Shushi Azerbaiyán
PHOTO/REUTERS - Edificio dañado tras un reciente bombardeo en la ciudad de Shushi (Shusha), en el curso de un conflicto militar sobre la región secesionista de Nagorno-Karabaj

Las Fuerzas Armadas azerís también han tomado el control de la capital de Artsaj, Stepanakert (llamada ‘Jankendi’ para Azerbaiyán) que se encuentra a 11 kilómetros de Shushi. La pérdida del control de estas dos ciudades ha llevado a Armenia a recapacitar sobre un posible alto el fuego y una negociación política. El presidente Aliev ya había advertido en varias ocasiones que “solo pararía la ofensiva si Armenia se retiraba de las zonas de Nagorno-Karabaj”.

El fin de los enfrentamientos y la reanudación de las negociaciones políticas

El presidente armenio ha declarado que la firma de este alto el fuego le ha resultado un acuerdo “doloroso” y afirma haber tomado la decisión por el bien de la población. "El texto de la declaración es muy doloroso, personalmente para mí y para nuestro pueblo. Tomé esta decisión tras un profundo análisis de la situación militar y una valoración de personas que tienen un mayor dominio de la situación", dijo Pashinián.

Según Pashinián, firmó la declaración debido a su convicción de que esta es "la mejor solución en la situación creada". El presidente Aliev, por su parte, ha señalado que "la fase militar concluye, y pasamos a la fase de solución política". Lo que no se sabe es si esta vez las negociaciones políticas llegarán a buen puerto o se estancarán como en 1994.

Putin
PHOTO/REUTERS - El presidente ruso Vladimir Putin. Armenia y Azerbaiyán anunciaron un acuerdo a principios del martes para detener la lucha por la región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán en virtud de un pacto firmado con Rusia que pide el despliegue de casi 2.000 efectivos de mantenimiento de la paz rusos y concesiones territoriales

Desde Moscú, el presidente ruso especificó que el acuerdo establece que ambas partes se mantengan en las posiciones ocupadas en estos momentos mientras que un contingente de mantenimiento de paz ruso es desplegado en la línea de contacto en Nagorno-Karabaj y a lo largo del corredor que conecta el enclave separatista con Armenia.

En total, según el Ministerio de Defensa, Rusia enviará 1.960 militares, 90 vehículos armados y 380 unidades de automóviles y equipamiento especial a la zona. Los primeros aviones de transporte militar Il-76 ya han partido desde el aeropuerto de Uliánovsk. Aliev señaló a su vez que Turquía, que ha apoyado a Bakú en el conflicto, participará junto a Rusia en la tarea del mantenimiento de la paz.

El mandatario señaló que el acuerdo firmado contempla la retirada del Ejército armenio de tres regiones: el distrito de Agdam, antes del 20 de noviembre, la región de Kalbajar, antes del 15 de noviembre, y la región de Lachín, antes del 1 de diciembre. Eso sí, en la última de estas tres regiones Ereván se reservará un corredor de cinco kilómetros de ancho para garantizar la comunicación del enclave separatista con Armenia.

Volvemos a los planteamientos iniciales de los Acuerdos de Madrid. La desaparición de Armenia dentro del territorio de Nagorno-Karabaj, la vuelta segura de los armenios que quieran al país vecino y la apertura de un corredor seguro desde Nagorno-Karabaj hasta Armenia. Shushi, que está ubicada en la región de Lachín, quedará bajo control de Bakú.

Aliev
PHOTO/AP - El presidente de Azerbaiyán Ilham Aliyev.

Aliev ha explicado a los medios de comunicación azerís que, en los próximos tres años, se definirá un plan de construcción de una nueva ruta a través del corredor de Lachín que garantice la comunicación entre Stepanakert y Armenia. Para evitar enfrentamientos y escaramuzas, será Rusia quién controlará las vías de transporte en la zona con la ayuda del Servicio de la Guardia Fronteriza.

Los armenios enfurecen contra Pashinián y rechazan el pacto con Azerbaiyán

Cientos de armenios iracundos irrumpieron ayer en la sede del Gobierno y el Parlamento de Armenia para reivindicar a gritos que no entregarán el enclave de Nagorno-Karabaj a Azerbaiyán. "Pashinián traidor" o "no entregaremos Artsaj", nombre armenio de la República autoproclamada en Nagorno-Karabaj en 1991, gritaron los congregados en la Plaza de la República de Ereván.

Los manifestantes entraron en la sede del Gobierno, donde provocaron destrozos e, incluso, algunos llegaron a entrar en la oficina de Pashinián. Así también en el Parlamento, donde exigieron que el primer ministro se reúna con ellos, algunos armenios se acercaron las residencias donde viven Pashinián y su familia provocando varios enfrentamientos con la Policía.

Protestas Parlamento Armenio
AP/DMITRI LOVETSSKY - La gente grita mientras irrumpe en el edificio parlamentario en protesta contra un acuerdo para detener los combates en la región de Nagorno-Karabaj, en Ereván, Armenia, el martes 10 de noviembre de 2020. 

El presidente de la Asamblea, Ararat Mirzoián, fue sacado violentamente de su coche oficial y golpeado, tras lo cual fue ingresado en un hospital. La oposición parlamentaria, especialmente "Armenia Próspera", pretende convocar una sesión extraordinaria para obligar a Pashinián a anular el acuerdo firmado, según dijo la diputada Naira Zhorabián.

El líder armenio, en el poder desde 2018, aseguró que no ha abandonado el país y que sigue "haciendo su trabajo como primer ministro de la República de Armenia". Por su parte, el presidente armenio, Armén Sargsián, declaró que iniciará consultas políticas con el fin de acordar decisiones para proteger los intereses nacionales.

Pashinián
PHOTO/AP  - El Primer Ministro de Armenia, Nikol Pashinian

Con la presencia de Rusia en el terreno, los armenios tendrán que decidir qué hacer con su primer ministro y cómo retomar la lucha sin provocar tensiones internacionales con su vecino soviético. El conflicto de Nagorno-Karabaj tiene pocas opciones de beneficiar a Armenia que, hace casi 20 años, invadió el territorio azerí y controló la autoproclamada República de Artsaj sin el consentimiento de Azerbaiyán y retando al Grupo de Minsk, órgano encargado de la OSCE para resolver el conflicto.

Habrá que esperar a esta tarde para ver si se cumple el alto el fuego y cómo se desencadenan las negociaciones para una nueva realidad en la que Azerbaiyán vuelva a controlar el territorio separatista de Nagorno-Karabaj.