PUBLICIDAD

Iberdrola

¿Puede el modelo “compre ahora, pague después” desbloquear el potencial del comercio electrónico en mercados emergentes?

BNPL experimentó un crecimiento sólido junto con el impulso de la era de la pandemia en los pagos digitales
compras-online

PHOTO/ARCHIVO  -  

Aprovechando el impulso del comercio electrónico de la pandemia de COVID-19, el modelo "compre ahora, pague después" (BNPL) es uno de los segmentos de más rápido crecimiento en la financiación al consumo, particularmente en los mercados emergentes.   

Los proveedores de BNPL ofrecen préstamos en el punto de venta que los consumidores pueden pagar en cuotas en el transcurso de semanas o meses. Al cobrar poco o ningún interés, estos proveedores de microcrédito obtienen ganancias a través de las tarifas de transacción pagadas por el minorista, ofreciendo a cambio mayores ventas y conversión de clientes. 

En junio de 2022, el gigante tecnológico multinacional estadounidense Apple anunció que lanzaría su propio servicio de pago diferido, ingresando a un mercado dominado por empresas emergentes como la sueca Klarna y la estadounidense Affirm. Ese mismo mes, PayPal anunció su propio servicio BNPL, Pay Monthly.  

El año pasado, BNPL representó 2 de cada 100 dólares gastados en comercio electrónico, según Global Data. Con un valor de mercado global de 125.000 millones de dólares en 2021, se prevé que el segmento muestre una tasa de crecimiento anual compuesto del 24,9% y alcance los 3,9 billones de dólares en 2030.  

Si bien la inflación y el menor gasto de los consumidores han afectado las valoraciones de las empresas después de la pandemia, es probable que la adopción de marcos regulatorios propicios y el potencial de crecimiento de BNPL en los mercados emergentes lo ayuden a capear los obstáculos económicos.  

Aumentar la inclusión financiera 

BNPL permite a los minoristas acceder a mercados donde la financiación está menos disponible y aumenta el poder adquisitivo tanto de las personas como de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYME). 

Dado que BNPL automatiza el proceso de aprobación de crédito, integrándolo en el flujo de pagos en línea, los controles se realizan en segundos y sin interacción cara a cara. Es atractivo para poblaciones jóvenes alfabetizadas digitalmente en mercados emergentes con penetración crediticia limitada.  

BNPL es especialmente atractivo para personas sin un historial crediticio sólido, y el servicio a menudo financia la primera compra en línea de un usuario. Para los clientes, reduce el riesgo de deuda asociado con el crédito, al mismo tiempo que limita el riesgo de impago o fraude a través de comprobaciones de crédito blandas y suscripción. 

La mayor parte del crecimiento de BNPL ha sido en el espacio de empresa a consumidor, financiando compras en línea de bienes que de otro modo las personas no podrían pagar. Muchas empresas emergentes, como valU de Egipto, también ofrecen préstamos en el punto de venta para servicios como atención médica, educación y viajes, así como para bienes convencionales.  

Sin embargo, algunas nuevas empresas apuntan específicamente al espacio de empresa a empresa al ofrecer una línea de crédito para que las MIPYME compren a proveedores, otorgándoles más poder adquisitivo y acceso al crédito. 

Tendencias en los mercados emergentes 

En los mercados emergentes, la proporción de adultos que realizan o reciben pagos digitales aumentó del 35% en 2014 al 57% en 2021, según el Banco Mundial. 

América Latina se convirtió en uno de los mercados de comercio electrónico de más rápido crecimiento en el mundo durante la pandemia, con una expansión del comercio electrónico minorista de un 37% en 2020, y es particularmente atractivo para BNPL.  

El pago a plazos es una parte bien establecida de la cultura financiera en muchos países, al igual que las alternativas en efectivo; en Brasil, los consumidores confían en los comprobantes bancarios conocidos como boleto bancario en lugar de efectivo, mientras que, en las tiendas de barrio de México, como OXXO, ofrecen un sistema de cupones para los pagos. 

