PUBLICIDAD

Iberdrola

¿Puede la agricultura sostenible abordar la seguridad alimentaria mundial?

Los agricultores de los mercados emergentes están adoptando cada vez más la agricultura sostenible
World Bank/Illuminati Films - Agricultura sostenible en Goiás, en Brasil

World Bank/Illuminati Films  -   Agricultura sostenible en Goiás, en Brasil

A la luz de la pandemia de COVID-19, las interrupciones en la cadena de suministro y las preocupaciones ambientales más amplias, muchos países buscan mejorar la eficiencia de la agricultura y al mismo tiempo reducir su huella de carbono.

La agricultura sostenible ha cobrado impulso en los últimos meses, luego de la invasión rusa de Ucrania, que redujo las exportaciones de maíz, trigo y aceite de cocina de dos de los principales productores del mundo, lo que generó preocupaciones más amplias sobre la seguridad alimentaria mundial.

Las limitaciones de suministro se ven exacerbadas por las preocupaciones climáticas. Una ola de calor reciente en India y Pakistán, en la que las temperaturas alcanzaron casi los 50 °C, mató a decenas de personas y causó daños significativos a los cultivos y los ingresos de los pequeños agricultores.

Si bien muchos países se han movido para apuntalar las cadenas de suministro y mejorar los acuerdos con los proveedores, algunos también están buscando una agricultura sostenible.

Las definiciones varían, pero la agricultura sostenible se refiere en términos generales a la agricultura que es sostenible a nivel ambiental, social y económico. Por lo general, implica una serie de prácticas que se centran en preservar la fertilidad del suelo, prevenir la contaminación del agua y proteger la biodiversidad, y puede incluir medidas como la rotación de cultivos, la plantación de cultivos de cobertura y la eliminación de la labranza.

La agricultura sostenible utiliza hasta un 56% menos de energía por unidad de cultivo producida y emite un 64% menos de gases de efecto invernadero por hectárea, según un informe de junio de 2021 del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Aunque los métodos más sostenibles requieren costos de mano de obra más altos, el PNUMA estima que tienen el potencial de crear hasta un 30% más de empleos que la agricultura convencional, y señaló que los productos producidos de manera sostenible generalmente tienen precios de venta más altos.

World Bank/Illuminati Films - Agricultura sostenible en Goiás, en Brasil
World Bank/Illuminati Films - Agricultura sostenible en Goiás, en Brasil
Agricultura sostenible en mercados emergentes

Aunque las economías desarrolladas, sobre todo Francia, lideran el camino en agricultura sostenible, los mercados emergentes están adoptando cada vez más este tipo de prácticas.

En abril, la firma india de capital de riesgo de tecnología agrícola Omnivore lanzó un fondo de 130 millones de dólares, con una inversión de hasta 30 millones de dólares de la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de Estados Unidos, que se centrará en apoyar a las empresas emergentes que hacen que la agricultura en la India sea más resistente, sostenible y rentable.

Omnivore ha invertido mucho en el espacio desde 2012, brindando financiamiento a nuevas empresas que ofrecen servicios de tecnología financiera, plataformas de mercado de empresa a empresa y tecnologías posteriores a la cosecha para aumentar la eficiencia y la sostenibilidad.

Una de esas empresas emergentes es Fasal, que proporciona a los productores equipos agrícolas de precisión utilizados en sistemas de microirrigación. Utilizando inteligencia artificial e Internet de las cosas (IoT), la empresa instaló sensores de humedad del suelo en más de 16.000 hectáreas de tierras agrícolas en la India para conservar el agua.

Otro beneficiario de Omnivore es BioPrime AgriSolutions, que desarrolla insumos de cultivos biológicos sostenibles y hechos a medida para mejorar los rendimientos.

Por otra parte, en marzo, el Banco Mundial aprobó un préstamo de 180 millones de dólares para apoyar la gobernanza del agua, mejorar los servicios de riego e implementar tecnologías de riego que ahorran agua en Marruecos.

Las innovaciones incluidas en el proyecto, cuyo objetivo es apoyar a 16.000 agricultores, se consideran clave para abordar la escasez de agua en el país.

Dado que los países de MENA importan la mitad de sus alimentos, y esta cifra alcanza el 90% en el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), la región ha sido líder entre los mercados emergentes en términos de adopción de soluciones agrícolas sostenibles.

En 2020, NOX Management de Kuwait se asoció con la empresa de tecnología agrícola con sede en Hamburgo &ever para abrir una granja vertical interior comercial en las afueras de la ciudad de Kuwait.

