Perspectivas positivas para el sector turístico en Túnez después de un año récord en 2018

 -  

Oxford Business Group

El reforzamiento de la seguridad ha contribuido a colocar al sector turístico tunecino en la senda de la recuperación, con un crecimiento de dos dígitos en el número de llegadas en los dos últimos años, aunque la evolución de los ingresos ha avanzado en un ritmo más lento que el número de visitantes.

Túnez experimentó un pico turístico durante el primer mes del año 2019, con el Ministerio de Turismo anunciando un aumento del 25,1% en el número de llegadas en enero, con 474.145 visitantes registrados. Este aumento se debe principalmente a los visitantes extranjeros: las 387.652 personas procedentes del exterior representaron un aumento del 31% anual, mientras que la subida de las llegadas de visitantes tunecinos que viven en el extranjero, que asciende a 86.493, fue más modesta, situándose en el 3,7%.

Estas cifras están en línea con los buenos resultados de 2018, cuando Túnez registró 8,3 millones de llegadas extranjeras, superando el pronóstico de 8 millones de turistas emitido a principios de año. Cabe destacar que el impulso comenzó en 2017, año en el que las llegadas subieron un 23%, hasta los 7 millones de visitantes. Así, los resultados de 2018 establecieron un récord, superando los 7,1 millones de llegadas registradas en 2014, el último año completo antes de los ataques terroristas que tuvieron lugar en junio y noviembre de 2015 contra intereses turísticos.

Según las previsiones oficiales, el sector debería volver a batir récords en 2019, con una proyección de 9 millones de llegadas, y se espera que los ingresos excedan los 1,36 mil millones de dólares registrados en 2018. El crecimiento prometedor se vería catalizado desde los mercados rusos y argelinos, así como los europeos.

Esta expansión se enmarca con los objetivos establecidos por la estrategia de desarrollo turístico de Túnez Visión 3 + 1, que apunta a modernizar el sector extendiendo la temporada turística, atrayendo visitantes de más países y mejorando la calidad de los servicios y productos ofertados.

Turismo y perspectivas económicas más amplias

El impacto económico de los resultados del sector turístico el año pasado también fue observado por el FMI. El sector aporta el 8% del PIB y proporciona más de 400.000 empleos directos, la mayoría de ellos bajo contratos estacionales, según datos oficiales.

En un comunicado emitido el 9 de abril, el FMI citó al sector turístico como uno de los principales contribuyentes al crecimiento de 2,6% en el PIB registrado el año pasado. El FMI espera nuevamente un crecimiento económico ligeramente más fuerte para este año, con un pronóstico del 2,7%. Sin embargo, la institución internacional advirtió sobre los desafíos que podrían afectar al sector turístico, incluido el posible resurgimiento de las tensiones regionales, lo que podría tener un impacto negativo en la percepción de los visitantes sobre el destino, así como una desaceleración del crecimiento del turismo entre los socios comerciales de Túnez en la UE, lo que podría reducir los ingresos disponibles de estos países.

Incremento de costes que repercuten sobre los beneficios

De hecho, si bien el número de llegadas está aumentando, el sector turístico tunecino sigue bajo presión, mostrando un incremento en los gastos para los profesionales del sector y una disminución del gasto por visitante.

Según Boumiza Foued, gerente de la compañía de Bienes de Equipamiento de Hoteles (BEH), las empresas del sector hotelero que utilizan equipos y tecnología importados han visto aumentar sus gastos debido a la depreciación del dinar, por lo que se les alienta a comprar productos de menor calidad para mantenerse al día con sus presupuestos. “Por razones presupuestarias, las empresas han tenido que reducir sus gastos de capital en alrededor del 30%”, dijo Foued a OBG.

Walid Kaffel, director gerente de Budget Tunisia, una compañía de alquiler de automóviles se expresó en la misma línea, señalando que la inflación ha encarecido la renovación de la flota de vehículos. “Los precios de los automóviles se han duplicado en los últimos diez años”, declaró a OBG. El Sr. Kaffel también apuntó que, si bien el número de visitantes extranjeros había aumentado, el gasto por visitante estaba disminuyendo. “Hay un aumento en el volumen, pero no en el valor”, dijo. “Los turistas gastan mucho menos en Túnez que en países vecinos como Marruecos, que sin embargo registra una cantidad similar de visitantes”. Estos menores gastos per cápita pueden ser el reflejo de los precios más bajos en el mercado tunecino, que aumentan el atractivo del país como destino turístico, al igual que la depreciación del dinar, que hace de Túnez un destino más asequible para muchos extranjeros.

Una mejora en las clasificaciones de seguridad internacional

Muchos países han aconsejado a sus ciudadanos que no viajen a Túnez después de los ataques de 2015, pero muchos de estos avisos se han modificado desde entonces debido a la mejora de la situación de seguridad, alentando un desarrollo positivo de la confianza pública de los visitantes.

Más recientemente, Japón ha anunciado que está revisando sus recomendaciones de viaje para Túnez, eliminando las restricciones de viaje en las áreas de Nefta, Douz, Ksar Ghilen, Tataouine, Zarzis y Tabarka el pasado 29 de marzo.

Reino Unido, que perdió a 30 nacionales en el ataque terrorista en junio, levantó su prohibición de viajar a Túnez a mediados de 2017, pero ahora alerta sobre posibles actividades terroristas y advierte sobre los viajes a las regiones fronterizas del país.

Sin embargo, varios países mantienen sus advertencias contra los viajes a Túnez; por ejemplo, el Departamento de Estado de los EEUU comunicó el 2 de enero que existía un riesgo continuo de que el terrorismo apuntase a sus ciudadanos, lo que subraya la importancia de la búsqueda de una estrategia de diversificación de los mercados de origen para el sector turístico.