Qatar y su falta de libertad en París

Hasta Macron está interviniendo, afeando las declaraciones del presidente del PSG, Nasser al-Khelaïfi 
Kylian Mbappe, y el presidente y director general, Nasser Al-Khelaifi, posan con la camiseta del club  REUTERS/GONZALO FUENTES

REUTERS/GONZALO FUENTES  -   Kylian Mbappe, y el presidente y director general, Nasser Al-Khelaifi, posan con la camiseta del club

El tema Kylian Mbappé en el París Saint Germain y su intención de jugar en el Real Madrid empieza a tener indicios de falta de libertad.

Como ya comentamos, en nuestro artículo en la web del 22 de mayo, la decisión del jugador francés en 2017 de fichar por el París Saint Germain en lugar de por el Real Madrid le está trayendo muchos problemas a la estrella francesa.

En su momento la familia de Kylian analizó la situación primando el idioma y la corta edad del jugador. No se puede decir que la decisión fuera errónea. El jugador se ha formado en un entorno más conocido y seguro para él. Trasladarse a una ciudad como Madrid tan joven y a un equipo de primerísimo nivel podría haber sido contraproducente. La opción del PSG en la capital francesa era muy atractiva también y había muchos años de fútbol por delante.

El presidente qatarí del París Saint-Germain, Nasser Al-Khelaifi AFP/ FRANCK FIFE
AFP/ FRANCK FIFE-El presidente qatarí del París Saint-Germain, Nasser Al-Khelaifi

Podría haberse adaptado perfectamente a la ciudad, al club y a sus compañeros, pero decidió con libertad fichar por el París Saint Germain.

Hoy en día la situación se está complicando mucho. El director general y presidente del PSG, Nasser al-Khelaïfi, se está poniendo en una postura muy radical.

Tiene claro que el jugador quiere jugar en el Real Madrid y el tema económico al jugador no le hace cambiar sus preferencias.

Real Madrid y jugador están siguiendo una estrategia totalmente respetuosa con el equipo francés. Respetar el contrato y en su último año hacer una oferta para intentar incorporarlo un año antes de la finalización.

El seleccionador de Francia, Didier Deschamps (R), habla con el delantero francés Kylian Mbappe durante un entrenamiento en el Stade de France en Saint-Denis, al norte de París, el 7 de junio de 2021 AFP/ FRANCK FIFE
AFP/ FRANCK FIFE-El seleccionador de Francia, Didier Deschamps (R), habla con el delantero francés Kylian Mbappe durante un entrenamiento en el Stade de France en Saint-Denis, al norte de París, el 7 de junio de 2021

Lo habitual una vez que el jugador tiene claro su futuro es negociar un precio para que el equipo reciba un dinero con el que poder fichar a su sustituto. 

Lo hemos visto en infinidad de operaciones. La de Hazard con el Chelsea y el Real Madrid, aunque haya salido muy mal para el equipo madridista, es un ejemplo.

En los últimos años las características de los grandes clubes europeos han cambiado con la irrupción de los nuevos propietarios. Sobre todo, hay tres equipos que sobresalen por su poder económico y que en los últimos años empiezan a ver resultados en la Champions League. Son el Chelsea del ruso Abramóvich, el Manchester City de Mansour bin Zayed al-Nahyan y el París Saint Germain.

El delantero de Francia Kylian Mbappe gesticula durante una sesión de entrenamiento en Clairefontaine-en-Yvelines AFP/ FRANCK FIFE
AFP/ FRANCK FIFE-El delantero de Francia Kylian Mbappe gesticula durante una sesión de entrenamiento en Clairefontaine-en-Yvelines

Todos tienen una capacidad económica ilimitada, han gastado ingentes cantidades de dinero para hacer equipos capaces de ganar sus ligas y sobre todo la Champions. El Chelsea consiguió la segunda este año y los otros dos han llegado a la final sin éxito.

El equipo de Qatar, el PSG, además se caracteriza por la defensa de sus intereses basado en que “la mejor defensa es el ataque”. Un claro ejemplo fue cuando el Barcelona se interesó por el italiano Verrati, jugador del PSG. El presidente del equipo parisino no solo le cerró la puerta a Verratti, sino que se lanzó a por Neymar, jugador azulgrana, y lo fichó.

Otro caso muy impactante fue el de Rabiot. Jugador francés que se quería ir a la Juventus de Turín. Al- Khelaïfi le cerró la puerta y como se negó a renovar, le tuvo meses sin jugar hasta que el jugador pudo salir destino a Turín por la finalización de su contrato.

El delantero de Francia Kylian Mbappe, a la izquierda, habla con el presidente francés Emmanuel Macron  REUTERS/KEVIN LAMARQUE
REUTERS/KEVIN LAMARQUE-El delantero de Francia Kylian Mbappe, a la izquierda, habla con el presidente francés Emmanuel Macron 

Florentino Pérez sabe con quien está tratando y siempre ha sido muy respetuoso con el equipo de París. Al margen del fútbol seguramente haya tenido negocios con Qatar y no está en sus planes enemistarse con los dirigentes qataríes.

Por su parte, el jugador nunca ha declarado su deseo de ir al equipo madridista y ha dicho estar bien en París. Simplemente no acepta las ofertas de renovación que se le ofrecen por parte del presidente.

