Reino Unido le pide al continente africano ser su “socio inversor preferente”

El Gobierno del Reino Unido, anfitrión de una de las mayores conferencias sobre comercio e inversión en África en las que ha participado, apuesta por una sólida relación comercial post Brexit
Atalayar_Cumbre Inversiones África Reino Unido 3.jpg

REUTERS/HENRY NICHOLLS -  -   Vista general de Londres con anuncios sobre la cumbre. Reino Unido busca diversificar sus inversiones ante la inminente salida de la Unión Europea

El optimismo que reinaba en Reino Unido previo a la celebración de la Cumbre de Inversiones Reino Unido-África 2020, con respecto a las posibilidades que ofrecería para fomentar nuevos lazos con diferentes actores en el continente, se hizo notar en la capital británica, lugar del evento. 

De esta manera, Reino Unido fortalece sus asociaciones económicas con las naciones africanas, como parte de un esfuerzo del gobierno para asegurar que la creciente demanda de inversiones en el continente sea satisfecha por la experiencia e innovación británicas. Se produce en un momento en el que el Reino Unido busca definir su futuro como potencia política y económica, abandonará la Unión Europea (UE) el próximo 31 de enero, el país mira a los Estados de África, con los que se atreve hablar de asuntos de calado en el contexto europeo: desde la migración a la financiación verde. La cumbre generó nuevas oportunidades en África para las empresas de todo el Reino Unido que se tendrán que traducir en acuerdos y contratos concretos. 

En el período previo a la Cumbre de Inversión Reino Unido-África las empresas británicas ya habían firmado 6.500 millones de libras esterlinas de acuerdos comerciales para crear puestos de trabajo, crecimiento e inversiones en todo el Reino Unido y África.

El premier inglés Boris Johnson ha prometido que la nueva política de inmigración del Reino Unido antepondrá "las personas a los pasaportes", y utilizó su primer discurso del año 2020 para ensalzar los beneficios del comercio con la Reino Unido posterior al Brexit en una importante reunión de líderes africanos. Londres quiere llegar a nuevos acuerdos comerciales con las economías de rápido crecimiento en África y más allá, después de que deje oficialmente la Unión en menos de diez días. 

El presidente Abdel Fatah al-Sisi de Egipto, el presidente Uhuru Kenyatta de Kenia y el presidente Nana Akufo-Addo de Ghana estuvieron entre los 15 líderes africanos que asistieron al evento. Gran Bretaña es consciente de la necesidad de competir: el comercio anual en ambos sentidos con África es de alrededor de 46.000 millones de dólares, menos de una cuarta parte que el que mantiene el continente con China, su mayor socio comercial. 

Johnson dijo que la gente de los países africanos podría beneficiarse de los cambios, aún por detallar, en el sistema de migración después de Brexit, que acabarán con la libre circulación de personas hacia y desde los países de la UE. El primer ministro prometió un sistema de migración más justo en la cumbre. El primer ministro Johnson cortejó a los líderes africanos con su ya conocido mensaje: Gran Bretaña se está globalizando después de Brexit.

El Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) anunció programas por un total de 370 millones de libras esterlinas, que incluyen el apoyo a los países africanos en el desarrollo de la energía verde, las tecnologías digitales (acceso a Internet, etc.) y los proyectos de infraestructura, así como la financiación de la educación y la atención sanitaria, etc. "El anuncio se produjo cuando las empresas británicas y africanas anunciaron hoy acuerdos comerciales por un valor de 6.500 millones de libras esterlinas, entre los que se incluyen Una inversión de 25 millones de libras esterlinas por parte de Matalan en Egipto para lanzar once nuevos puntos de venta. GSK está invirtiendo otros 5 millones de libras en sus operaciones en Egipto. Diageo está haciendo una inversión de £167 millones de libras en Kenia y África Oriental para apoyar la sostenibilidad de las cervecerías".

El suministro de energía verde al continente recibió un gran impulso en la cumbre de inversión entre Reino Unido y África después de que el Londres anunciara los ganadores de un paquete de inversiones para la infraestructura de energía limpia del continente. “Las granjas solares en Kenia, las centrales geotérmicas en Etiopía y el almacenamiento de energía limpia en el África subsahariana recibirán financiación y verán a los principales científicos y expertos financieros del Reino Unido trabajar con sus homólogos africanos para hacer realidad el enorme potencial del continente para la energía renovable”, dijo el gobierno inglés.  Esa misma jornada, el primer ministro anunció que el gobierno ya no prestará apoyo a la minería térmica de carbón o a las centrales eléctricas de carbón en el extranjero.

Se prevé que demanda energética africana aumente en un 60% para el año 2040, para lo que el Reino Unido se está posicionando para ofrecer soluciones ecológicas para las crecientes necesidades energéticas del continente, llevando energía limpia a miles de personas y creando puestos de trabajo. 

En definitiva, Reino Unido se presenta a África buscando posicionarse para el futuro y sabedor de que es en el continente africano donde están las oportunidades. África tiene 8 de las 15 economías de más rápido crecimiento en el mundo y hay una enorme demanda en el continente de inversiones limpias, sostenibles e innovadoras.