¿Qué países invierten más en sus ejércitos? 

El gasto militar global registra el mayor aumento en una década 
Soldados del Ejército de los Estados Unidos

AP/LEE JIN-MAN  -   Soldados del Ejército de los Estados Unidos

En 1988, el número de conflictos en el mundo era mucho mayor al de 2019. En plena Guerra Fría, desarrollándose la guerra en Líbano, en el Sáhara Occidental, Afganistán o las últimas batallas entre Irán e Irak, la década de los 80 acababa envuelta en conflictos bélicos. Ahora, en un mundo con menos hostilidades bélicas, pero con más amenazas de otro tipo, como los virus, las guerras tecnológicas o comerciales, etcétera, el gasto militar se ha elevado a cifras que no se veían desde 1988

El Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la paz (SIPRI, por sus siglas en inglés) ha calculado que el gasto de militar en el mundo en 2019 ha sido de 1,9 billones de dólares, un 3,6% más que el año anterior y un 7,2% más que hace una década, cuando el mundo estaba viviendo una de las peores recesiones económicas que se recuerdan. En números sencillos, esto equivale a que cada uno de los ciudadanos del mundo hubiera aportado 250 dólares para sufragar el gasto militar

Un mundo cambiante y la vuelta a una mayor competencia entre estados ha hecho que tanto Estados Unidos como China aumentan considerablemente su partida destinada a esta materia. Ambos países copan los primeros puestos en el ranking llevado a cabo por SIPRI y repitiendo puestos. En el top 5 entran, tras Washington y Pekín, India, Rusia -que solo representa una onceava parte de lo que destina el gigante norteamericano-, y Arabia Saudí. Los 15 países con mayor gasto militar en 2019 son los mismos, aunque hayan variado en puestos que, en 2018, y equivalen al 81% del gasto global. Además, este aumento ha sido generalizado entre los países de la Organización del Tratado el Atlántico Norte (OTAN), que representan el 54% del gasto global. 

El gasto militar recogido por SIPRI representa el 2,2% del producto interior bruto (PIB) global. El investigador de la organización asegura que “el gasto militar global fue un 7,2% más alto en 2019 que en 2010, mostrando una tendencia a que el gasto militar se ha acelerado en los últimos años”.  

Industrias militares
PHOTO/REUTERS - Logotipo de las Industrias Militares de Arabia Saudita (SAMI)
Estados Unidos, líder en gasto ante la amenaza rusa 

Por zonas, en América, el gasto militar de Estados Unidos se incrementó en un 5,3% hasta un total de 732 billones de dólares. Esta cantidad es casi cuatro veces más que la que destina China. El crecimiento del gasto de Washington se basa sobre todo en la vuelta a una rivalidad entre las grandes naciones y se debe a una mayor contratación de personal militar, que llegó a los 16.000 militares más y a la modernización de las armas convencionales y nucleares. En pleno conflicto, de momento, dialéctico, con Irán sobre armas nucleares, el aumento del gasto en este sector es interesante. En Sudamérica, el país que más gasta en servicios militares es Brasil, que ocupa el puesto número 11 con un gasto de 26,9 billones de dólares.  

En Europa, el gasto total de la región es la mitad que el gasto de Estados Unidos. Además, Europa del Este gasta el doble que Europa Central. Alemania lidera el incremento del gasto militar en el viejo continente, seguramente por la percepción de Moscú como una creciente amenaza, algo que es compartido por la gran parte de los estados miembros de la OTAN; por ello, por ejemplo, también aumentó en un 127% el gasto militar de Bulgaria. Por su parte, Reino Unido y Francia han mantenido estable su inversión militar.  

Rusia ocupa el cuarto lugar como país con más gasto militar del mundo con un incremento del 4,5%, que llega a los 65.1000 millones de dólares. La guerra en Georgia en 2008 y la anexión de Crimea en 2014 ha incrementado la percepción de una amenaza seria de Moscú para, no solo los países del Báltico, sino también para Europa en general

Otro de los países que ha visto un aumento en su inversión en el servicio militar ha sido Turquía, uno de los socios destacados de la OTAN, que ocupa el puesto 16, justo por delante de España. Las intervenciones militares en Siria y en Libia de los últimos años han hecho que el presidente Recep Tayyip Erdogan se haya decidido a destinar una importante partida a sus militares y a los sistemas de defensa

Tanques Turquía
REUTERS/UMIT BEKTAS - Los tanques y aviones del ejército turco participan en un desfile para conmemorar el 91º aniversario del Día de la Victoria en Ankara

En Asia, China e India son los países con más gasto militar, y este incremento se debe al aumento de las tensiones y rivalidades en Pekín, como las revueltas de Hong Kong, y en Nueva Delhi con el agravio de la situación con Pakistán. El conflicto en Cachemira, un valle montañoso en la frontera de Pakistán e India se recrudeció el año pasado cuando el Gobierno de Narendra Modi prometió incorporar Cachemira a India, lo que provocó enfrentamientos entre la población y el Ejército de este último país. Con 71,1 billones de dólares gastados, India es el Estado de la región del sur de Asia que más gasta. 

En el caso de África, el gasto se ha incrementado en un 1,5% más con respecto al año pasado, siendo la primera vez en cinco años que los países de dicho continente aumentaron el gasto en Defensa, con un total de 41.000 millones de dólares. Es llamativo el caso de Argelia que, a pesar de su profunda crisis económica y política, aumentó su presupuesto en casi un 8%. Argel justifica este gasto por la tensión con su vecino Marruecos, el conflicto en Libia y la lucha antiterrorista. 

Saber cuál es el gasto militar en los países de Oriente Medio no es fácil para SIPRI, pues según el Instituto, desde 2015, a consecuencia de la falta de datos en Qatar, Siria, Emiratos Árabes Unidos y Yemen, no se ha podido contabilizar el gasto global de la zona. Pero dos de los países de esta región; Arabia Saudí e Israel, entran dentro del top 15. 

En 2019, las mayores amenaza surgían de las tensiones políticas internacionales y de las decisiones de gobiernos populistas y autoritarios, según un análisis elaborado por Bloomberg Economics. Ahora, en 2020, la mayor amenaza es la COVID-19, un peligro que los gobiernos no tenían en mente. Habrá que ver, entonces, cuál es el gasto que se destina este año a la defensa militar.