Repartidas las carteras de la Comisión más paritaria de la historia

La comisariaa saliente Mälmstrom defiende en Madrid, junto con el ministro de Agricultura, Luis Planas, un comercio multilateral
Von der Leyen ha facilitado los nombramientos en una rueda de prensa en la sede de la Comisión Europea

PHOTO/ETIENNE ANSOTTE/EUROPEAN COMMISION  -   Von der Leyen ha facilitado los nombramientos en una rueda de prensa en la sede de la Comisión Europea

A falta del visto bueno por parte del Parlamento Europeo, Ursula von der Leyen, próxima presidenta de la Comisión Europea, ha presentado al conjunto de comisarios para la próxima legislatura. Del total de 27 cargos, 13 han sido asignados a mujeres, lo que convertiría a la próxima Administración europea en la más paritaria de la historia de la Unión.

En su discurso, Von der Leyen ha manifestado que el nuevo gabinete aúna “diversidad en la experiencia y competencia”. Además, su composición y estructura son representativas de las prioridades del nuevo Ejecutivo comunitario. Por debajo de Von der Leyen, se ha diseñado un organigrama con ocho vicepresidencias totales. Tres de los vicepresidentes desempeñarán un cometido doble, puesto que también detentarán funciones de comisarios. 

El equipo completo de comisarios europeos. Las ocho vicepresidencias reflejan los ámbitos prioritarios de la nueva Administración
PHOTO/Unión Europea - El equipo completo de comisarios europeos. Las ocho vicepresidencias reflejan los ámbitos prioritarios de la nueva Administración

Los tres nombres más importantes de la nueva Comisión son viejos conocidos de la política europea: Frans Timmermans, Margrethe Vestager y Valdis Dombrovskis.

Timmermans, que repite como vicepresidente, estará encargado de llevar adelante el Pacto Verde Europeo. Supervisará, de igual modo, a los comisarios de Agricultura, Sanidad, Transporte, Energía, Cohesión y Reformas y Medio Ambiente y Océanos.

La danesa Vestager, responsable de Competencia durante el mandato de Juncker, conserva su cartera y, además, tendrá a su cargo la labor de preparar a Europa para la era digital.

Dombrovskis, de Letonia, ha sido designado vicepresidente para una Economía que Trabaje para el Pueblo. Mantendrá el puesto de comisario de Servicios Financieros, heredado de la Administración Juncker. Crecimiento sostenible, economía digital y microeconomía son, por tanto, tres áreas a las que la nueva presidenta otorga especial relevancia.

Las otras cinco vicepresidencias se reparten como sigue. Josep Borrell ha sido nombrado vicepresidente para una Europa más Fuerte en el Mundo. En paralelo, actuará como Alto Representante de Política Exterior y Asuntos de Seguridad. La Vicepresidencia de Democracia y Demografía recaerá sobre la croata Dubravka Suica. La antigua comisaria de Justicia con Juncker, la checa Vera Jourova, ocupará la Vicepresidencia de Valores y Transparencia. Su vecino eslovaco Maros Sefcovic, que se encargó de Energía en la anterior Comisión, pasa ahora a ser vicepresidente de Relaciones Institucionales y Previsiones. Por último, al griego Margaritis Schinas se le asigna la tarea de Proteger el modo de vida europeo. Bajo esta vaga denominación, Von der Leyen ha especificado que asumirá cuestiones como las migraciones, trabajo cualificado y migración cualificada.

De entre las demás designaciones, destaca la de Sylvie Goulard, de Francia, que tendrá la cartera de Mercado Interior; la portuguesa Elisa Ferreira se encargará de las áreas de Cohesión y Reformas; el lituano Virginijus Sinkevicius, el benjamín del gabinete, se encargará de Medio Ambiente y Océanos; y el irlandés Phil Hogan como comisario de Comercio.

Von der Leyen ha establecido como uno de sus objetivos que cada comisario haya visitado todos los países de la UE a la mitad del mandato
AFP/KENZO TRIBOUILLARD - Von der Leyen ha establecido como uno de sus objetivos que cada comisario haya visitado todos los países de la UE a la mitad del mandato
Multilateralismo y reglas internacionales

Precisamente, la comisaria saliente de Comercio Cecilia Mälmstrom ha valorado muy positivamente la elección de Hogan como su sucesor. La política sueca ha elogiado las virtudes a nivel de gestión de Hogan, con quien ha compartido gabinete; Hogan ha sido comisario de Agricultura y Desarrollo Rural durante el periodo de Juncker como presidente de la Comisión.

