Qué está pasando en Kazajistán

Tokayev ha invadido el país y el pueblo está bajo la ocupación rusa
protestas-kazajistan

REUTERS/MARIYA GORDEYEVA  -   Soldados en la plaza principal donde cientos de personas protestaban contra el Gobierno, después de la decisión de las autoridades de levantar los topes de precios del gas licuado de petróleo, en Almaty, Kazajistán 6 de enero de 2022 REUTERS/MARIYA GORDEYEVA

https://facebook.com/story.php?story_fbid=10166640317580599&id=598400598&m_entstream_source=timeline

Es una lectura larga, pero por favor léanla 
Esto es lo que ocurría ayer en la plaza [Plaza de la República]. Por favor, cuenten al mundo lo que está ocurriendo en KAZAJISTÁN.
¡Hermanos y hermanas! 


Los titushkis [gente al margen de la sociedad a la que se paga para desestabilizar / provocar a los demás] y los saqueadores fueron lanzados por el gobierno para drenar el movimiento de protesta, para ahogarlo en sangre. En la sangre de nuestros hermanos. Las personas que salieron a las calles de nuestras ciudades no son marginales ni pogromistas, ni terroristas, como afirman las autoridades. Es el pueblo de Kazajistán, humillado, robado y enloquecido por una banda de cobardes traidores y sinvergüenzas.
Ayer estuve hablando con muchas personas de allí. Son personas que acudieron a la llamada de sus corazones desde distintos rincones de nuestro país. Son gente de pueblo, jóvenes, ancianos, mujeres que ya no pueden tolerar toda esta eterna vergüenza, mentira y humillación. 

Las autoridades son las únicas culpables de lo que ocurre en nuestro país. Nazarbayev y sus hordas de secuaces. Aplastando a su propio pueblo, el poder ha perdido el tiempo de las negociaciones. El tiempo de las negociaciones ha pasado.  Concretamente, pasó ayer, cuando la gente salió en gran número a una protesta pacífica en apoyo de nuestros hermanos del este de Kazajistán. Si la gente no hubiera salido como un solo país, hace tiempo que habrían ahogado en sangre al Zhanaozen, como hicieron hace diez años. Después de todo, los mismos caníbales y carniceros siguen en el poder. Para ellos, nuestras vidas no valen un céntimo. Fuimos tú y yo, por nuestra inacción y cobardía, quienes permitimos que se produjera el tiroteo. 
El 4 de enero, en lugar de entablar un diálogo abierto con el pueblo, las autoridades establecieron cordones y pusieron a sus perros sabuesos, los antidisturbios OMON, contra la manifestación pacífica.

protestas-kazajistan
El presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, habla durante un discurso 
televisado a la nación tras las protestas provocadas por el aumento del precio del combustible en Nur-Sultan, Kazajistán, el 7 de enero de 2022. Web oficial del presidente de Kazajistán vía REUTERS 

Estas cobardes criaturas, capaces sólo de arrancar a inofensivas ancianas y niños en las plazas [práctica muy extendida durante las protestas pacíficas en Kazajistán], recibieron un poderoso rechazo y una completa derrota. Y por algo ocurrió en una calle que lleva el nombre del batyr kazajo Bauyrzhan Momyshuly. Yo no participé allí, escuché las palabras de un participante al día siguiente, pero se puede juzgar la magnitud de la batalla nocturna por la enorme cantidad de escudos, cascos, porras y chalecos blindados de los manifestantes, que nuestros "valientes" guardianes del orden lanzaron. Ni siquiera cientos, sino miles. Incluyendo las armas incautadas y las granadas de aturdimiento.
No puedo contarles todo lo que ocurrió ayer en toda la ciudad, con una especie de cronología, pero sí puedo contarles lo que yo mismo vi. Ayer por la mañana, el 5 de enero, un amigo y yo bajamos por la avenida Saina en dirección a la calle Momyshuly para ver todo con nuestros propios ojos. Era imposible ir más allá de la calle Tole Bi. 
La calle estaba bloqueada por coches y manifestantes. Había cascos, armaduras, trozos de ropa de la policía y todo tipo de basura tirada por todas partes. Encontramos un lugar seguro para el coche en esa zona y caminamos por la calle Tole Bi. Todo el mundo caminaba hacia el centro, la calle estaba bloqueada hacia el oeste por coches, algunas barreras espontáneas e incluso carriles retorcidos en muchos lugares. 

