Raúl Castro visita Argelia para estrechar relaciones

 -  

EFE

Pie de foto: El primer ministro de Argelia, Abdelmalek Selal, con Raul Castro / FAROUK BATICHE (AFP)

El presidente de Cuba, Raúl Castro, realizó la semana pasada una visita oficial a Argelia de tres días, la tercera desde que accedió a la jefatura del Estado, cuyo objetivo es profundizar las relaciones políticas y comerciales con este país, uno de los principales exportadores de petróleo y gas del norte de África. Castro fue recibido por el primer ministro argelino, Abdelmalek Selal, el ministro de Asuntos Exteriores, Ramtan Lamamra, y varios miembros más del Gobierno.

Esta es la tercera visita de Castro a Argelia tras las efectuadas en febrero y julio de 2009, y como en ambas ocasiones, la agenda se maneja con suma discreción por las dos partes, al parecer por motivos de seguridad.

Oficialmente, solo se sabe que responde a una invitación directa del enfermo presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, y se inscribe en la gestión iniciada por los dos países con el fin de promover sus “históricas” relaciones, establecidas hace más de medio siglo. Durante la misma, ambos mandatarios analizarán la coyuntura internacional y regional, las relaciones bilaterales, la situación en África así como la crisis que atraviesa el mundo árabe y los lazos entre este y América Latina.

La cooperación entre Argel y La Habana abarca salud, el turismo, la industria hidráulica, la enseñanza superior y la investigación científica.

Además, —y según un comunicado oficial— permitirá a las dos partes de estudiar “vías y medios de consolidar la cooperación y los intercambios entre Argelia y Cuba, en armonía con la calidad ejemplar de los vínculos de amistad y solidaridad entre los pueblos argelino y cubano desde hace más de cinco décadas”.

La visita se produce apenas cuatro meses después de que se celebrara en La Habana la XIX sesión del Comité Conjunto Bilateral, en el que se actualizaron los protocolos para la cooperación y la inversión mutua.

Ambos Gobiernos se han declarado comprometidos a proseguir sus esfuerzos para impulsar esa colaboración más allá de los campos tradicionales y abrirla a otros ámbitos, tanto económico como político, ya que los dos países “comparten las mismas posiciones sobre cuestiones internacionales”.

Actualmente, la cooperación entre Argel y La Habana abarca diversos sectores como la salud, el turismo, la industria hidráulica, la enseñanza superior y la investigación científica, además de la educación, el deporte, la pesca, la agricultura y el desarrollo rural y cultural. De ellos, la salud es aún el campo más destacado y “dinámico”, con la oftalmología a la cabeza. A este respecto, el pasado 16 de abril, la viceministra cubana de Salud, Yilian Jiménez, expresó en Argel su deseo de profundizar y fortalecer la cooperación bilateral en este ámbito, y recordó que “más de 900 cubanos trabajan en Argelia entre médicos y técnicos en casi 17 provincias y nos han mostrado su satisfacción”.

En los últimos años, Cuba es conocida en Argelia por haber facilitado la construcción de clínicas médicas y hospitales especializados en oftalmología.