Las declaraciones se han producido en el marco de un Diálogo Ciudadano auspiciado por la Representación de la Comisión Europea en Madrid. El encuentro, que ha tenido lugar en la Fundación Carlos de Amberes de Madrid, ha reunido a Mälmstrom con Luis Planas, ministro de Agricultura en funciones del Gobierno de España. El periodista Miguel Ángel Aguilar, presidente de la Fundación, y Francisco Fonseca, director de la Representación de la Comisión en la capital, han sido los anfitriones.

Diálogo ciudadano/Representación de la Comisión Europea en Madrid
Diálogo ciudadano/Representación de la Comisión Europea en Madrid

El Diálogo Ciudadano ha servido a los ponentes para analizar la situación del comercio internacional de la Unión Europea, así como los desafíos más amplios que afrontará la nueva Comisión durante su mandato. Mälmstrom ha sido muy clara en su enfoque inicial: “De un lado tenemos proteccionismo, guerras comerciales, aranceles, muros, tuits; del otro, hay muchos países que piensan que el comercio es algo bueno, que puede hacerse de manera justa”. Ha defendido un comercio basado en las reglas internacionales, el multilateralismo y la sostenibilidad. Para ejemplificar la crisis que atraviesa el multilateralismo, se ha referido, no sin preocupación, al futuro de la Organización Mundial del Comercio (OMC), cuyo Órgano de Apelación quedará prácticamente desmantelado a finales de este año.

En clave interna, Mälmstrom ha hecho balance de su gestión al frente de la cartera de Comercio en la Unión Europea. Se ha referido a las nuevas alianzas comerciales tejidas a lo largo de los últimos años, como el tratado económico con Canadá (CETA) o el recientemente firmado acuerdo con Vietnam. Asimismo, ha enfatizado los beneficios que reporta a España el pacto suscrito con Mercosur. El ministro Planas ha querido incidir sobre el impacto positivo del acuerdo con la organización sudamericana, al que ha calificado como “estratégico, moderado y equitativo”. Ha resaltado, además, la oportunidad que tiene España de abrir nuevos mercados para equilibrar su balanza con Mercosur, ahora mismo deficitaria.

Diálogo ciudadano/Representación de la Comisión Europea en Madrid
Diálogo ciudadano/Representación de la Comisión Europea en Madrid

No obstante, el panorama comercial internacional también arroja nuevos retos. Entre los desafíos más inmediatos, se encuentra reflotar la relación de Bruselas con Washington. “Desescalar la tensión” con Estados Unidos ha de ser un horizonte de trabajo que se debe explorar, según Mälmstrom.

China, el otro gigante económico mundial -y segunda parte de la guerra comercial-, es otro actor que debe ser tenido en cuenta; actualmente, el proceso de negociaciones para alcanzar acuerdos de inversiones está en marcha. Relacionado con el mismo tema, la comisaria saliente ha animado al nuevo Ejecutivo a avanzar en la consecución de un sistema internacional de arbitraje para garantizar que no existan cláusulas abusivas en los contratos de inversiones.

Inevitablemente, el Brexit ha tenido cierto protagonismo en la conversación. “Cuando Reino Unido se marche de la Unión Europea, esperamos que firme muchos acuerdos; es de interés mutuo”, ha deseado Mälmstrom. Sobre la cuestión de Irlanda del Norte, ha mostrado la voluntad de las instituciones europeas de llegar a un acuerdo que respete las reglas del mercado interior de la Unión, así como los Acuerdos de Viernes Santo. Planas, por su parte, ha reconocido que la salida de Reino Unido supone un reto mayúsculo desde el punto de vista de la industria agroalimentaria. Ha denominado el acuerdo firmado por Michel Barnier como un “buen instrumento para realizar un disparate”, en referencia a la decisión de salir de la Unión. Planas ha querido, asimismo, poner la vista más allá: “No nos podemos permitir ser más débiles el día después del Brexit que el día antes”.

Los dos oradores han coincidido en señalar que la actual es una época difícil en la que Europa debe demostrar liderazgo en lo relativo a los valores que la inspiraron. Igualmente, han admitido la dificultad que supone, a veces, conjugar estos ideales con la dimensión más pragmática de la UE, cristalizada en sus presupuestos.