Poco a poco, al acercarse al centro, los pequeños grupos dispersos de manifestantes se convirtieron en una enorme e innumerable corriente interminable, que coreaba constantemente "shal ket" [kazajo: vete, viejo] y cantaba el himno. 

Por el camino vimos la oficina del partido gobernante Nur Otan destrozada. Vimos las comisarías de policía en llamas y sus coches. Vimos la destrucción de la oficina del fiscal, esta podrida guarida de los perros del régimen, que durante tantos años han estado oprimiendo a la gente, llevándola cada vez más a la esclavitud de Nazarbayev. Al mismo tiempo, llaman a toda esta anarquía "observancia de la legalidad". ¿Qué esperaban Tokayev y Nazarbayev? ¿Que pudieran amasar sin parar a la gente y meterla en furgonetas como ovejas silenciosas? 
No, los kazajos son una nación que vive en su propia tierra legada por sus padres y puede defenderse por sí misma. 

Vimos cómo la gente corriente, las Apashki [mujeres mayores] llevaban agua y baursaki en carros y los repartían a todos los que pasaban con su bata (bendición). Recuerdo una hermosa escena de una anciana de pie en el balcón del primer piso de la calle Seyfullina, gritando algo y haciendo gestos a la gente. Su rostro brillaba literalmente de felicidad y estaba realmente sollozando. No entendía el kazajo, pero cuando la gente empezó a gritarle en ruso: "Babushka, tira un poco de agua", ella entendió inmediatamente y tiró varias botellas de agua de cinco litros, y la columna estalló en aplausos. 

Los policías fueron golpeados con fuerza, sí. Pero sólo fueron los manifestantes más fervientes, el resto se amontonó y se deshizo de los policías, o todos habrían muerto a golpes. Yo mismo tuve que defender a un par de policías. Nunca pensé que los defendería, porque los odiaba de verdad. Tendrías que haber visto qué espectáculo tan espantoso era, policías desnudos y golpeados entre mocos y sangre. 

protestas-kazajistan
Edificio administrativo quemado en el centro de Almaty, tras la violencia que estalló a raíz de las protestas por la subida de los precios del combustible AFP/ABDUAZIZ MADYAROV

Hubo altercados entre los manifestantes en este terreno, algunos gritando "No los perdonéis, ellos no nos perdonarían", lo cual es muy cierto. Pero no hubo peleas entre los manifestantes. Incluso se pidió que se arrojara a todos los presos al frente y se les utilizara como escudos humanos. Anticipándose a ese resultado, los policías (y probablemente también los militares) se quitaron los tirantes y se unieron en masa a los manifestantes. Había muchos de ellos camuflados y en grupos. Algunos manifestantes intentaron golpearlos, mientras que otros los detuvieron, diciendo "ahora son nuestros y no deben ser tocados".

Lo que no vi fue ninguna agresión hacia los residentes de la ciudad. Muchas personas salieron tranquilamente a la calle y hablaron con los manifestantes. Alguien sacaba agua y la distribuía. Nadie tocó objetos civiles. Salvo las farolas y bancos rotos con los que intentaron construir barricadas. Ah, sí, también rompieron muchas cámaras "Sergek" [cámaras de vigilancia instaladas por toda la ciudad], creo que con especial gusto. 

Al acercarse a la plaza, la tensión empezó a aumentar. La gente esperaba que la plaza estuviera defendida y, por tanto, se preparaba para otro enfrentamiento. Pero la pequeña fuerza policial que se había apostado allí cuando la columna se acercaba se retiró rápidamente por la calle Satpayev. Por supuesto, la sola visión de esta avalancha de gente golpeando sus escudos puede hacer que uno se cague en los pantalones, y es absolutamente imposible detener esta masa, porque la gente ya estaba realmente cabreada. Los manifestantes ocuparon inmediatamente el akimat abandonado y éste se incendió. 