Con una superficie de 3.000 metros cuadrados, la granja utiliza sensores IoT para controlar digitalmente la siembra, la germinación, la cosecha, la temperatura, la humedad, las emisiones y el flujo de aire, utilizando un 90% menos de agua y un 60% menos de fertilizante que la agricultura tradicional.

Esto se produce en medio de informes de los medios regionales de que Kuwait está acelerando el desarrollo de un proyecto agrícola sostenible. Completada a la mitad en junio, la granja tiene como objetivo reducir el uso de agua dulce en la agricultura mediante el uso de agua tratada y mejorar la eficacia de varias prácticas agrícolas a través de actualizaciones tecnológicas.

El proyecto también utilizará invernaderos que funcionan con energía solar, desarrollará seis lagos para la acuicultura sostenible y construirá una unidad de reciclaje para desechos agrícolas.

AFP/FADEL SENNA  -   Agricultores marroquíes cosechan uvas en el viñedo "Val d'Argan" en el pueblo de Ounara, en la región occidental de Essaouira
AFP/FADEL SENNA - Agricultores marroquíes cosechan uvas en el viñedo "Val d'Argan" en el pueblo de Ounara, en la región occidental de Essaouira
Agricultura regenerativa

Si bien incorpora muchos de los principios de la agricultura sostenible, la agricultura regenerativa va un paso más allá al rehabilitar el medio ambiente a un estado en el que puede regenerar alimentos de forma natural por sí mismo.

Al aumentar la biodiversidad del suelo y la materia orgánica, la agricultura regenerativa hace que el suelo sea más resistente y, por lo tanto, capaz de resistir los severos impactos climáticos del cambio climático.

Según un estudio de 2021 realizado por Bain & Company y Nature United, la transición a la agricultura regenerativa podría ayudar a los agricultores a reducir las emisiones a la mitad y aumentar las ganancias. Sin embargo, el estudio advirtió que los agricultores necesitarían un promedio de cuatro años para obtener estos beneficios y, en última instancia, perderían rentabilidad durante la transición.

Otro estudio, realizado por la Fundación Ecdysis, encontró que las granjas con prácticas regenerativas eran un 78% más rentables que la agricultura convencional, gracias a los menores costos de insumos para semillas y fertilizantes, así como a la capacidad de vender a mercados finales más lucrativos.

Con este fin, el año pasado, el gigante de alimentos y bebidas Nestlé lanzó un plan de agricultura regenerativa para invertir 1.300 millones de dólares durante cinco años para ayudar a 500.000 agricultores y 50.000 proveedores de todo el mundo a mejorar la fertilidad y la materia orgánica del suelo. El proyecto tiene como objetivo ayudar a los agricultores a retener agua y mejorar el drenaje, proteger y restaurar la biodiversidad y secuestrar carbono.

La compañía también está desarrollando cultivos más amigables con el medio ambiente, incluidas variedades de café y cacao de mayor rendimiento, y está invirtiendo conjuntamente en su adopción por parte de los agricultores en un esfuerzo por asumir algunos de los costos y riesgos de la transición.

A nivel de financiamiento multilateral, el Banco Interamericano de Desarrollo está apoyando proyectos para regenerar árboles de pino y cacay en Colombia. Se espera que el proyecto aumente los rendimientos de resina de pino y nueces de cacay, brindando así a los agricultores indígenas nuevas fuentes de ingresos y ayudando a revertir la deforestación.

En otros lugares, los proyectos de menor escala están utilizando enfoques regenerativos para combatir la deforestación y reducir las emisiones de carbono y la contaminación.

En Perú, el Fondo Mundial para la Naturaleza ejecuta 10 proyectos de trabajo de campo en la región de Madre de Dios para promover técnicas de agricultura regenerativa entre los agricultores locales. Además, más de 200 agricultores de Madre de Dios están participando en la Alianza por la Ganadería Regenerativa en la Amazonía Peruana, que tiene como objetivo hacer que la ganadería sea más sostenible mediante la implementación de un sistema agroecológico que permita recuperar los suelos sin socavar la productividad ganadera.

El programa desarrolla la capacidad técnica y la comprensión de las prácticas que intercalan las fincas ganaderas con las áreas boscosas para amortiguar la deforestación. Luego, los agricultores tienen el beneficio de obtener ingresos adicionales de la cosecha de productos e ingredientes que la Amazonía produce de forma natural.