PUBLICIDAD

Iberdrola

Putin se disculpa con Israel por los comentarios antisemitas de Lavrov

De acuerdo con Jerusalén, el presidente ruso se disculpó durante una llamada telefónica. El Kremlin no menciona dicha disculpa. La conversación se produce poco después de una visita de Hamás a Moscú
Combinación del presidente ruso Vladimir Putin y del primer ministro israelí Naftali Bennett PHOTO/AFP

PHOTO/AFP  -   Combinación del presidente ruso Vladimir Putin y del primer ministro israelí Naftali Bennett

El presidente ruso, Vladimir Putin, se ha disculpado con Israel por las declaraciones antisemitas de su ministro de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, quien señaló que “Hitler tenía sangre judía”. La disculpa llegó durante una llamada telefónica entre Putin y el primer ministro israelí Naftali Bennett donde también abordaron el actual panorama en Ucrania. “El primer ministro aceptó la disculpa del presidente Putin por los comentarios de Lavrov y le agradeció haber aclarado la visión del presidente sobre el pueblo judío y la memoria del Holocausto”, declaró la oficina de Bennett.

No obstante, en el comunicado del Kremlin posterior a la conversación no se menciona dicha disculpa, tan solo señala que los mandatarios dialogaron sobre “la memoria histórica, el Holocausto y la situación en Ucrania”. “Los líderes honraron la memoria de todos los caídos, incluidas las víctimas del Holocausto, al tiempo que expresaron su interés en un mayor desarrollo de las relaciones amistosas ruso-israelíes”, agrega la nota de Moscú.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, durante una rueda de prensa tras su reunión con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en Moscú, Rusia, el 26 de abril de 2022 REUTERS/MAXIM SHIPENKOV
REUTERS/MAXIM SHIPENKOV - El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, durante una rueda de prensa tras su reunión con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en Moscú, Rusia, el 26 de abril de 2022

Con el objetivo de mantener los lazos con Jerusalén, Putin también envió un mensaje al presidente Isaac Herzog con motivo del Día de la Independencia de Israel. “Confío en que las relaciones ruso-israelíes basadas en los principios de la amistad y el respeto mutuo seguirán desarrollándose en beneficio de nuestros pueblos y a favor del fortalecimiento de la paz y la seguridad en Oriente Medio”, expresó el líder ruso, de acuerdo con Jerusalén. Herzog también exigió una disculpa tras las afirmaciones de Lavrov, a quien acusó de propagar “mentiras que huelen a antisemitismo”.

Choques entre Moscú y Jerusalén

A pesar de este reciente acercamiento entre Rusia e Israel, a medida que se ha desarrollado la guerra en Ucrania, la brecha entre ambos países se ha profundizado. Jerusalén, que había intentado adoptar una posición neutral desde que comenzó la invasión rusa, se ha alejado cada vez más de Moscú debido, por un lado, a las masacres cometidas por las tropas rusas en los alrededores de Kiev y, por otro, a las polémicas declaraciones de Lavrov.

Combinación de imágenes del ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y del  ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid PHOTO/AFP
PHOTO/AFP - Combinación de imágenes del ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y del  ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid

En primer lugar, el jefe de la diplomacia rusa aseguró en una entrevista en un programa del canal italiano Mediaset que “Hitler tenía sangre judía”. Asimismo, Lavrov declaró que las personas “más antisemitas suelen ser judíos”. Israel condenó las palabras de Lavrov y las autoridades políticas del país exigieron una disculpa inmediata. Sin embargo, el diplomático ruso, lejos de disculparse, avivó la polémica y acusó a Jerusalén de respaldar al “régimen neonazi” de Kiev. Rusia considera que el actual Gobierno ucraniano es de corte “neonazi” y basándose en esta idea justifica su invasión sobre el país.

Voluntarios ucranianos del paramilitarismo Cuerpo Nacional Azov con sus banderas demuestran su fuerza, durante el Día del Voluntario Ucraniano en Kyiv, Ucrania AP/EFREM LUKATSKY
AP/EFREM LUKATSKY - Voluntarios ucranianos del paramilitarismo Cuerpo Nacional Azov con sus banderas demuestran su fuerza, durante el Día del Voluntario Ucraniano en Kyiv, Ucrania

“Tomamos nota de la declaración del ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, lo que contradice la historia y explica en gran medida la política del actual Gobierno de Israel de apoyar al régimen neonazi de Kiev”, indicó el Ministerio en un comunicado. “La historia incluye ejemplos trágicos de judíos que colaboraron con los nazis”, señala la nota, reiterando las palabras de Lavrov en el canal italiano.

“Voy a decir algo que los políticos israelíes sin duda no quieren escuchar, pero que tal vez les interese. En Ucrania, mercenarios israelíes están junto a los combatientes del Azov”, afirmó posteriormente la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, María Zajarova, durante una entrevista con la radio Sputnik.

Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso PHOTO/AP
PHOTO/AP - Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso

Zajarova se refiere al Batallón Azov, una unidad militar dentro de la Guardia Nacional ucraniana considerada por muchos como una milicia neonazi. Este grupo militar se ha convertido en un punto clave dentro de la propaganda rusa que justifica y apoya la invasión. Si bien es cierto que el Batallón Azov ha sido acusado de crímenes de guerra y de portar símbolos nazis, el grupo no tiene la influencia que se cree. La ONG Counter Extremism Project destaca que, en las elecciones de 2019, el ala política de Azov solo se obtuvo el 2,15% de los votos, lo que dejó fuera del Parlamento a Andriy Biletsky, líder del partido político de extrema derecha Cuerpo Nacional.