La gente fue llenando poco a poco la plaza. Mi amigo y yo estábamos fotografiando el akimat caído (no se ve un edificio así todos los días), y fuimos a ver qué ardía tanto en el lado este. Resultó ser un coche. La gente se estaba reuniendo detrás de la plaza con la firme intención de asaltar la residencia del presidente, que estaba siendo defendida por un destacamento de soldados. Desde allí se escuchaba un continuo estruendo de granadas y una espesa niebla. Un hombre corría por la plaza gritando: "¿Hay más soldados, los cojo?" Y allí vimos a dos soldados así. Fue la impresión más fuerte del día de ayer, a pesar de lo que voy a contar a continuación. 

protestas-kazajistan
Manifestantes participan en una concentración por la subida de los precios de la energía en Almaty el 5 de enero de 2022
AFP/ABDUAZIZ MADYAROV

Los soldados resultaron ser literalmente niños. No sé si eran reclutas o cadetes. Pero parecían tener unos 17 o 18 años. Estos bastardos los enviaron a defender el régimen siendo prácticamente adolescentes y los dejaron allí a su suerte. Desnudos, descalzos en la nieve, brutalmente golpeados, confundidos, en absoluta postración. Fue un espectáculo absolutamente desgarrador. Los manifestantes que habían luchado contra ellos y los habían sacado a rastras los cubrieron con sus chaquetas. Mi amigo y yo nos acercamos y también empezamos a perseguir a los que querían vengarse hasta el final. Luego fueron evacuados por el mismo tipo. De dónde venían estos soldados, no lo sé. Probablemente de un camión del ejército, que había sido secuestrado antes en la calle Furmanov. 

Vi una columna de 4 de estos camiones, que intentaron abrirse paso en la calle Furmanov bajo una lluvia de piedras y palos. Cuando digo lluvia de piedras, me refiero a una verdadera lluvia de piedras. "Gracias" deberían decir los manifestantes a Baibek [anterior akim - alcalde de Almaty que hizo muchas reformas en las calles], por tantas armas de calidad del proletariado. Con este coche, del que los manifestantes pudieron apoderarse, embistieron después la valla de la residencia.

Después de eso, oímos unos gritos desesperados en las cercanías, incluso de mujeres. No podíamos ver nada con claridad, todo estaba empañado por las granadas, pero podíamos ver que había algún tipo de lucha. Las explosiones no cesaron como en Nochevieja. Estábamos corriendo y, de repente, vimos a un opositor kazajo, Zhanbolat Mamay, cuya esposa, Inga Mamay, intentaba desesperadamente protegerse de tres atacantes que le gritaban "muere, traidor". Un tipo con una espada de zapador se defendió de Zhanbolat como pudo, pero éste recibió un fuerte golpe en la cabeza con su escudo. Corrimos hacia él y le ayudamos a defenderse. Entonces, Zhanbolat, que según escuché ya había sido muy golpeado por la policía, recibió otra de las suyas. Estaba medio inconsciente, y su aspecto era tal que resultaba difícil reconocerlo. Tenía la cara hinchada y ensangrentada. Si no hubiera sido por el tipo de la pala, probablemente lo habrían matado allí. Porque estaba en un jardín público y no había gente alrededor. Los atacantes se retiraron y se alejaron por la calle Furmanov. Zhanbolat e Inga, acompañados por ese tipo, subieron por la calle Furmanov. Quisimos acompañarles, porque era peligroso que pasaran por delante de la residencia asaltada, pero en el tumulto y la niebla los perdimos rápidamente. Más tarde, cuando vimos al tipo de la pala, nos dijo que los había llevado a una distancia segura. Afortunadamente, Zhanbolat está vivo, a salvo y recibiendo tratamiento médico. 

