Polémica en Alemania por la presencia de terroristas del Daesh

Una investigación titulada “Los cazadores del Daesh” emitida por el Canal 6 de Francia, informa sobre la filtración de terroristas del Daesh a través de las redes de seguridad alemanas
Atalayar_Daesh Alemania

AFP/JOHN MACDOUGALL  -   Un agente de policía de Berlín monta guardia frente a la mezquita de Sehitlik en Berlín

La derrota del Daesh en Siria e Irak por parte de la coalición internacional ha generado que los terroristas huyan a Europa para establecerse en el continente. Según la investigación, al menos 500 terroristas del Daesh lograron huir a través de Turquía, Siria e Irak y filtrarse legalmente a través de los planes de seguridad europea.

Fuentes de Seguridad de Marruecos han informado a Alemania acerca de diversos terroristas marroquíes que actualmente se encuentran en el país germano. Sin embargo, la policía alemana parece no hacer caso a dichas informaciones y continúan considerándoles gente corriente sin conexión con el terrorismo yihadista. La tolerancia hacia estos radicales se ampara en el pretexto de la defensa de los derechos humanos en la región.

La investigación francesa arrojó luz sobre el caso de un terrorista marroquí llamado Samir, integrante del Daesh desde el 2014, que vive actualmente con su esposa en la frontera franco-alemana y que estaría a punto de conseguir una licencia de conducir de camiones pesados. Según la inteligencia marroquí, Samir podría estar planeando un ataque terrorista en territorio europeo.

Atalayar_Daesh Alemania
PHOTO/REUTERS - Fuerzas policiales especiales alemanas

Además de Samir, la investigación pone el foco sobre otro miembro activo del Daesh llamado Majid. Según las fuentes marroquíes, Majid estaba activo en lo que se llamó el ministerio de Finanzas del Estado Islámico y en la actualidad vive con total impunidad en la cuenca del río Ruhr, en el noroeste de Alemania. Las investigaciones apuntan a que Majid posee en esta zona un gran arsenal de coches de lujo y un salón de masajes halal financiado con dinero de la organización terrorista.

Además, la repentina suspensión de relaciones entre Marruecos y Alemania y su escasa información del motivo de esta cesación ha multiplicado las teorías de la causa. Una de ellas podría estar estrechamente relacionada con el conflicto del Sáhara Occidental.

Aún se desconoce por qué la policía alemana parece ignorar estas informaciones. Junto a esto, analistas internacionales sospechan que estos terroristas permanecen un corto periodo en las cárceles europeas y una vez liberados  llevan a cabo una vida con total normalidad.

Según medios alemanes, el círculo salafista radical se ha duplicado en los últimos cinco años en Alemania hasta alcanzar la cifra de 11.000 integrantes. De acuerdo con las autoridades regionales alemanas, el número de islamistas que mayor peligro podrían entrañar ascendía a unos 5.500.

Atalayar_Daesh Alemania
PHOTO/REUTERS - Fuerzas especiales marroquíes detienen a un hombre tras una operación antiterrorista en Temara, en las afueras de Rabat, Marruecos 

La inteligencia alemana estimó en 2019 que alrededor de 12.000 personas estarían vinculadas a esta interpretación del islam, evidenciando de esta forma la creciente radicalización de una parte de la sociedad musulmana alemana. Además, las Fuerzas de Seguridad alemanas consideran el salafismo yihadista como una amenaza que está “consolidada” en el país.

El salafismo yihadista se caracteriza por la defensa del uso de la fuerza y la violencia como medio para establecer Estados Islámicos y difundir la sharia. Estos yihadistas se consideran a sí mismos como los ulemas verdaderos, capaces de sacrificarse por la causa a través de la violencia como instrumento político y transmitir “el verdadero mensaje de Alá” al resto de poblaciones musulmanas.

En Alemania, los militantes salafoyihadistas  emplean propaganda de signo yihadista en alemán para atraer a la población musulmana del país a formar parte de sus milicias. Según el ex jefe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, Hans Georg Maassen, estos salafistas se hacen pasar por cooperantes ofreciendo dinero, ropa y juguetes para atraer a los más jóvenes y reclutar a los refugiados que huyen de la Guerra de Siria. Los yihadistas ofrecen a los refugiados alemanes servicios de traducción y les invitan a tomar té en sus domicilios, siendo los jóvenes los sujetos más vulnerables a esta propaganda y los perfiles más susceptibles para formar parte de las líneas del Daesh. El lema que utilizan para su captación es simple “Ven con nosotros. Te mostraremos el Paraíso”.

Atalayar_Daesh Alemania
AFP/FADEL SENNA - Miembros del servicio de seguridad antiterrorista de Marruecos hacen guardia frente a la sede de la Oficina Central de Investigación Judicial (BCIJ) en Sale, cerca de la capital, Rabat

De acuerdo con el informe de la Oficina Federal de Investigación Criminal Alemana (BKA) de 2018, la policía y agencias de inteligencia alemanas consideran a casi 800 islamistas alemanes como potenciales terroristas. De estos salafistas, 450 están actualmente en Alemania y el resto han dejado el país.

En la actualidad, los alemanes están teniendo problemas para lidiar con un contingente de 500 extremistas del Cáucaso, englobando las zonas de Chechenia, Daguestán e Ingusetia, población que ha sido involucrada en el reclutamiento del Daesh en Siria e Irak.

El hecho de que los integrantes de ideología salafista se haya “elevado a un máximo histórico” ha suscitado preocupación en Alemania ya que temen que sí incluso comienza de manera no violenta en facciones del salafismo como es el quietista, prevén que esta corriente pueda normalizar ideas y conceptos que lleven a un extremismo violento y peligroso para la seguridad internacional.