PUBLICIDAD

Iberdrola

¿Quién es Noël Le Graët? El presidente que enterró a Benzema y humilló a Zidane

El empresario ha generado un clima tóxico en el fútbol francés con acusaciones de racismo incluidas
le-graet-federacion-futbol-francia-benzema-zidane

AP/CHRISTOPHE ENA  -   El presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Noël Le Graët

“¿Zidane en Brasil? Me importa un bledo, ¡que se vaya donde quiera! Puede ir donde quiera, a un club...", ¿Si Zidane intentó ponerse en contacto conmigo? Desde luego que no, ni siquiera le habría cogido el teléfono”. Estas palabras de Noël Le Graët, presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), han desatado una oleada de críticas hacia un tipo polémico. Desde Mbappé hasta el Real Madrid pasando por figuras como Ribéry, se han pronunciado y han pedido respeto para Zinedine Zidane, una leyenda de Francia vilipendiada por Le Graët.

Aunque el empresario francés ya ha pedido disculpas y ha deslizado que sus palabras fueron malinterpretadas y “torpes”, lo cierto es que no es la primera vez que este bretón de 81 años siembra el pánico en el fútbol francés con salidas de tono impropias de un directivo. 

Le Graët nació en Bourbriac, un pueblo a 10 kilómetros de Guingamp. Su familia vivía de una granja familiar y él decidió emprender en el mundo de los negocios con la creación de un grupo alimentario denominado Le Graët. La industria pesquera le generó grandes beneficios hasta que decidió dejar el negocio en manos de sus tres hijas. 

Su cariz empresarial le proporcionó los contactos suficientes como para llegar a la Alcaldía de Guingamp entre 1995 y 2008 bajo las siglas del Partido Socialista de Francia. 

De empresario a político y también a directivo de fútbol porque Noël Le Graët presidió el Guingamp en dos etapas y fue entre 2002 y 2011 cuando logró poner al club en el mapa europeo consiguiendo que participara en la Europa League en 2009. 

zinedine-zidane-francia-le-graet
AP/SERGIO PEREZ - Zinedine Zidane

Entre 1991 y 2000 fue presidente de la Liga de Fútbol Profesional de Francia y activó un plan de control financiero para vigilar el gasto de los clubes e intentar hacer de la competición francesa un reclamo para el fútbol mundial. 

Donde más ha destacado Le Graët ha sido en la FFF donde fue vicepresidente de 2005 hasta 2011 y presidente desde ese año hasta 2025 tras ser reelegido en 2021 con el 73% de los votos. Esto da cuenta del poder de este magnate dentro del fútbol francés, pero también internacional. 

Le Graët respaldó a Joseph Blatter en 2015 y aseguró que “no conozco otro candidato” para el puesto de presidente de FIFA. Años después no tuvo problema en apoyar a Gianni Infantino para el mismo cargo después de que los casos de corrupción salpicarán al propio Blatter. Esos movimientos le valieron el nombramiento como representante de la UEFA en el Consejo de la FIFA. 

Bajo su mandato en la Federación francesa han ocurrido todo tipo de escándalos que Le Graët no ha sabido controlar. Su facilidad de palabra y la capacidad para meterse en problemas con sus declaraciones empiezan cuando llama “buenos chicos” a los agentes deportivos afiliados a la FFF y condenados por la justicia gala.

Los próximos Juegos Olímpicos que París va a celebrar en 2024 también recibieron la desconsideración de Le Graët cuando fue preguntado por ellos para conocer su opinión como presidente de la FFF y aseguró que “me importan un comino”. 

Pero el gran problema de Le Graët ha sido el racismo y la homofobia con la que no ha sabido lidiar. Quizá por sus raíces bretonas y conservadoras, el mandatario dijo en 2019 que “no es lo mismo la homofobia en las gradas que el racismo en los estadios”. Una declaración sin demasiado sentido que fue criticada por la ministra de Deportes de entonces, Roxana Maracineanu, por diferenciar las dos tendencias e intentar impedir que los partidos de fútbol se detuvieran por cantos racistas. 

benzema-real-madrid-francia-le-graet
PHOTO/FILE – Karim Benzema

En 2020, Le Graët negó que hubiera racismo en el deporte “no existe o es poco” dijo tras la polémica entre el español Álvaro González, jugador del Marsella, y Neymar, del PSG. Estas palabras también despertaron una fuerte polémica.

En 2021 Griezmann y Dembélé aparecieron en un vídeo burlándose de trabajadores japoneses. Este comportamiento no solo no fue criticado por el presidente de la Federación gala, lo aplaudió y aseguró que sus compatriotas “son muy simpáticos”. 

Le Graët también fue parte activa en el caso de Benzema por el chantaje a Valbuena. El presidente galo enfrío su vuelta a la selección y aseguró en los medios que “Benzema, es un buen hombre que creció en un barrio difícil y que no cambió sus amigos de infancia”. 

La pinza que hizo con Deschamps para que el delantero del Real Madrid estuviera seis años sin vestir de ‘bleu’ provocó que el propio jugador acusara al seleccionador de “ceder a la presión racista de Francia”. Unas palabras que también iban directas al presidente que, en aquel caso, no se dio por aludido. 

Hasta el acoso sexual ha sido uno de los problemas a los que se ha enfrentado Le Graët. Varias empleadas acusaron al presidente de haber recibido mensajes de carácter sexual y la prensa gala aseguró que se vive un “clima tóxico” en esa federación con un “comportamiento inapropiado” del propio presidente. 

Amélie Oudéa-Castera, actual ministra de Deportes del Gobierno de Macron, ya ha pedido que se actúe contra Le Graët porque está cansada de las continuas polémicas de un personaje que ha podido firmar el final de su carrera atacando al propio Zidane.