Así fue como acabamos en la calle Furmanov Zholdasbekov, que, por cierto, ahora vuelve a ser la calle Furmanov, porque no queda ni un solo cartel de Nazarbayev. 
Hubo altercados entre los manifestantes en este terreno, algunos gritando "No los perdonéis, no nos perdonarán", lo cual es muy cierto. Pero no hubo peleas entre los manifestantes. Incluso se pidió que se arrojara a todos los presos al frente y se les utilizara como escudos humanos. Anticipándose a ese resultado, los policías (y probablemente también los militares) se quitaron los tirantes y se unieron en masa a los manifestantes. Había muchos de ellos camuflados y en grupos. Algunos manifestantes intentaron golpearlos, mientras que otros los detuvieron, diciendo "ahora son nuestros y no deben ser tocados". 

protestas-kazajistan
Más de 70 aviones de carga están siendo desplegados en la misión de mantenimiento de la paz de Rusia en Kazajistán
PHOTO/ RU-RTR Russian Television via AP

Lo que no vi fue ninguna agresión hacia los residentes. Muchas personas salieron tranquilamente a la calle y hablaron con los manifestantes. Alguien sacaba agua y la distribuía. Nadie tocó objetos civiles. Salvo las farolas y bancos rotos con los que intentaron construir barricadas. Ah, sí, también rompieron un montón de cámaras "Sergek", creo que con especial gusto. 
A medida que se acercaban a la plaza, la tensión empezaba a aumentar. La gente esperaba ser defendida y se preparaba para un nuevo enfrentamiento. Pero la pequeña fuerza policial que se había apostado allí mientras la columna se acercaba se retiró rápidamente por la calle Satpayev. Por supuesto, la sola visión de esta avalancha de gente golpeando sus escudos puede hacer que uno se cague en los pantalones, y es absolutamente irreal detener esta masa, porque la gente ya estaba realmente cabreada. Los manifestantes ocuparon de inmediato el akimat abandonado y éste ardió en llamas. 

La gente fue llenando poco a poco la plaza. Mi amigo y yo estábamos fotografiando el akimat caído (no se ve un edificio así todos los días), y fuimos a ver qué ardía tanto en el lado este. Resultó ser un coche. La gente se estaba reuniendo detrás de la plaza con la firme intención de asaltar la residencia del presidente, que estaba siendo defendida por un destacamento de soldados. Desde allí se escuchaba un continuo estruendo de granadas y una espesa niebla. Un hombre corría por la plaza gritando: "¿Hay más soldados, los cojo?" Y allí vimos a dos soldados así. Fue la impresión más fuerte del día de ayer, a pesar de lo que voy a contar a continuación.
Los soldados resultaron ser los niños más genuinos. No sé si eran reclutas o cadetes. Pero parecen tener unos 17 o 18 años. Estos bastardos los enviaron a defender el régimen prácticamente adolescentes y los dejaron allí a su suerte. Desnudos, descalzos en la nieve, brutalmente golpeados, confundidos, en absoluta postración. Fue un espectáculo absolutamente desgarrador. Los manifestantes que se enfrentaron a ellos y los sacaron a rastras los cubrieron con sus chaquetas. Mi amigo y yo nos acercamos y también empezamos a perseguir a los que querían vengarse hasta el final. Luego fueron evacuados por el mismo tipo. De dónde venían estos soldados, no lo sé. Probablemente de un camión del ejército, que había sido secuestrado antes en la calle Furmanov. 

Vi una columna de 4 de estos camiones, que intentaron abrirse paso en Furmanova bajo una lluvia de piedras y palos. Cuando digo lluvia de piedras, me refiero a una verdadera lluvia de piedras. "Gracias" deberían decir los manifestantes a Baibek, por tantas armas de calidad del proletariado. Con este coche, del que los manifestantes pudieron apoderarse, embistieron después la valla de la residencia. 

