PUBLICIDAD

Iberdrola

Qatar dificulta las negociaciones de suministro de gas a Alemania con condiciones similares a las de Argelia

Qatar pide que su gas no pueda ser reenviado a otros países de Europa desde Alemania
gas qtara alemania

Qatar News Agency via REUTERS  -   Saad Sharida al-Kaabi, Ministro de Energía de Qatar, se reúne con el Ministro de Economía alemán Robert Habeck, en Doha

Fuentes cercanas a las negociaciones entre Alemania y Qatar por un acuerdo de suministro de gas licuado afirmaron a la agencia Reuters que el diálogo estaría en punto muerto a causa de las condiciones impuestas por Doha.  

La delegación qatarí pidió como condición que su gas transportado hasta Alemania no pueda ser vendido o redirigido a otros países, lo que supone una línea roja para la Unión Europea. Alemania, que tiene una fuerte dependencia del gas ruso, busca soluciones desde el inicio del conflicto en Ucrania para atajar sus problemas de suministro. Estas condiciones impuestas en la negociación son similares a las que Argelia usa en sus amenazas contra España por el uso inverso del gasoducto de Tarifa-Tánger. 

transporte gas
PHOTO/AP  Buque cisterna de gas natural licuado (GNL) qatarí siendo cargado con GNL en el puerto marítimo de Raslaffans, al norte de Qatar

Alemania también busca un acuerdo de larga duración, al menos 20 años, con el objetivo de reestructurar su política energética y reducir las emisiones de carbono. Tras la formación del nuevo Ejecutivo alemán en octubre, con los Verdes en la coalición de Gobierno, la transición ecológica ha cobrado más importancia que nunca para Berlín. 

Las negociaciones comenzaron en marzo de 2022 con una visita del ministro de Economía alemán y vicecanciller, Robert Habeck (Verdes), a Doha con la esperanza de poder sacar a adelante esta solución a largo plazo. Desde entonces poco se ha sabido del avance en las negociaciones. En el momento del cierre de la edición, ni las autoridades de Qatar ni el ministerio de Economía alemán han aclarado la noticia hecha por Reuters ni han hecho ningún comunicado al respecto. 

Tampoco lo ha hecho el jefe del Ejecutivo, el socialista Olaf Scholz ni la titular de Exteriores y líder de los Verdes, Annalena Baerbock. 

grafico gas
AFP/EUROSTAT

El tiempo se agota para los líderes alemanes. La guerra de Ucrania parece alargarse en el tiempo y no hay signos de que las hostilidades vayan a cesar en el medio o corto plazo. La reestructuración del mercado energético no será momentánea. Qatar es el mayor exportador mundial de gas y sus compañías contaban ya con acuerdos con Alemania para suministrar gas.

Robert Habeck también miró a Emiratos Árabes Unidos como una de las posibles soluciones a los problemas energéticos de Alemania. EAU se ha posicionado en los últimos años como un referente mundial en hidrógeno verde, una alternativa atractiva para los objetivos sostenibles y limpios del Gobierno alemán. 
 Alemania consume anualmente en torno a 100.000 millones de metros cúbicos de gas, del que casi la mitad proviene de Rusia. 

Mientras, Rusia vuelve a apretar las tuercas a Europa y este jueves han comunicado el cierre del gasoducto de Gazprom que transportaba gas a Polinia. El Yamal-Europe se ha cerrado como respuesta a las sanciones de la Unión Europea contra Rusia, tal y como ha hecho saber la empresa de gas Gazprom a través de un comunicado emitido en el canal de mensajería Telegram. 

gas
AFP/INA FASSBENDER : Tuberías utilizadas para el transporte de hidrógeno 

Economistas citados por el medio alemán DW estiman que, desde el inicio de la guerra en Ucrania, los países europeos han comprado hasta 13.000 millones de euros de gas ruso. Una suma que va directamente a las arcas del Kremlin y que financia indirectamente la invasión de Ucrania. 

Pese a ello, los países del centro y del norte de la Unión Europea aún son incapaces de cortar por completo su relación con el gas ruso. Las sanciones de la Comisión Europea han castigado hasta ahora al carbón y al acero ruso. El gas es el objetivo último de las sanciones, tal y como ha confirmado varias veces el secretario de Estado francés para la Unión Europea.