Preocupación en Dinamarca por la influencia creciente de Qatar en la esfera religiosa y social

El país del Golfo controla totalmente el fondo que rige la Gran Mezquita de Copenhague
Hombres participan en la oración del viernes en la Gran Mezquita de Copenhague

REUTERS/ANDREW KELLY  -   Hombres participan en la oración del viernes en la Gran Mezquita de Copenhague

Qatar se ha hecho con el control total del fondo que está detrás de la mezquita adscrita al Centro de Civilización Hamad Bin Khalifa en Rovsingsgade, en el distrito de Norrebro de la capital danesa de Copenhague, gracias a la toma absoluta de posesión de la junta directiva de la entidad. Una institución que ha recibido ya en torno a una gran cantidad de dinero en concepto de donaciones por parte del Estado qatarí desde su inauguración en 2014 por parte del ministro de Asuntos Religiosos del país del Golfo, Ghaith bin Mubarak Ali Omran al-Kuwari.

Qatar ha estado firmemente en el centro de poder del Centro de Civilización Hamad Bin Khalifa de la Gran Mezquita de Copenhague. Y el diario danés Berlingske revela ahora que el organigrama de la junta directiva del fondo de inversión que opera tras la mezquita ha sido reemplazado, por lo que cinco personas de la esfera más próxima qatarí tienen una mayoría absoluta en la actualidad. Precisamente, uno de los nuevos miembros del órgano rector es Shaheen al-Ghanim, quien ha sido director del Departamento de Asuntos Islámicos del Ministerio de Awqaf y Asuntos Islámicos qatarí.

La Gran Mezquita en Rovsingsgade viene de tener una larga y estrecha relación con Qatar, y las organizaciones afiliadas a la monarquía del Golfo han donado al menos 227 millones de coronas danesas (unos 29,5 millones de euros) al fondo Copenhagen Store Fund, que opera el citado centro islámico. 

Fotografía de archivo del ministro de Asuntos Religiosos de Qatar, Ghaith bin Mubarak Ali Omran al-Kuwari (C), durante la inauguración oficial de la primera mezquita con cúpula y minarete de Dinamarca en Rovsingsgade, el 19 de junio de 2014
CANPIX DENMARK/THOMAS LEKFELDT - Fotografía de archivo del ministro de Asuntos Religiosos de Qatar, Ghaith bin Mubarak Ali Omran al-Kuwari (C), durante la inauguración oficial de la primera mezquita con cúpula y minarete de Dinamarca en Rovsingsgade, el 19 de junio de 2014

El qatarí Ministerio de Awqaf y Asuntos Islámicos de Qatar es una especie de agencia gubernamental también conocida como el Ministerio de Dotaciones y Asuntos Islámicos y la Autoridad Awqaf Qatar; la cual fue creada en 1993 con el objetivo declarado de “asegurar que todas las áreas de la vida moderna cumplen con los principios del islam”. Actúa con el objetivo de promover la confesión islámica en Qatar y en el exterior, y algunas de sus inversiones han sido objeto de controversia por el supuesto radicalismo que se haya en el centro de esta entidad. Se trata de una institución que ofrece cursos de árabe como lengua extranjera, también sobre la Sharía, y las artes islámicas y de caligrafía árabe. También sirve clases de introducción al islam en los diferentes idiomas de los países donde está implantado. 

En el mes de febrero se conocieron las donaciones hechas desde Qatar a la Gran Mezquita de Copenhague y hubo gran preocupación en entre los políticos del Parlamento de Dinamarca por la posible influencia del radicalismo islamista en la sociedad danesa. En esta línea, la portavoz del Partido Popular danés, Pia Kjærsgaard, mostró su preocupación ante este movimiento de Qatar en su país, con financiación incluida, que “pone los pelos de punta”. Algunos de los miembros de la junta que rige el fondo que controla la institución religiosa viven en Qatar, lo que es criticado por la diputada nórdica: “Si te sientas en la mesa de una mezquita en Dinamarca, pero vives en Qatar, está claro qué intereses estás tratando de proteger. Y no son los de Dinamarca”.

Hombres sentados en la Gran Mezquita de Copenhague
REUTERST/ANDREW KELLY - Hombres sentados en la Gran Mezquita de Copenhague

Qatar sigue teniendo actividad en Dinamarca y otros países escandinavos como Suecia, a través de la implementación y financiación de centros religiosos. Así, también se ha conocido que el fondo monetario Qatar Charity, que está afiliado a la Hermandad Musulmana, había donado dinero a una escuela gratuita en la ciudad danesa de Aarhus, donde el responsable municipal Jens Henrik Thulesen Dahl cuestionó sobre el asunto al ministro de Integración danés, Mattias Tesfaye. Ante esto, Tesfaye respondió mostrando también su preocupación: “El Gobierno considera algo muy serio si fuerzas con una visión medieval de la democracia, la libertad y la igualdad intentan ganar influencia en Dinamarca a través de donaciones financieras. Influencia que puede ayudar a socavar la democracia y las libertades fundamentales y los derechos humanos”. Al mismo tiempo, el Ejecutivo escandinavo anunció que propondrá un proyecto de ley que prohíbe la recepción de donaciones "de ciertas personas físicas y jurídicas".

En este sentido, siempre han preocupado los vínculos del país qatarí con los Hermanos Musulmanes, organización salafista (tendencia que defiende una versión muy rígida del islam) considerada terrorista por varios países occidentales, incluido Estados Unidos. 

Una niña lleva una bandera de la Hermandad Musulmana mientras se une a los manifestantes del Frente de Acción Islámica durante una manifestación
REUTERS/MUHAMMAD HAMED - Una niña lleva una bandera de la Hermandad Musulmana mientras se une a los manifestantes del Frente de Acción Islámica durante una manifestación

La nueva y mejorada influencia de Qatar en la Gran Mezquita de Copenhague es la culminación de una lucha de poder en el directorio del fondo que dirige los designios de la institución. Tres miembros de la junta criticaron en su día al presidente Abdelhamid al-Hamdi, pero los estos elementos críticos de la junta ahora están fuera y han sido sustituidos por personas afines a Qatar. La analista experta en hechos religiosos Lene Kühle indicó al medio Berlingske que el hecho relativo a la toma de la junta del organismo no tiene que ver necesariamente con la religión y sí con la intención qatarí de asegurar su inversión. Sin embargo, el hecho es que el Centro de Civilización Hamad bin Khalifa tiene un claro cariz religioso y radical, según algunos expertos, ya que, por ejemplo, el imán Abu Bilal, condenado por pedir el asesinato de judíos, ha predicado varias veces en este centro religioso. Incluso, cuando se publicó sobre este extremo en febrero, los representantes de la Gran Mezquita dijeron que Abu Bilal no se consideraba como un elemento extremista. 

Un hombre durante la inauguración oficial de la primera mezquita de Dinamarca con cúpula y minarete en Rovsingsgade, Copenhague
Un hombre durante la inauguración oficial de la primera mezquita de Dinamarca con cúpula y minarete en Rovsingsgade, Copenhague

Las maniobras de Qatar en Dinamarca son importantes, teniendo en cuenta que el islam en este país europeo es la religión minoritaria más grande de la nación y juega un rol destacado en la configuración de su paisaje social y religioso. Según una estimación de 2018, unas 300.000 personas, el 5,3% de la población en Dinamarca, es musulmana. Una cifra que fue escalando durante las últimas décadas. 

La mayoría de los musulmanes en Dinamarca son suníes, la rama del islam que predomina en la Gran Mezquita de Copenhague del Centro de Civilización Hamad bin Khalifa.