Después de eso, oímos algunos gritos desesperados en las cercanías, incluyendo voces de mujeres. No podíamos ver nada con claridad, todo estaba empañado por las granadas, pero podíamos ver que había algún tipo de lucha. Las explosiones no cesaron como en Nochevieja. Estábamos corriendo y, de repente, vimos a un opositor kazajo, Zhanbolat Mamay, al que su mujer Inga Mamay intentaba proteger desesperadamente, de dos o tres atacantes que le gritaban "muere, traidor". Un tipo con una espada de zapador se defendió como pudo de Zhanbolat, pero éste recibió un fuerte golpe en la cabeza con un escudo. Corrimos hacia él y le ayudamos a defenderse. Entonces, Zhanbolat, que según he oído ya había sido muy golpeado por la policía, recibió otro golpe de los suyos. Estaba medio inconsciente y su aspecto era tal que era difícil reconocerle. Tenía la cara hinchada y ensangrentada. Si no hubiera sido por el tipo de la pala, probablemente lo habrían matado allí, ya que todo ocurrió en un jardín público y no había gente alrededor. Los atacantes se retiraron y se alejaron por la calle Furmanov. Zhanbolat e Inga, acompañados por el tipo que luchó contra él, subieron por la calle Furmanov. Quisimos acompañarles, porque era peligroso que pasaran por delante de los que asaltaban la residencia, pero en el tumulto y la niebla los perdimos rápidamente. Más tarde, cuando vimos al tipo de la pala, nos dijo que los había llevado a una distancia segura. Afortunadamente, Zhanbolat está vivo, a salvo y recibiendo tratamiento médico. 

Así fue como acabamos en el cruce de las calles Furmanov y Zholdasbekov, que, por cierto, ahora vuelve a ser la calle Furmanov, porque no hay ni una sola señal de calle que diga Nazarbayev izquierda. 

Había militares detrás de la valla de la residencia, tenían un aspecto genial, como los comandos estadounidenses, totalmente equipados con subfusiles. Mi amigo y yo nos acercamos a la valla y empezamos a gritar: "¡No disparéis a la gente!", pero ellos respondieron lanzándonos granadas. Una explotó bajo mis pies, perdí la audición durante un minuto, sólo oía silbidos. Salimos corriendo, pero volvimos para decir lo que queríamos, porque claramente nos habían oído y estaban escuchando. En cualquier caso, en algún momento dejaron de lanzarnos granadas. No grabé lo que sucedía porque los manifestantes me pidieron que no lo hiciera. Sin embargo, tenía que grabar el discurso de mi amigo, pero no pude hacerlo, lo lamento mucho. 
Fue un discurso fuerte pronunciado en un hermoso kazajo, gritó a los militares: "¡Hermanos! Vosotros también habéis sido paridos y criados por madres kazajas. Si mañana hay una guerra, nosotros somos los que estaremos junto a vosotros hombro con hombro hasta el final. ¡No disparéis contra vuestro propio pueblo! No seáis esclavos de Nazarbayev. Os venderá en cuanto dejéis de serle útiles. ¡Miren a los jóvenes que fueron capturados! Tienen la misma edad que nuestros hijos. ¡Cambiad de opinión, servid sólo al pueblo! No aceptéis las órdenes de los que nos enfrentan. ¡Tiren sus armas, pónganse del lado del pueblo! No disparéis a vuestro pueblo, pensad en cómo vais a vivir entre ellos. Cómo hacéis para poder mirar a vuestros hijos a los ojos". Sentí un nudo en la garganta [no sé cómo podría traducirse esto: подступил ком к горлу], pero, por desgracia, estas palabras no fueron escuchadas.

protestas-kazajistan
Fuerzas de paz rusas abordan en un avión militar ruso en un aeródromo en las afueras de Moscú, en Rusia para volar a Kazajstán el jueves 6 de enero de 2022 Servicio de Prensa del Ministerio de Defensa ruso vía AP

Nosotros [el autor y su amigo] no quisimos participar en el asalto a la residencia del presidente propiamente dicha, porque nos pareció inútil y poco correcto, ya que tomar el Akimat [hôtel de ville/ayuntamiento] como símbolo era más que suficiente. Decidimos volver a la plaza para ver lo que ocurría allí. El momento era bastante tranquilo y empezamos a correr por la calle Furmanov. Sin embargo, resultó ser la calma que precede a la tormenta y en ese momento comenzó la tormenta y nos metimos justo en el epicentro de los acontecimientos.