 Un voluntario del paramilitar Cuerpo Nacional Azov sostiene una bandera mientras asiste a una manifestación de veteranos frente a la Oficina Presidencial en Kiev AP/EFREM LUKATSKY
AP/EFREM LUKATSKY - Un voluntario del paramilitar Cuerpo Nacional Azov sostiene una bandera mientras asiste a una manifestación de veteranos frente a la Oficina Presidencial en Kiev

Las acusaciones de Zajarova se basan en los voluntarios israelíes que se han sumado a las Fuerzas Armadas de Ucrania desde que comenzó la invasión rusa. Algunos medios israelíes como The Times of Israel calculan que hay alrededor de 100 combatientes, aunque no hay cifras exactas. Por otro lado, en varias ocasiones también se ha señalado a Israel como uno de los países encargados de armar y entrenar a Azov. Tal y como informó a mediados de abril el periodista Michael Starr del periódico The Jerusalem Post, un tipo de arma desarrollada conjuntamente por Israel, Singapur y Alemania fue vista en manos de los combatientes de Azov. 

Hamás en Rusia

En medio de las tensiones entre Israel y Rusia, una delegación de Hamás viajó a Moscú para conversar sobre “los ataques israelíes en Jerusalén, sus peligrosas repercusiones y las violaciones en Cisjordania y Gaza”, según informa Donia Al-Watan. La delegación de Hamás estuvo liderada por el subjefe del Buró Político del grupo, Moussa Abu Marzouk, quien estuvo acompañado de Fathi Hammad y Hussam Badran, así como del representante del movimiento en Moscú. Los líderes de Hamás se reunieron con funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, incluido el vicecanciller Mikhail Bogdanov.

Los lazos entre Hamás y Moscú se forjaron en 2006, después de la victoria del grupo palestino en las elecciones parlamentarias de ese año. Entonces, el exlíder de la oficina política del movimiento, Khaled Meshaal, se reunió con Lavrov en Moscú, donde exigió la retirada completa de Israel de todos “los territorios palestinos ocupados en 1967”, según informó Al Arabiya.

Miembros del grupo militante de la Yihad Islámica participan en una concentración junto a simpatizantes de Hamás después de las oraciones del viernes en Jan Yunis, sur de la Franja de Gaza, el 8 de abril de 2022 AFP/SAID KHATIB
AFP/SAID KHATIB - Miembros del grupo militante de la Yihad Islámica participan en una concentración junto a simpatizantes de Hamás después de las oraciones del viernes en Jan Yunis, sur de la Franja de Gaza, el 8 de abril de 2022

Más recientemente, en 2020, Rusia rechazó el “acuerdo del siglo”, un plan de paz propuesto por el expresidente estadounidense Donald Trump para el conflicto palestino-israelí. Hamás celebró la postura de Moscú, además de expresar su “interés en la relación con Rusia y su desarrollo en todos los campos”, según Al Jazeera.

Hamás se mantiene al margen de la guerra en Ucrania

La última vez que representantes de Hamás visitaron Moscú fue en diciembre de 2021, coincidiendo con las tensiones entre Rusia y la OTAN y la acumulación de tropas rusas en la frontera ucraniana. Dos meses después, comenzó la invasión rusa sobre Ucrania, una guerra en la que Hamás “no tiene interés en tomar partido”, tal y como indica a Al-Monitor Hani Habib, analista político en el periódico palestino Al-Ayyam en la Franja de Gaza. “El silencio de Hamás con respecto a la guerra contra Ucrania es parte de su política de no injerencia en los asuntos de los estados”, añade.

Por otra parte, Iyad al-Qarra, investigador político cercano a Hamás, señaló a Al-Monitor que “la guerra rusa contra Ucrania es un problema internacional y Hamás no tiene que tomar una posición sobre el conflicto”. “El movimiento está ejerciendo cautela y guardando silencio sobre la guerra para evitar un mayor aislamiento, especialmente después de que el Reino Unido lo designó como grupo terrorista el 26 de noviembre de 2021 y Australia el 3 de marzo”, explica.

ZUMA/MAHMOUD AJJOUR - El líder palestino de Hamás, Ismail Haniyeh, habla en una rueda de prensa en la ciudad de Gaza
ZUMA/MAHMOUD AJJOUR - El líder palestino de Hamás, Ismail Haniyeh, habla en una rueda de prensa en la ciudad de Gaza

El grupo palestino trata de no inmiscuirse en el conflicto mientras busca mantener sus relaciones con Rusia. De hecho, pocos días después de que comenzase la invasión, el grupo palestino publicó un comunicado desmintiendo unas supuestas declaraciones de Khaled Meshaal, jefe del movimiento en el extranjero, en las que pedía a Putin “detener su invasión y el asesinato de civiles”. “Confirmamos que el jefe del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) en el extranjero, el líder Khaled Meshaal, no hizo ninguna declaración a ningún medio de comunicación con respecto a la crisis ruso-ucraniana”, destacó Hamás en la nota.

“La guerra entre Rusia y Ucrania es una lucha entre los grandes jugadores, Rusia, Estados Unidos y los países occidentales, con el objetivo de  rediseñar el mapa geopolítico en el mundo”, afirmó Yahya Moussa, líder de Hamás y diputado del Consejo Legislativo, citado por Al Monitor. “Hamás está fuera de este juego”, agregó. No obstante, Moussa si que condenó “el doble rasero” de Occidente. “Si bien Hamás es designado como un grupo terrorista, Occidente está apoyando financiera, política y militarmente a la resistencia popular ucraniana”, subrayó.