En abril de 2021, Nelo, una agencia fintech fundada por exejecutivos de Uber, recaudó 3 millones de dólares en una ronda inicial para comenzar a ofrecer servicios de BNPL en México. Una alianza reciente con Mastercard permitirá que los servicios de Nelo cubran todo el comercio en línea de forma automática, eliminando la necesidad de hacer acuerdos con proveedores específicos.  

Otros actores destacados que buscan expandir los servicios de BNPL en una región donde el 86% de los pagos son en efectivo incluyen a la colombiana Addi, que se expandió a Brasil y está apuntando al mercado mexicano, así como a la empresa emergente estadounidense Alchemy.  

Varios mercados en la región de Asia-Pacífico experimentarán un auge de BNPL, con saldos de préstamos digitales proyectados para alcanzar los 116.000 millones de dólares para 2025, según un informe de Google de 2021.  

GoTo, la empresa emergente más grande de Indonesia, anunció recientemente planes para ofrecer préstamos BNPL junto con servicios preexistentes que van desde transporte hasta compras en línea. Kredivo, el jugador de BNPL más grande y de más rápido crecimiento de Indonesia, planea expandirse a Vietnam, donde se espera que el mercado de BNPL supere los 1.000 millones de dólares para 2028, frente a los 496 millones de dólares en 2022

Las firmas de BNPL en Medio Oriente y África del Norte también han atraído inversiones sustanciales, aunque las valoraciones de BNPL han bajado en comparación con el año pasado a medida que el mercado madura.  

En agosto de 2022, Tamara de Arabia Saudí aseguró 100 millones de dólares en su ronda de financiación de Serie B dirigida por Sanabil Investments. Como participante en el programa sandbox del Banco Central de Arabia Saudí, la empresa tiene como objetivo la expansión regional. Tabby, con sede en los Emiratos Árabes Unidos, también recaudó 150 millones de dólares en una ronda de financiamiento de mega deuda de agosto de 2022. 

En el África subsahariana, varios actores locales buscan expandir las opciones de BNPL en economías mayoritariamente monetarias.  

En enero de 2022, LipaLater de Kenia recaudó 12 millones de dólares en una ronda puente de deuda y capital, y en marzo del mismo año CredPal de Nigeria recaudó 15 millones de dólares en una expansión similar. Dentro de la región, BNPL se utiliza principalmente para financiar compras costosas como computadoras portátiles, productos electrónicos y automóviles, aunque están surgiendo oportunidades para préstamos entre pares.  

Desafíos y regulación 

A medida que crece el segmento, los proveedores de BNPL enfrentan una mayor competencia y tasas de interés más altas, lo que puede reducir los márgenes de ganancias. Klarna, que alguna vez fue la empresa fintech mejor valorada de Europa, cerró su última ronda de financiación con una valoración un 85% más baja.  

Una desaceleración en el gasto como resultado de la inflación y las preocupaciones sobre la cadena de suministro está impulsando a muchas empresas a sopesar el crecimiento frente a la rentabilidad, y es probable que el segmento experimente una mayor consolidación y expansión de la cartera.  

Aun así, los jugadores internacionales de fintech han comenzado a ingresar a un espacio que alguna vez estuvo reservado a las nuevas empresas, ya sea a través de asociaciones con proveedores de BNPL existentes o mediante la expansión de sus propios servicios. 

La regulación también desempeñará un papel habilitador, ya que los servicios de BNPL generalmente quedan fuera de las leyes de crédito al consumo existentes. En Malasia, el Banco Central, la Comisión de Valores de Malasia y el Ministerio de Finanzas están trabajando para desarrollar una ley de crédito al consumo este año que incluya a BNPL.  

Otros mercados, como Australia y Singapur, están optando por un código de prácticas voluntario, que equilibra la protección del consumidor con el apoyo para un crecimiento continuo. Las regulaciones potenciales pueden incluir límites de edad y de crédito para los préstamos de BNPL; requisitos de divulgación y marketing justo; medidas para desalentar los pagos atrasados ​​y limitar la acumulación de deuda; e intercambio de información crediticia para proporcionar una mejor comprensión de las finanzas de los clientes.