Los manifestantes trajeron una furgoneta del ejército, le dieron la vuelta y con la fuerza desplazaron varios segmentos de la valla. Se creó un agujero y en ese momento oímos estallidos de granadas y empezaron los disparos infernales. En ese momento yo estaba justo bajo el fuego y apenas podía sentarme. De una densa niebla salió corriendo un joven, posiblemente el que conducía la furgoneta que atravesó la valla. Pensé que el conductor había muerto porque vi las balas que entraban en la cabina de la furgoneta. Hubo un tiroteo y lo recuerdo como si hubiera sucedido a cámara lenta. La bala se clavó en la pierna del joven, que cayó e intentó seguir arrastrándose. Intenté ayudarle, pero una granada cayó delante de mí, ya no pude ver nada y me senté. Después de varios segundos, cuando el humo empezó a disminuir, vi las siluetas de unos jóvenes que se lo llevaban por los brazos. Eso ocurría mientras continuaban los disparos. Disparaban al azar. Era prácticamente imposible apuntar porque había una densa cortina de humo. En estas circunstancias era posible recibir una bala, por lo tanto, me escondí rápidamente detrás de una cabina de policía.

En la calle Furmanov había una cabina de policía, los manifestantes intentaron arrancarla y utilizarla como escudo para atacar. Era de muy buena calidad; es evidente que la policía no ahorró en su propia seguridad. Por esta razón, no pudieron arrancarla, se quedó allí en un ángulo. Un par de hombres se escondieron dentro. Junto a ella había otro agujero en la valla por el que intentaban entrar los asaltantes. Utilizaron la caseta como cabeza de puente. Sin embargo, cada vez eran detenidos por un fuerte tiroteo. Se retiraron pero no dejaron a los heridos y cada vez los sacaban de debajo del fuego. No sé si se trataba de munición real o de balas de goma, pero había una fuente de sangre. Lo más probable es que ese lugar siga cubierto de sangre. A algunos heridos se los llevaron enseguida, a otros los llevaron a la cabina donde los pusieron en los escudos y sólo entonces se los llevaron. Resulta que los escudos son grandes camillas. No puedo asegurarlo, pero se llevaron al menos a diez personas de este ataque. No vi a los muertos, pero no estoy seguro de que alguno de los heridos no muriera después. Algunos tenían una grave pérdida de sangre. 

Cuando el ataque se calmó un poco, nos fuimos al jardín público, pero parece que la tormenta no había hecho más que empezar porque empezaron a entrar personas cada vez más decididas. Más tarde, la residencia fue tomada y los soldados fueron evacuados de alguna manera. El propio edificio fue incendiado. Quiero decir de entrada que si se piensa que estos jóvenes son militantes específicamente entrenados, se está muy equivocado. Son chicos sencillos, verdaderos dzhigits [kazajo: hombres de verdad] con cojones, no unos expertos en el sofá. Llegaron allí para decir "no" al régimen de Nazarbayev, pero las autoridades les hicieron enfadar disparándoles. Parecía que se quedarían allí hasta el final. No son titushki [personas al margen de la sociedad a las que se paga para desestabilizar/provocar a los demás], porque los titushki NUNCA irían bajo el fuego. Allí nadie se conocía; la gente estaba simplemente unida por su voluntad de libertad y el odio hacia el régimen. Si alguno de ellos está leyendo esto, que sepa que somos hermanos. Yo sabía con certeza que si pasaba algo me sacarían de allí a toda costa. Y sabed que se llame como se llame, se denigre como se denigre, os juro que desde hoy estaré orgulloso de mi pueblo hasta el fin de los días. Y todas mis palabras y ofensas que tomé en relación con los kazajos como nación, todas mis dudas sobre el futuro de nuestro pueblo, las retiro. Somos una nación con un carácter fuerte.

Cuando volvimos a la plaza, teníamos muchas ganas de beber agua. Nos sentamos en un banco, pero nos echaron los médicos. Pusieron a un joven herido sobre él y empezaron a revisarlo. Por lo que entendí eran médicos de ambulancia. Después de que preguntáramos por qué no lo llevaban directamente al hospital, nos dijeron que "es posible que no podamos llevarlo a tiempo". Además, creo que los hospitales estaban llenos. Era muy peligroso para las ambulancias pasar porque no las dejaban entrar y las atacaban. Uno de esos coches ambulancia estaba tirado en Zheltoksan.

