Qatar y Arabia Saudí escenifican la reconciliación con un abrazo

El emir de Qatar, Tamim bin Hamad al-Thani y el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, se abrazan a la llegada a Al-Ula
Atalayar_Al Thani Bin Salman

AFP / PALACIO REAL SAUDÍ / BANDAR AL-JALOUD  -   El Príncipe Heredero Mohammed bin Salman (D) da la bienvenida al Emir de Qatar Tamim bin Hamad Al-Thani (I) a su llegada a la ciudad de al-Ula, en el noroeste de Arabia Saudita, para la 41ª cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG)

Los líderes del Golfo han catalogado la 41ª cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo como la cumbre de la reconciliación. Durante los últimos días se han estado anunciando gestos que pronosticaban un acercamiento entre Riad, Abu Dabi y Doha. El más importante de todos era el del anuncio de la asistencia del emir de Qatar, el jeque Al-Thani a la cumbre que se celebra en Arabia Saudí, algo que no hacía desde 2017. 

Kuwait, que ha sido el principal mediador entre las dos partes, enfrentadas a raíz del bloqueo establecido en 2017 a Qatar por Arabia Saudí, Emiratos, Bahréin y Egipto, era el encargado de anunciar ayer que el bloqueo se da por finalizado, y que el espacio aéreo, terrestre y marítimo queda de nuevo abierto. 

Atalayar_Consejo Cooperacion Golfo
AFP/ GIUSEPPE CACACE - Esta foto de archivo tomada el 5 de diciembre de 2017 muestra una vista general de los líderes del Golfo que asisten a la cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) en el palacio de Bayan en la ciudad de Kuwait

Esta noticia llegaba antes incluso de que diese comienzo la cumbre, por lo que ya se vaticinaba que los acuerdos que se alcanzasen implicarían un acercamiento entre los países del Golfo. A su llegada al aeropuerto de Al-Ula, en Arabia Saudí, el emir qatarí y el príncipe heredero saudí se daban un cálido abrazo para escenificar la reconciliación.

El ministro de Estado de Asuntos Exteriores emiratí, Anwar Gargash, definió esta cumbre como "histórica" a través de su cuenta en Twitter, incidiendo en la necesidad de una restauración de las relaciones con Qatar y una vuelta a la cohesión del Golfo, después de que los cuatro países acusaran a Doha de estar apoyando el terrorismo y a los Hermanos Musulmanes, además de haber estrechado relaciones con Irán.

Atalayar_bin Salman kuwait
AFP/PALACIO REAL SAUDÍ/BANDAR AL-JALOUD - El príncipe heredero Mohamed bin Salman (R) dando la bienvenida al emir de Kuwait, Nawaf al-Ahmad al-Jaber al-Sabah (C), a su llegada a la ciudad de A-Ula, en el noroeste de Arabia Saudí, para la 41ª cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG)

A las delegaciones de los países miembro del CCG, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Bahréin, Qatar y Omán, se debe añadir la presencia del asesor principal de Donald Trump, Jared Kushner, y del ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Sameh Soukry.

Aunque la relación con Qatar será la cuestión principal de la cumbre, otros aspectos como la gestión de la pandemia, la fortaleza de los sistemas sanitarios, la campaña de vacunación o la situación de Yemen también serán tratados por los líderes del Golfo.