Rechazo internacional a la intervención de Turquía en Libia

La entrada de las tropas turcas en la contienda dificulta cualquier salida y mientras muchos reclaman que se reduzca la tensión sobre el terreno crecen las voces que piden un alto el fuego
Atalayar_Libia_Grecia_Egipto_.jpg

PHOTO/AFP  -   El ministro egipcio de Exteriores, Sameh Shoukry (segundo por la derecha), en presencia de sus homólogos griego Nikos Dendias (izquierda) francés Jean-Yves Le Drian y chipriota Nikos Christodoulides (derecha), habla con la prensa tras una reunión de coordinación ministerial en la capital egipcia, El Cairo, el 8 de enero de 2020, para discutir la evolución de la crisis libia.

La escalada militar en Libia se encrespa con diversos actores internacionales claramente posicionados. Mientras crecen las voces que no cesan en mostrar su oposición a la intervención de las fuerzas turcas en el conflicto y otras que piden un alto el fuego. Muchos creen que Libia está a punto de unirse a Siria como escenario de un importante conflicto multinacional lo que llevaría aún más inestabilidad al país y a la región del norte de África y Oriente Medio. 

Tras una reunión el miércoles en El Cairo, los ministros de Exteriores de Egipto, Francia, Chipre y Grecia han mostrado su rechazo a cualquier envío de tropas a Libia por considerarlo una "amenaza" a la seguridad regional y han abogado por una solución política al conflicto libio. Ankara empezó esta semana el envío de un contingente militar a Trípoli para apoyar al Gobierno de Trípoli, reconocido por la ONU y dirigido por Fayez Sarraj, y frenar el avance del mariscal Hafter, el hombre fuerte del este de Libia. Hafter dirige en estos momentos una ofensiva para conquistar la ciudad costera libia de Sirte, considerada clave para la seguridad de la ciudad-estado de Misrata y enclave fundamental para la conquista de Tripoli y la toma del país. Ambas partes están equipadas con flotas de vehículos aéreos no tripulados, drones, que han causado numerosas víctimas civiles. 

Atalayar_Haftar_Italia
AFP/OFICINA DE PRENSA DEL PALAZZO CHIGI - El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte (dcha.), hablando con el hombre fuerte de Libia, Khalifa Haftar (izq.), en el Palazzo Chigi en el centro de Roma

En un comunicado conjunto emitido tras su encuentro, los jefes de la diplomacia calificaron "cualquier" envío de tropas al país norteafricano como una "seria violación" de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, además de suponer una "amenaza" a la seguridad y estabilidad regionales. En presencia del titular de Exteriores italiano, Luigi di Maio, que acudió en calidad de observador consultivo, los cuatro expresaron también su "profunda preocupación" por las recientes "violaciones de Turquía a la ley internacional en el este del Mediterráneo" y pidieron a Ankara que actúe de forma "responsable". 

El jueves, Di Maio mantuvo una reunión con el ministro argelino de Asuntos Exteriores, Sabri Boukadoum, donde coincidieron en la necesidad de "encontrar una solución política" en Libia y rechazar cualquier intervención militar. Di Maio, llegó el miércoles por la noche a Argel para una visita de trabajo de dos días, fue recibido el jueves por el presidente, Abdelmadjid Tebboun, y por el primer ministro, Abdelaziz Djerad.

 Atalayar_Libia_Guerra_Ataques
PHOTO/AFP - Bir al-Osta Milad, en la ciudad libia de Tajura, a unos 14 kilómetros al este de la capital, Trípoli.

El primer ministro italiano Giuseppe Conte, por su parte, también recibió el miércoles en Roma al mariscal Hafter a quién instó a “renunciar a la opción militar”. Durante el encuentro, de tres horas de duración en el romano Palacio Chigi, sede del Gobierno, Conte transmitió al militar su “fuerte preocupación por la continua escalada” bélica en el país magrebí, según un comunicado, y también pidió que ambos bandos dejaran las armas. 

Horas antes de dichos encuentros los presidentes de Turquía y Rusia mantuvieron una reunión en el que pidieron un alto el fuego a partir del domingo pese a que apoyan a bandos enfrentados. Turquía apoya en Libia al Gobierno de Trípoli, reconocido por la ONU y dirigido por Fayez Sarraj, pero acosado por las milicias del mariscal rebelde Jalifa Hafter, que controlan grandes partes del país, supuestamente con ayuda de mercenarios rusos. Al dar un ultimátum para el alto el fuego ambos líderes buscan ganar credibilidad para hacerse con las riendas del país.

Atalayar_Rusia_Turquía_Putin_Erdogan
PHOTO/SERVICIO DE PRENSA PRESIDENCIAL via AP - El presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el presidente ruso Vladimir Putin, reunidos el miércoles

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, expresó ayer la preocupación de la Unión Europea por la "escalada militar" en Libia y dejó claro que "no hay solución militar a la crisis libia" sino que únicamente un proceso político puede propiciar la paz y la estabilidad. Michel recibió en Bruselas a Al Serraj, que también se entrevistó con el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell; el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, y el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas. 

Túnez, por su parte, subrayó ayer su neutralidad en el conflicto libio ante la intervención turca que ha entrado en el país frente al mariscal Hafter. Túnez dice buscar defender su soberanía nacional y afirma querer mantenerse apartado del conflicto que se desarrolla en su país vecino.

Atalayar_Sarraj_Union Europea_Libia_Borrell
AFP/FRANCISCO SECO - El primer ministro libio Fayez Sarraj (izq.), habla con el presidente del Consejo Europeo Charles Michel (dcha.) y el jefe de la política exterior de la Unión Europea Josep Borrell (centro) durante su reunión en el edificio Europa de Bruselas, el 8 de enero de 2020.

Tras la entrada de tropas turcas en Libia en los últimos días y ante la intensificación de los combates, los ministros de Egipto, Francia, Chipre y Grecia abogaron por una solución política como "única salida", por lo que mostraron su respaldo a las iniciativas del enviado especial de Naciones Unidas para Libia, Ghassan Salamé, y al proceso de Berlín, conversaciones patrocinadas por la ONU y planeadas para la capital alemana pueden ofrecer una salida.   

La estabilidad de Libia, sumida en el caos y en la guerra desde la caída del dictador Muamar al Gadafi, en 2011 se erige como un asunto prioritario en el panorama de los conflictos internacionales. Las opciones de un alto el fuego crecen con las presiones de para encontrar una solución política en Libia pacífica y no militar. la ciudad costera libia de Sirte y en los alrededores de Tripoli la situación ha llegado a una tensión muy elevada. La escalada de los combates podría provocar una nueva oleada de refugiados a Europa y permitir que un afiliado del Estado Islámico con sede en Libia gane terreno