PREGUNTARÉIS - ¿POR QUÉ? pregunté. Y la respuesta fue la misma de todos. Durante la noche la policía de colisión estaba proporcionando granadas de aturdimiento y armas a sus tropas dentro de los coches ambulancia. Muchas de estas granadas que acabaron en manos de los manifestantes fueron sacadas de estos coches ambulancia. No puedo confirmar estos hechos ya que no lo presencié con mis propios ojos, pero conociendo la naturaleza amoral de nuestro gobierno, no lo dudo en absoluto. Además, no podían abastecer a su gente utilizando coches de policía, eso es seguro. Tal vez hayan visto la cantidad de coches de policía rotos que había esparcidos por la ciudad. 

Había mucha gente en la plaza principal. Seguían llegando. Pero esta masa no podía organizarse. Porque fue una salida puramente espontánea, a pesar de lo que te digan. No había ninguna preparación, la gente intentaba constantemente organizarse, intentaba crear un comité de iniciativa, pero ni siquiera había altavoces disponibles para ello.

Todo el mundo repetía que era necesario hacer barricadas al menos desde ambos lados de la plaza; se hablaba de la necesidad de encontrar tiendas de campaña, comida, nadie quería marcharse; la gente decía que no podíamos abandonar la plaza porque el desalojo estaba a punto de empezar, y la policía esperaría y recuperaría la plaza. Se hablaba de que no había que dejar que se produjeran saqueos y pogromos en general. La gente quería organizar escuadras; se habló de la necesidad de convocar a más gente. La gente habló espontáneamente durante un buen rato, pero nadie podía oírles, los discursos no podían reunir una audiencia ni siquiera para personas tan conocidas como un representante de la oposición, Zhasaral Kuanshalin. Rápidamente se quedó sin voz, habló de la constitución, del mantenimiento del orden y de las elecciones. La misma situación ocurrió con otros oradores, todos decían lo correcto, que los manifestantes debían presentar demandas claras: en primer lugar, que Nazarbayev se vaya de una vez por todas, que se disuelva el partido líder Nur-Otan, sin embargo, esto no condujo a nada porque la gente no tenía los recursos. En ese momento sentí envidia de nuestros hermanos de Arytau y Aktau, ellos tenían verdaderos líderes, todos allí eran locales y se las arreglaron para organizar tiendas de campaña, alimentos, suministros médicos, etc. Los manifestantes de Almaty no tenían nada de eso.

De vez en cuando alguien traía agua y pan, pero no era suficiente. De repente, de la nada apareció Dikiy [ruso: salvaje] Arman [un conocido líder criminal]. Decía algo, pero no pude oír de qué hablaba. Después se llevó a un tercio de los manifestantes fuera de la plaza. Otros les gritaron que no cedieran a las provocaciones del KNB [gabinete de seguridad nacional]. Más tarde volvió y dijo algo más, pero todavía no oí nada. Cuando pregunté a otro manifestante, me dijo que "había dicho tonterías" y los manifestantes le echaron. No hay nada más que pueda decir al respecto.

Cuando empezó a oscurecer la gente pasó mucho frío. Los que pudieron se fueron a casa de sus familiares para calentarse y descansar. Mi amigo y yo volvimos en dos horas, en ese momento la residencia ya estaba quemada, además había mucho equipo de bomberos tirado por las carreteras. El tráfico alrededor de la ciudad no estaba regulado por lo que la gente simplemente conducía alrededor de las bases en llamas en la calle Furmanov a pesar del peligro de explosiones. Todavía quedaba una parte de la gente en la plaza, estaban construyendo barricadas, colocando la bandera gigante que fue retirada del edificio de Akimat. La plaza no fue asaltada, no había policía. Pero estaba claro que en este estado la gente no podía mantenerla. La mayoría de la gente, por lo que entendí, se fue a asaltar el aeropuerto. 

