República Democrática del Congo, por fin echa a andar el nuevo Gobierno

El acuerdo logrado entre los dos grupos políticos, la del presidente, Felix Tshisekedi, y la de su predecesor en el cargo, Joseph Kabila, vislumbra un Gobierno con 48 ministros y 17 viceministros
 Tshisekedi y Kabila alcanzaron un acuerdo a finales de julio

AFP/TONY KARUMBA   -   El nuevo presidente de la República Democrática del Congo, Felix Tshisekedi, junto a su predecesor, Joseph Kabila (izq.), el 24 de enero de 2019, tras su juramento en Kinshasa.

Más de siete meses después de ganar las elecciones generales y de su toma de posesión, el presidente de la República Democrática del Congo, Felix Tshisekedi, por fin nombró al nuevo Gobierno que regirá sobre el país más grande de África Subsahariana por un mandato de cinco años. Desde la Administración aseguran que el tiempo transcurrido desde su proclamación como presidente no ha sido en balde sino que es reflejo de las arduas negociaciones para formar una insólita coalición gubernamental. 

El acuerdo logrado entre los dos principales grupos políticos, la del presidente y la de su predecesor en el cargo, Joseph Kabila, vislumbra un Gobierno con 48 ministros y 17 viceministros, otorgando la mayoría de los cargos a la coalición del último. El gabinete lo encabeza el primer ministro Sylvestre Ilunga Ilunkamba, nombrado en mayo, quién depende a la Asamblea y ha liderado las consultas para la formación del nuevo Gobierno.  

La RDC entra en una nueva era marcada por el continuismo, el de Kabila es el partido con mayor fuerza parlamentaria, y, además, por el experimento del Gobierno de coalición. Para los críticos, esta novedosa estructura de Gobierno confirma su escepticismo de que el triunfo de la oposición realmente no supuso un cambio de poderes tras la victoria de Tshisekedi, como él prometía. 

Los grupos políticos de Tshisekedi y Kabila alcanzaron un acuerdo a finales de julio para compartir el poder pero no ha sido hasta el lunes cuando se han conocido los nombres de los nuevos ministros. La composición del Gobierno, tras meses de negociaciones, ha tardado en llegar a pesar de las dificultades sanitarias que vive el país con el virus del Ébola, que ya ha dejado casi 2.000 muertos, junto a un brote de sarampión que afecta a 23 de las 26 provincias del país y con al menos 2.758 personas, la mayoría niños, muertas desde enero. "El presidente ha firmado el decreto y comenzaremos a trabajar pronto", dijo el primer ministro Ilunga.

primer ministro Sylvestre Ilunga Ilunkamba_República Democrática del Congo_Gobierno

PRESIDENCIA RDC - El Presidente Felix Tshisekedi (dcha.) junto al primer ministro Sylvestre Ilunga Ilunkamba. 

El acuerdo para compartir el poder dibuja una administración política en la que hay 23 miembros del ejecutivo provenientes de la Dirección para el Cambio (CACH, por sus siglas en francés) de Tshisekedi, y los 42 restantes del Frente Común para el Congo (FCC), del ex presidente Joseph Kabila, pese a que su candidato, Emmanuel Ramazani Shadary, quedó tercero en las elecciones presidenciales. 

Habrá 48 ministros (31 de la coalición de Kabila) y 17 viceministros (solo seis del CACH) mientras que alrededor de tres cuartas partes de los miembros servirán en el gobierno por primera vez (las caras conocidas solo son el 23 por ciento). De esta manera los grupos políticos en los que están integrados los partidos de Tshisekedi y Kabila asumen que este último logró más apoyo en la Asamblea Nacional, en el Senado y en las asambleas provinciales. (Aquí puede consultar la ordenanza 19/077 del 26 de agosto de 2019 con los nombramientos).

Con el nuevo diseño, Kabila, quien gobernaba desde el asesinato de su padre en 2001, sigue en la primera línea de la política de la RDC, reflejo del amplio apoyo que tiene en el país. El expresidente decidió en agosto pasado acatar el límite de mandatos impuesto por la Constitución que él mismo impulsó y no presentarse a un tercero en las elecciones de diciembre, que venían posponiéndose desde 2016, cuando había concluido por ley su segundo mandato.

El político opositor Matin Fayulu, segundo en las elecciones presidenciales, denunció irregularidades en las mismas y desde entonces ha insistido en la existencia de un pacto para un reparto del poder entre Tshisekedi y Kabila, siendo el primero jefe de Estado y el bloque del segundo controlando el Parlamento y gobernaciones, como finalmente ha ocurrido. 

El 24 de enero Tshisekedi juró como quinto presidente de la RDC prometiendo "un Congo para todos y donde todos merezcan un sitio", en una multitudinaria ceremonia que supuso el primer traspaso pacífico de poderes de la historia del país.

La nueva Administración resultante de la coalición FCC y CACH tiene muchas tareas pendientes que se suman a la urgente labor de afianzar la respuesta al ébola y el sarampión. Entre ellas están la liberación de los presos políticos, la respuesta del país a la crisis climática, la seguridad alimentarias y, el correcto manejo de los diversos, y demandados, recursos naturales que tiene la RDC. 

Queda por ver si la RDC logra afianzar el cambio que tanto ha prometido Tshisekedi. La unidad de la coalición será clave para el funcionamiento del país que tendrá que lidiar con la posibilidad de que Kabila se presente a las próximas elecciones, previstas para 2023, ya que oficialmente abandonó el poder tras cumplir los dos mandatos estipulados y en ese momento ya no existirán los límites.