Esto está haciendo que los dirigentes qataríes empiecen a perder los papeles. Prueba de ello son las declaraciones de Al-Khelaïfi: "Mbappé se quedará en París, nunca lo venderemos y nunca se irá gratis". El presidente del París Saint-Germain continuó presionando al futbolista con sus palabras, destacando que “París es su ciudad, como francés y parisino tiene la misión de promocionar el campeonato de Francia, su país y su capital".

¿Y si el jugador eligiera fichar por el Mónaco de nuevo o por el Olympique de Lyon no habría problema? Lo mismo llega otro millonario u otro Estado y quieren ser el cuarto equipo en discordia.

El presidente qatarí del París Saint-Germain, Nasser Al-Khelaifi, y el presidente español del Real Madrid, Florentino Pérez AFP/FRANCK FIFE
AFP/FRANCK FIFE-El presidente qatarí del París Saint-Germain, Nasser Al-Khelaifi, y el presidente español del Real Madrid, Florentino Pérez

La presión al futbolista está siendo excesiva y gracias a su excelente preparación y al apoyo de su familia su trabajo no se está viendo afectado. La Eurocopa ya empezó y seguramente el seleccionador francés Didier Deschamps estará muy preocupado.

El propio Deschamps no entra en el tema, ni la Federación francesa tampoco. No tendría sentido. Simplemente el seleccionador ha declarado que el jugador “está tranquilo y centrado con Francia”.

Llama la atención que una persona que no es francés tenga tanto interés en promocionar la liga francesa a costa de coartar la libertad de una persona, de un trabajador.

El caso de Rabiot no lo puede repetir ya que Kylian es el mejor jugador de la selección francesa y dejarlo sin jugar un año sería un escándalo nacional.

Trabajadores en las obras del estadio Al-Wakrah AFP/ KARIM JAAFAR /
AFP/ KARIM JAAFAR-Trabajadores en las obras del estadio Al-Wakrah

El dirigente del equipo parisino desearía amenazar con dejar sin jugar a Mbappé si no acepta la renovación, pero esta vez esta estrategia no es posible.

Este año hay Eurocopa, pero el próximo está el Mundial de Qatar y los dirigentes qataríes quieren que Mbappé continúe en el PSG cuando se celebre el campeonato.

Un Mundial diferente a todos los celebrados, empezando por las fechas en que se disputará. Diciembre no es un mes adecuado en medio de las competiciones de cada país. Pero esto no les ha importado a los Ceferin e Infantino de turno. Aquí no han mostrado ningún instinto de protección por las ligas domésticas.

Un Mundial marcado por la corrupción a la hora de su adjudicación y por el número indecente de fallecimientos de obreros que trabajan en la construcción de los estadios. Aquí tampoco se ha oído a Ceferin ni a Infantino dando su opinión y mucho menos condenando esta terrible realidad.

Una foto de archivo tomada el 19 de mayo de 2017, muestra una vista general del Estadio Internacional Khalifa en la capital qatarí, Doha AFP/ KARIM JAAFAR
AFP/ KARIM JAAFAR-Una foto de archivo tomada el 19 de mayo de 2017, muestra una vista general del Estadio Internacional Khalifa en la capital qatarí, Doha

El mandatario del PSG continuaba en sus declaraciones: "Es un chico fantástico, como persona y como deportista. Es uno de los mejores jugadores del mundo en la actualidad y ganará el Balón de Oro en los próximos años, estoy cien por cien seguro de ello". Una de cal y otra de arena.

Y aquí viene el comentario que se podría asemejar al marido que no acepta la separación de su mujer y justifica sus actos violentos y de falta de libertad: "Tiene todo lo que necesita para quedarse aquí. ¿Dónde puede ir? ¿Qué clubes, en términos de ambición y proyecto, pueden competir con el PSG hoy en día?".

Pues señor Al-Khelaïfi, donde quiera, no es de su propiedad el jugador, al igual que no es de su propiedad la mujer del marido celoso. Estamos en 2021 y existe un derecho fundamental: la libertad.

Liberté

El jugador tiene un contrato firmado y debe cumplirlo. Pero una vez finalizado tendrá la libertad de jugar y firmar un nuevo contrato donde quiera. Sea en París o en Madrid. Sea en un equipo con el mejor proyecto o sea en otro con un proyecto modesto. Será donde el futbolista decida.

En Francia se está convirtiendo en una cuestión de Estado hasta el punto de que el presidente Macron ha sido preguntado por el tema.

De las palabras del dirigente francés si desprende una censura clara a las declaraciones del presidente Al-Khelaïfi. Una contestación elegante en la que, por supuesto, como francés espera y desea que Mbappé se quede porque la liga gala le necesita: “El PSG es un gran club que le ha hecho crecer y sería bueno que se olvidara del Real Madrid y se quedara en París”.

El Emir Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani de Qatar y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino  REUTERS/IBRAHEEM AL OMARI
REUTERS/IBRAHEEM AL OMARI-El Emir Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani de Qatar y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino

Pero ha añadido: “Yo nunca presionaría al futbolista a la hora de decidir su futuro. Estas decisiones son de carácter privado”

Cualquier dirigente democrático habría realizado las mismas declaraciones que el presidente francés como no puede ser de otra manera.

El jugador está siendo objeto de una presión que vulnera su libertad y la estrategia de echar a los ciudadanos franceses en su contra alegando que tiene que primar en su decisión su patriotismo es muy mal intencionada.

‘Chapeau’ por el jugador y por su familia. Decidan lo que decidan. Esperemos que la selección francesa no se vea perjudicada.