PUBLICIDAD

Iberdrola

Por qué Argentina puede ganar el Mundial

Messi está muy bien arropado por el resto de los jugadores seleccionados por Lionel Scaloni
lionel-messi-argentina-mundial

Source: https://flic.kr/p/9pKUzU  -   Afición argentina atenta a un partido de la selección

Hace mucho tiempo no se hablaba de Argentina como el máximo favorito para la Copa del Mundo. Normalmente, es candidato, pero en esta ocasión es distinto. Es el actual campeón de América y lleva un muy buen tiempo invicto y eso hace que se tenga un cierto “feeling” con ellos.

Lionel Scaloni llegó con mucha crítica y con mucha presión. Trabajando y siendo serio logró armar un equipo y solo ha perdido cuatro partidos al frente de la albiceleste, a eso le agregamos que Messi está en un momento espectacular. Argentina tiene una oportunidad enorme para ganar su tercer Mundial.

En bet365 partidos en directo puedes apostar en vivo a tu equipo favorito en esta Copa del Mundo o torneo que más te guste. Ahí están las más altas cifras y se puede hacer de manera muy segura. 

Hay varios factores que hacen que Argentina sea el candidato más fuerte para ganar el Mundial.

lionel-messi-argentina-mundial

Sin un equipo de verdad

Antes de la llegada de Scaloni tenían plantillas espectaculares que no conseguían nada. En Argentina es costumbre depender de las individualidades que te pueden resolver un partido en lugar de jugar como una unidad.

En el 86 Maradona se echó el equipo al hombro y desde su retiro se ha buscado a su reemplazo: Riquelme, Aimar, Ortega… Muchos jugadores han heredado el 10 y se les ha puesto mucho peso encima.

Messi no fue la excepción. Curiosamente en 2010 Maradona le dio el peso de dirigir a la selección, pero no pudieron contra Alemania y cayeron eliminados. Ese equipo no tenía mucha idea, recordemos que se clasificó de milagro. 

Se confiaba mucho en lo que podían hacer las estrellas y en la pasión que caracteriza al argentino, pero un equipo ordenado como en ese caso Alemania, les hizo morder el polvo y regresar a su realidad.

El desastre de la Copa América de 2011, que jugaron en casa, trajo a Alejandro Sabella que logró construir un buen equipo. Llegaron a Brasil y aunque no convencían se metieron hasta la final de la Copa del Mundo que perdieron contra un verdugo familiar. 

lionel-messi-selección-argentina-fútbol-mundial
PHOTO/ARCHIVO – Lionel Messi con la selección argentina

Ese equipo no jugaba para nada atractivo. Dependía mucho de lo que podía hacer Messi o alguno de los cracks mundiales que tenían. En la fase previa Messi anotó varias veces de último minuto para salvarlos y contra Suiza fue el “fideo” Di María el que se echó el equipo al hombro.

Esa época no existía la mejor versión de Messi. El entonces delantero del Barça estaba deprimido y justo ese año no ganó nada con el club culé, y la estrategia de Sabella, aunque más democrática, dependía mucho de lo que pudiera generar la “pulga”.

Gerardo Martino construyó un buen equipo, pero una vez más, alrededor de Messi. Perdieron dos finales de Copa América en partidos donde no pudo anotar. Las convocatorias eran para proteger al astro argentino y a veces se llevaban jugadores que no estaban en nivel. La diferencia era el nivel de Messi.

Él controlaba al equipo y los hacía ganar, pero no podía solo. Higuaín tuvo los dos títulos en sus manos ambas veces y los dejó ir.

Llegó Bauza y nunca pudo funcionar y Sampaoli no cambió absolutamente nada. Recordemos que en el Mundial de Rusia hasta le pedía permiso al capitán albiceleste para hacer cambios. Se hablaba de que él no tomaba decisiones y eran los jugadores los que al final mandaban.

Ese equipo fue eliminado en octavos de final contra el eventual campeón. Firmando una de las peores participaciones de la época moderna de Argentina. Se necesitaba dar un golpe de timón, porque Messi se hacía cada día más viejo.

Se decidió darle oportunidad a Scaloni contra los deseos de los aficionados y muchos especialistas. Su primera tarea fue la Copa América de 2019 en Brasil, donde el equipo fue de menos a más. Cerraron con todo y, aunque perdieron las semifinales contra Brasil, se empezaba a notar el trabajo y la conjunción. 

lionel-messi-selección-argentina-fútbol-mundial
PHOTO/ARCHIVO – Lionel Messi con la selección argentina

Un entrenador pragmático

Su primera convocatoria estuvo llena de críticas. La prensa argentina no perdona y pronosticaba un fracaso inminente. Confió en jugadores como Rodrigo de Paul, que normalmente no tenían protagonismo con los demás técnicos y dejó a “vacas sagradas” fuera de la convocatoria.

Scaloni lo tenía claro, había que construir un equipo equilibrado y aprovechar al máximo a Messi quitándole responsabilidad para que juegue más libre. Lo consiguió. El delantero argentino se le notaba feliz y muy comprometido. Tenía jugadores que lo podían ayudar en todas las líneas y que se matarían por él.

Lautaro Martínez, Guido Rodríguez, Emiliano Martínez, Giovani lo Celso son jugadores que nunca habían visto una convocatoria en ocasiones pasadas. Scaloni confió en ellos y le pagaron con creces: el título de la Copa América, el primer título de Argentina desde 1993.

La idea del novel entrenador es sencilla. Jugamos como equipo. Le quitó el balón de los pies a Messi y se lo confió a otros jugadores que agradecieron la confianza

¿Doblete a la vista?

Hace tiempo no se veía una Argentina tan equilibrada y unida. Saben que es la última oportunidad de su capitán para levantar el trofeo que se le fue de las manos en 2014. Están todos muy comprometidos.

El nivel de los jugadores en todas las líneas es muy bueno. No hay jugador que desentone, cada uno sabe su rol en el equipo y colabora con los demás. Si hay que defender se defiende y si hay que atacar van para adelante.

Esta nueva generación argentina es muy valiente y ya enterraron los fantasmas del pasado. Con un Messi conectado y determinante se ve muy probable la tercera estrella en el escudo. 

lionel-messi-selección-argentina-fútbol-copa-américa-mundial
PHOTO/ARCHIVO – Lionel Messi con la selección argentina

Tácticamente, son ordenados, son adaptables, pero son ofensivos. 4-3-3 en ataque con Messi libre detrás de los delanteros, y defendiendo doble pivote con 4 jugadores atrás que aparte de robar la pelota saben qué hacer con ella.

El medio campo es su parte más fuerte. Lo Celso, De Paul, Rodríguez, Paredes, el que sea puede construir y quitarle responsabilidad al capitán que arranca desde donde puede hacer mucho más peligro. En la delantera no se puede decir nada más, tienen un poderío impresionante con Lautaro, Julián Álvarez, Ángel Correa y el mismo Messi. Se entienden a la perfección.

33 partidos invictos. Llegan al Mundial en el mejor momento desde hace 20 años con uno de los mejores jugadores del planeta con ganas de salir de la sombra de Maradona, ¿seremos testigos de algo histórico?