Reino Unido y la UE se reunirán “todos los días” para solucionar el acuerdo posterior al Brexit

El Gobierno británico advirtió de que “retomar el diálogo no garantiza que se llegue a un consenso”
Boris Johnson

PHOTO/AP  -   El primer ministro británico Boris Johnson en Downing Street en Londres, el 22 de octubre de 2020

El Gobierno británico anunció este miércoles que las negociaciones con la Unión Europea (UE) para encontrar un acuerdo sobre su relación post-Brexit se reanudarán esta jornada en Londres.

Reino Unido había rechazado convocar una nueva reunión hasta que Bruselas aceptara un "cambio fundamental" en su estrategia negociadora y admitiera que ambos lados del Canal de la Mancha deben ceder terreno.

"Hemos acordado de manera conjunta una serie de principios" para llevar a cabo una "fase intensificada del diálogo", indicó en un comunicado un portavoz de Downing Street, residencia oficial del primer ministro británico, Boris Johnson.

A partir de ahora, las negociaciones "tendrán lugar todos los días, incluidos los fines de semana, a menos que ambas partes acuerden otra cosa", avanza un documento conjunto en el que ambas partes detallan los "principios" por los que se regirá el diálogo.

La "fase inicial" de esos contactos tendrá lugar en la capital británica desde mañana hasta el próximo domingo, detalla ese documento, y más adelante se producirán reuniones tanto en Londres y Bruselas como por vía telemática.

Las negociaciones se desarrollarán "en principio" sobre la base de textos legales redactados por ambas partes, una de las condiciones que exigía Reino Unido.

Diversos equipos de trabajo tratarán de avanzar "lo más rápido posible" en cuestiones específicas relacionadas con la futura relación bilateral, mientras que un "secretariado conjunto" redactará un "texto consolidado" que englobe los progresos que se produzcan en diversas áreas.

Se mantendrán asimismo reuniones periódicas de "formato reducido" entre el jefe de los negociadores británico, David Frost, y su homólogo comunitario, Michel Barnier.

comisión ue
REUTERS/OLIVIER HOSLET - El Vicepresidente de la Comisión Europea Maros Sefcovic, el negociador jefe de Brexit de la Unión Europea Michel Barnier y el Presidente del Consejo Europeo Charles Michel urante una sesión plenaria en el Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica, el 21 de octubre de 2020

El documento divulgado recalca al mismo tiempo que incluso si se producen avances en cuestiones específicas "nada está acordado en estas negociaciones hasta que se alcance un acuerdo final completo", uno de los principios en los que ha insistido la UE desde el inicio del proceso de negociación.

El Gobierno británico advirtió de que retomar el diálogo no garantiza que se llegue a un consenso, especialmente en las cuestiones más polémicas, como las cuotas pesqueras en aguas británicas y el régimen de ayudas estatales en Reino Unido tras el Brexit.

"Como ambos lados han dejado claro, son necesarias dos partes para llegar a un acuerdo. Es completamente posible que las negociaciones no tengan éxito. En ese caso, Reino Unido terminaría el periodo de transición en términos australianos", resaltó el portavoz de Downing Street.

El Gobierno británico suele utilizar el ejemplo de Australia, un país que no cuenta con un pacto de libre comercio con la UE, para referirse a la opción de un Brexit sin acuerdo, en el que los intercambios entre Reino Unido y los Veintisiete se harían en base a las normas genéricas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Ambos lados esperan haber ratificado un pacto que guíe su futura relación antes de la fecha límite del 31 de diciembre, cuando termina el periodo de transición y Reino Unido romperá definitivamente sus lazos con el bloque comunitario. 

La Unión Europea alberga esperanzas

El negociador europeo para la relación con Reino Unido tras el Brexit, Michel Barnier, aseguró el pasado miércoles ante el pleno del Parlamento europeo que, pese a las dificultades en la negociación, aún es posible lograr un acuerdo a tiempo para su entrada en vigor cuando en diciembre se produzca el divorcio, aunque ello pasa por resolver "en los próximos días" las diferencias más graves.

"Creo que el acuerdo está a nuestro alcance si en ambos lados estamos dispuestos a trabajar de manera constructiva y con espíritu de compromiso, si avanzamos en los próximos días sobre la base de textos jurídicos, tal y como deseamos", ha resumido Barnier, en una intervención en sesión plenaria para rendir cuentas sobre el estado de las negociaciones.

El negociador europeo ha repasado las dificultades de las últimas semanas para desbloquear las conversaciones porque, tras cuatro meses de contactos, sigue sin haber acercamiento en tres cuestiones clave, fundamentales para la UE a cambio de un acuerdo sin tarifas ni cuotas: asegurar igualdad de condiciones en materia de competencia a ambos lados del Canal, que la flota europea pueda acceder a las aguas británicas en condiciones justas y una gobernanza que proteja el respeto de los acuerdos.

A su lado, el vicepresidente de la Comisión Europea responsable de supervisar el cumplimiento del acuerdo de retirada, Maros Sefcovic, ha avisado de que sin un acuerdo "justo" en materia pesquera, no será posible un acuerdo justo global, descartando así que el bloque fuera a relajar las exigencias en este capítulo como sugiere Londres.

Únión Europea
AFP/ KENZO TRIBOUILLARD - El Presidente de Francia Emmanuel Macron habla con la Canciller de Alemania Angela Merkel junto al Presidente del Consejo Europeo Charles Michel antes de una cumbre de la Unión Europea en el edificio del Consejo Europeo en Bruselas, el 15 de octubre de 2020

"Llamo a la urgencia (de las partes), el tiempo realmente vuela y cada día de negociación perdida es un día de oportunidad perdida para dar con los compromisos necesarios", ha razonado Sefcovic, en su intervención final, en la que también ha querido dejar claro que aun habiendo un acuerdo sobre la relación futura este no será aplicable si antes Reino Unido no cumple con la aplicación del Tratado de Retirada.

En el debate con los eurodiputados también ha estado el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, quien ha explicado que Barnier cuenta con el apoyo unánime de los Veintisiete, que confirmaron en su última cumbre la voluntad de lograr un acuerdo ambicioso y justo, pero no a cualquier precio.

"Queda poco tiempo, estamos dispuestos a negociar 24 horas al día, siete días a la semana, sobre todos los asuntos y en base a textos legales", ha dicho Michel, quien sin embargo ha advertido al Gobierno de Boris Johnson de que el grado de soberanía que quieran marcar en el acuerdo determinará también "el nivel de acceso a nuestro mercado interior".

"Simplemente es cuestión de sentido común", ha continuado Michel en su discurso, para añadir después que la UE "quiere un acuerdo justo y equilibrado", aunque estará igualmente preparada en caso de que las negociaciones fracasen y el Brexit definitivo se produzca sin acuerdo de futuro.