Todavía estoy asombrado, de dónde sacó esta gente tanta fuerza para ir a asaltar un aeropuerto vigilado que está a 30 kilómetros de distancia durante el segundo día de resistencia. Pero la gente tenía prisa porque había información de que el ejército de Putin estaba en camino. La gente decía que si no se asaltaba el aeropuerto, los matarían los "ikhtamnety" [en ruso: no están allí, en referencia a las afirmaciones de Putin de que los soldados rusos no estaban presentes en Ucrania durante el conflicto]. Como usted mismo sabe, el aeropuerto fue tomado pero no se mantuvo por mucho tiempo porque los primeros aviones militares aterrizaron en Burundai [base militar en la región de Almaty] y ya no había razón para mantener el aeropuerto.
No sé qué está pasando en nuestra plaza sagrada que absorbió la sangre de nuestros kazajos en diciembre de 1986 y la que ahora absorbió sangre en enero de 2022. Había muchas manchas de sangre. Parece que hubo enfrentamientos allí incluso antes. Eso lo sabremos en nuestro tiempo. Pero ahora no sé nada y eso me preocupa mucho. Sólo he oído fragmentos de información de que durante el asalto a la ROVD (comisaría de policía) murieron muchos manifestantes y que en algún lugar de Kalkaman hubo un tiroteo con muchos muertos, que hay una banda de saqueadores por la ciudad.

En cuanto a los saqueadores, estaba claro que las autoridades enviarían a los titushki y desacreditarían las protestas, poniendo al país bajo la bota de Putin. Estaba claro justo después de que Dikiy Arman [autoridades criminales] se presentara en la plaza. Por la noche, mi amigo y yo salimos de allí, caminando muchos kilómetros por la avenida Al-Farabi a pie porque era imposible llamar a un taxi. Me avergüenza decir que, como persona que va del coche a la puerta, no estoy acostumbrada a caminar tanto por la ciudad. Hoy apenas puedo caminar.

Creo que este texto me lo dio el tipo que trajo agua y comida a la plaza, el que nos dijo que Tokayev llamó a la ODKB [el sindicato militar]. Cuando estás sentado en medio del bloqueo informativo toda la información es como un soplo de aire fresco. Creo que un día se hablará de estos acontecimientos igual que de las batallas de Anarak, igual que de los acontecimientos de diciembre de 1986 y de la masacre de Zhanaozen de 2011. Ese hermano nos dijo: "Decidle a todo el mundo que hemos venido a una PROTESTA PACÍFICA. La culpa de lo que está ocurriendo hoy es de las autoridades porque fueron ellas las que primero atacaron a su pueblo y empezaron a disparar a los kazajos. Cuenten a todos los que tengan oídos, a todos los que tengan cabeza y corazón, lo que ha ocurrido hoy y lo que han visto con sus propios ojos. Utilizad todos los medios. Decid a todos los compatriotas que NO SOMOS TERRORISTAS, que luchamos por nuestra patria, por el futuro de nuestros hijos, por el futuro de vuestros hijos. No daremos un paso atrás".

Hoy, cuando me enteré de que Tokayev dijo mentiras descaradas llamando a todos los manifestantes saqueadores y provocadores, yo, el arquitecto kazajo Aidar Yergali, me di cuenta de que es mi deber contar lo que estaba ocurriendo en la plaza en realidad.  

Sí, no todo era correcto, no había líderes. Pero de dónde iban a salir si durante los 30 años de su reinado Nazarbayev mató y reprimió a todos los que habían puesto la cabeza encima. Pero durante estos días muchos kazajos comprendieron que ya no son esclavos de los dictadores. Los kazajos son una nación. Somos kazajos, somos bawirlar (kazajo: hermanos). Seremos capaces de crear un estado democrático fuerte, un país de kazajos, un país de gente libre. 

Y ahora mi amanat [kazajo: mensaje] a todos los que han leído esto. No sé lo que me pasará en el futuro, pero si te solidarizas con nosotros, haz llegar este texto a todo el mundo, no lo reenvíes, sólo cópialo. ¡Alga Qazaqstan [Kazajistán: Kazajistán adelante]! Shal ket [kazajo: ¡Vete, viejo!]