PUBLICIDAD

Iberdrola

Qatar y el cuarteo árabe, una relación conflictiva en tiempos de pandemia

El cuarto árabe ha pedido a Doha que abandone su “política de apoyo a organizaciones terroristas y que deje de proporcionar a los grupos extremistas plataformas para difundir su mensaje
El Emir de Qatar, el Jeque Tamim bin Hamad al-Thani

PHOTO/REUTERS  -   El emir de Qatar, el Jeque Tamim bin Hamad al-Thani

Una crisis tras otra. En las últimas horas, Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y Emiratos Árabes Unidos han pedido a Doha que abandone su “política de apoyo a organizaciones terroristas y que deje de proporcionar a los grupos extremistas plataformas para difundir su mensaje”. El cuarteto árabe decidió el pasado de junio de 2017 cortar sus lazos diplomáticos con Qatar, aislando al pequeño emirato del golfo Pérsico.  Este distanciamiento es una de las crisis diplomáticas más graves entre los países del Golfo en los últimos años. 

Qatar, según el cuarteto árabe, ha estado otorgando a distintas organizaciones extremistas la oportunidad de aparecer en sus medios de comunicación para propagar su ideología. Así lo han señalado en una carta conjunta enviada por los representantes de estos países ante Naciones Unidas en respuesta a las “acusaciones engañosas”” emitidas por el delegado de Qatar y otros organismos internacionales, según ha informado el digital Asharq Al-Awsat. 

Los representantes del cuarteto han señalado en esta misiva que las medidas tomadas por sus estados contra Doha se han producido en respuesta al “continuo apoyo de Qatar al terrorismo, el extremismo y la injerencia en los asuntos internos de los países vecinos”. En esta carta han aclarado que “estas medidas se han realizado en total conformidad con el derecho internacional” y han criticado las declaraciones hechas por el delegado de Qatar frente a organismos internacionales calificándoles de “engañosas”. 

El ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí Adel al-Jubeir junto a sus homólogos de EAU, Egipto y Bahréin discutiendo la situación diplomática con Qatar, en El Cairo, Egipto, el 5 de julio de 2017
PHOTO/REUTERS - El ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí Adel al-Jubeir junto a sus homólogos de EAU, Egipto y Bahréin discutiendo la situación diplomática con Qatar, en El Cairo, Egipto, el 5 de julio de 2017

Los diplomáticos de Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y Emiratos Árabes Unidos han explicado que, si bien el debate trimestral del Consejo sobre Oriente Medio “es un foro importante para discutir las crisis que aflige a la región, es decepcionante que el delegado de Qatar haya tratado de abusar de este debate abierto". “Contrariamente a las mentiras que mencionó el delegado qatarí, las medidas adoptadas por los países del cuarteto en respuesta al continuo apoyo de Qatar al terrorismo, el extremismo y la injerencia en los asuntos internos son plenamente compatibles con el derecho internacional”, han aseverado antes de aclarar que “sus Gobiernos tienen el mayor respeto y aprecio por el pueblo de Qatar”. 

Así, el cuarteto árabe ha pedido a Qatar que cumpla con sus obligaciones internacionales, incluido el Acuerdo de Riad firmado en 2013, así como su mecanismo de implementación de 2014 y el Acuerdo de Riad complementario de 2014. Además, han mostrado su disposición a alcanzar una solución diplomática sostenible y honesta a la crisis de Qatar. “El comportamiento de Doha y su negativa a abordar su apoyo a los grupos terroristas continúa impidiendo una solución pacífica del conflicto”, han manifestado. 

Esta carta ha sido emitida después de que Qatar pidiera a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que se declarase competente a la hora de juzgar si el trato que sus ciudadanos han recibido en Emiratos Árabes Unidos desde junio de 2017 viola un tratado internacional sobre discriminación. Este litigio judicial se produce en el marco de este conflicto diplomático que enfrenta a las monarquías del Golfo y Egipto con el estado qatarí. 

Riad anunció en junio de 2017 la ruptura de relaciones y el cierre de todos los puertos terrestres, marítimos y aéreos a todos los medios de transporte procedentes o que se dirigieran a ese país. Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin siguieron el mismo paso que su vecino y anunciaron la ruptura de relaciones con Doha, un anuncio que fue acompañado de una serie de medidas económicas, como el ya mencionado cierre de fronteras y la imposición de restricciones al movimiento de qataríes en estas naciones. 

Los impactos económicos, políticos y sociales consecuentes de esta ruptura no han hecho cambiar a Qatar quien, según el cuarteto árabe, continúa apoyando al terrorismo y jugando un papel subversivo en la región. Por su parte, el Gobierno de EEUU ha mantenido buenas relaciones con Qatar en los últimos años, precisamente porque esta nación alberga una de las bases aéreas más importante de la nación norteamericana en Oriente Medio. El tercer aniversario del boicot árabe a Qatar se celebró en medio de una crisis sanitaria sin precedentes provocada por el coronavirus y dos meses antes de que Emiratos Árabes Unidos anunciara la normalización de sus relaciones diplomáticas con Israel.